Economía

Inmuebles en poder de FOGADE: ¿Alquilar a cánones solidarios?

En anteriores entregas hemos explorado diferentes opciones que permitan ofrecer a las familias venezolanas la oportunidad de aspirar a una vivienda propia o alquilada, en atención a la magnitud del déficit habitacional que parece no tener fin. Hoy nos referiremos a los inmuebles y terrenos que continúan en poder del Fondo de Garantía de Depósitos y Protección Bancaria (FOGADE), como consecuencia de la crisis financiera de los años 1994-1995, para ver si el gobierno se conduele, si tiene la intención seria de aliviar este problema, y cumplir además con la obligación contraída con los miles de ahorristas afectados que aun no recuperan sus depósitos.

Fogade recibió poco más de 2 mil activos, entre inmuebles, terrenos, complejos turísticos e industriales, maquinarias, fondos en fideicomiso, e inclusive, medios de comunicación social, a cambio de los auxilios que con un costo para la Nación del orden de los 11.000 millones de dólares fueron inyectados a los bancos que sucumbieron, aproximadamente un tercio de la banca comercial. Se suponía que a partir de la fecha de la crisis bancaria se iniciaba el ciclo de reordenación del inventario para definir el cronograma de liquidación de los activos e iniciar la fase de recuperación de los recursos utilizados.

Ese organismo no contó en ese entonces con la infraestructura suficiente para atender una responsabilidad de tan vastas proporciones. Hoy tampoco la tiene, al punto que el propio gobierno plantea trasladar todo el paquete de bancos intervenidos o en proceso de liquidación con sus correspondientes activos a un nuevo ente, mientras que Fogade continuaría cumpliendo su rol como garante de los depósitos de los venezolanos en las instituciones financieras en caso de eventualidades.

Cuando han transcurrido 14 años de ese episodio la institución sólo ha finiquitado los trámites de avalúo y liquidación de menos de la mitad de los activos en su poder. Por una parte las subastas para negociar los activos han marchado lentamente, mientras los inmuebles han quedado expuestos a un proceso de deterioro que los desvaloriza por falta de mantenimiento. Por otra parte, entre gallos y medianoche se prestigia la adjudicación de inmuebles para alojar la frondosa burocracia que mina las reservas del Estado. La información disponible es dispersa, y carece de transparencia. Es un completo misterio, y no se sabe a donde ha ido a parar el patrimonio inmobiliario a cargo de Fogade. Esta institución, ahora “de todos” los venezolanos, no ha rendido cuentas al país y el órgano contralor de la Nación no ha intervenido en el festín.

En el 2004, unos 320 inmuebles fueron transferidos gratuitamente a la Misión Vuelvan Caras, para consolidar el “Estado de Justicia”, según dijo el expresidente Jesús Caldera Infante, y en este río revuelto otros entes como el Ministerio de Agricultura y Tierras, el Ministerio de Infraestructura, el Inavi y el Setra, han pescado su buena parte, unos 60 edificios. Inclusive han dedicado espacios en el interior del país para agencias de la nueva banca oficialista, como el Banco de las Fuerzas Armadas y el Banco del Tesoro, entre otros institutos. Aun cuando no se sabe si estos activos fueron objeto de una negociación que permita a Fogade recuperar su capital, o fueron simplemente adjudicados, ¿se justifica esta prioridad por la burocracia en desmedro del derecho constitucional de los venezolanos a una vivienda digna?
Es incomprensible que el Estado no visualice el recurso inmobiliario en poder de Fogade como la oportunidad para ensamblar un plan especial de alquiler de inmuebles residenciales, con cánones de arrendamiento a precios solidarios, dirigido a las familias que no tienen de los recursos para adquirir una vivienda, y que claman desesperadas una alternativa.

Hay un listado de inmuebles entregado hace tres años al Ministerio de la Vivienda y Hábitat con terrenos urbanizables, apartamentos, casas, galpones, edificios en construcción, para un total de 249 soluciones habitacionales. En un principio se canalizarían estas opciones a través del Programa 8, para albergar a damnificados de desastres naturales, que fue eliminado por detección de irregularidades administrativas. En medio de la rotación de ministros en dicho despacho no se sabe ahora que rumbo tomaron esos activos.

En el área metropolitana hay disponibles unos 11.660 metros cuadrados de terrenos ubicados en la avenida Nueva Granada para soluciones habitacionales; 2 torres de apartamentos en El Paraíso; 18 mil metros cuadrados de terreno en Bella Vista para 188 unidades de viviendas; 4 parcelas en Sabana Grande para levantar viviendas con su equipamiento social.

Es indudable que existen vías para aliviar el problema de vivienda que afecta a quienes no tienen cómo pagar la inicial de una vivienda digna aún bajo el esquema de política habitacional. El actual presidente de Fogade afirma que ese Ente dispone de un total de 3.000 inmuebles. Es urgente sincerar estas alternativas y dotar de techo a las familias que realmente lo necesitan.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba