Economía

Historia y sistema internacional

Existen algunas «curiosas» semejanzas entre los acontecimientos y circunstancias que acompañaron el surgimiento y la decadencia de la Gran Bretaña, durante los siglos XIX y XX y el auge y la relativa declinación, en el área económica, de la hegemonía norteamericana en estas últimas décadas. El conocido economista Arthur Lewis nos dice que durante más o menos el último siglo y medio, la economía mundial ha experimentado diversos períodos alternativos de crecimiento extraordinario, buen crecimiento y crecimiento desastroso, Ha habido dos períodos de crecimiento extraordinario (1853-1873 y 1951-1973); dos períodos de buen crecimiento (1873-1913 y 1973-presente) y un período de crecimiento desastroso (1913-1951), el cual incluyó dos guerras mundiales y una muy severa depresión. Aun Aun cuando las relaciones de causalidad son poco ciaras y discutibles, lo cierto es que los períodos de crecimiento extraordinario han coincidido con las épocas de hegemonía política y económica de la Gran Bretaña y los Estados Unidos y los períodos de menor, pero todavía buen crecimiento, con la declinación de esas hegemonías. El período de crecimiento desastroso fue el interregno entre esas dos épocas de liderazgo hegemónico.

Los períodos de crecimiento extraordinario tienen tres
características fundamentales;
1) Son períodos en los cuales, a través del «efecto difusión», otros países adoptan aquellas innovaciones tecnológicas, en los sectores de punta del crecimiento económico, que habían sido implantadas por los países más avanzados. Por ejemplo., durante el período 1853-1873, Europa continental, los Estados Unidos y Japón utilizaron las tecnologías que habían sido introducidas por la Gran Bretaña, en la primera fase de la Revolución industrial: textiles, fundición de acero, ferrocarriles y el barco a vapor. En el siguiente período de crecimiento rápido, Europa y Japón liderizaron el mundo en el crecimiento económico adoptando las tecnologías que habían sido desarrolladas por los Estados Unidos, en el período entre guerras: automóviles, electricidad., bienes de consumo durables, fibras sintéticas, teléfonos y aviones.

2) Estos períodos de crecimiento extraordinario son precedidos por períodos de muy baja actividad económica, pero en los cuales se da una considerable acumulación de descubrimientos científicos y tecnológicos, que solo vienen explotados en el período siguiente. El inicial período de crecimiento extraordinario fue precedido por una época de hambruna, malestar social y revoluciones en la década de los ’40 del siglo XIX, mientras el otro sobrevino a dos catastróficas guerras mundiales y a una gran depresión que, a su vez, fueron responsables tanto por una demanda reprimida como por una gran cantidad de tecnología no explotada y de oportunidades de inversión, que facilitaron el enorme crecimiento económico de la posguerra.

3) La tercera característica de estos períodos de crecimiento extraordinario es que son acompañados por una intensa liberalización comercial bajo el liderazgo de la economía hegemónica. A su vez, la liberalización comercial, es precedida por períodos de rápida industrialización y todo esto conlleva un incremento considerable en la interdependencia económica mundial. La relación entre crecimiento e interdependencia es aparentemente cíclica. En efecto, cuando los países que mejor se aprovecharon del «efecto difusión» y de la liberalización de los mercados alcanzan y/o superan la economía hegemónica y la tasa global de crecimiento disminuye, hay un resurgimiento de las fuerzas que favorecen medidas proteccionistas, especialmente en la sociedad del «hegemon» en declinación relativa. La experiencia histórica de los últimos siglos ha demostrado que hay una relación causal clara entre las modificaciones que ocurren a través del tiempo en los equilibrios económicos y productivos y la posición ocupada por un país en la escala jerárquica del sistema internacional, El substancial traslado de los flujos comerciales, a partir del siglo XUI del Mediterráneo hacia el Atlántico es un buen ejemplo al respecto, lo cual hace evidentemente pensar en las consecuencias que podría tener, a largo plazo, la actual transferencia del eje del comercio global hacia el Pacífico.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba