Economía

La Bolsa andina, un nuevo eje sudamericano

Ni las conversaciones anodinas del Parlatino, ni los debates acalorados pero irrelevantes del Parlasur, ni las sesiones ignoradas de la Aladi, ni las pomposas cumbres del Mercosur, ni los encuentros sobre una Unasur que aún no tiene sustento legal ni incidencia efectiva. Nada de eso genera tanta atención como lo que podrá despertar en poco tiempo el nuevo mercado accionario de países andinos. Ahí es donde se acaban los discursos y se concretan los proyectos que pueden acelerar el crecimiento económico y apuntalar la búsqueda del desarrollo.

No es que los acuerdos políticos o las comunidades de integración política, no sean útiles. Es que en Suramérica hay una tradición de abusar del parloteo, expresar puntos de vista encontrados para marcar la posición propia, y poco más. Y esto que nace en el sector privado tiene otra proyección.

Para un inversor que está por tomar una decisión, para un ejecutivo de una empresa que tiene planes de expansión, para un gobierno que quiere captar determinado negocio que puede generar empleo para su país, para un lector común pero de los que quiere estar bien informado, poco puede importar lo que resuelva un Parlatino o una Unasur. Pero sí será atractivo conocer los resultados de movimientos que se concreten en el acuerdo de integración de bolsas de valores de Colombia, Perú y Chile.

Además, esta coincidencia contractual entre privados, va marcando el camino para lo que puede ser una zona de integración más amplia y sobre todo, el señalamiento de un eje político-económico que marca un freno al ambicioso plan bolivariano del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

En los últimos tiempos había ganado fuerza la sensación de expansión de una ola de izquierda

Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Lula Da Silva en Brasil, Fernando Lugo en Paraguay, Tabaré Vázquez primero y José Mujica después en Uruguay, la Concertación de Chile (con Ricardo Lagos y Michelle Bachelet) y hasta los Kirchner en Argentina (Néstor primero y su esposa Cristina Fernández luego).

Siempre fue claro que se trataba de “izquierdas” muy diferentes. Pero la sensación de una manta “socializante” sobre América del Sur, estuvo subyacente.

El tiempo pasó. Y los dólares generados por el negocio petrolero, usados para tentar amistades ideológicas en la región y generar compromisos políticos, no le dieron a Chávez el liderazgo que pretendía. Además, “las izquierdas” gobernantes fueron aggiornando sus banderas políticas, aunque sin hacer un reconocimiento del abandono de viejas consignas. El impulso “bolivariano” se fue diluyendo.

En tanto, el triunfo de Sebastián Piñera en Chile y de Juan Manuel Santos en Colombia, y la gestión presidencial de Alan García en Perú con un acento político muy diferente a su período de los ochenta, delineó una barrera de contención a lo que había asomado como una coincidencia “bolivariana”.

El acuerdo bursátil de Chile, Perú y Colombia, no es un tratado de países ni nada parecido, sino un contrato entre privados que se dedican al negocio de inversiones financieras, pero tiene una línea de afinidad política-económica, muy diferente a los planes bolivarianos. Los tres países apuestan a la economía de mercado y procuran disciplina en el manejo de la política económica. No son los únicos, pero la integración bursátil potencia su presencia en la región.

La Bolsa es la esencia del capitalismo bien entendido. Es la apuesta a canalizar ahorro de muchos para inversiones grandes. Es la apuesta a la transparencia en la información de las compañías. Es la apuesta a la competencia de mercado, tanto para que los que tienen excedentes de dinero compitan en la búsqueda de alternativas de inversión, como para que los que precisan dinero, para aumentar su capital o para financiar obras, compitan por captar esa plata.

Brasil con su bolsa de San Pablo seguirá dominando la escena sudamericana pero ahora esta especie de “bolsa andina” podrá ser un arco potencial de desarrollo. No para hacer contrapeso sino para tener luz propia.

Latinoamérica es un imán para capitales, es una alternativa muy buscada por inversores internacionales. Los países de la región comprueban que hay dinero en la vuelta, girando en busca de colocaciones que den una buena combinación de rentabilidad y seguridad.

Los emergentes son elegidos para invertir y se generan negocios de mega-proyectos de producción y también para financiamiento de grandes obras de infraestructura. La canalización de ese dinero tiene varias vías, pero para no quedar afuera del proceso, las instituciones de mercados de valores buscan aprovechar este escenario.

En Nueva York, el diario financiero por excelencia The Wall Street Journal dijo que este acuerdo deja a estos tres países “en una mejor posición para beneficiarse del creciente flujo de capitales hacia los mercados emergentes”.

Chile, Perú y Colombia muestran cierta sintonía político-económica que va más allá de este contrato entre sus instituciones bursátiles. El FMI proyecta que la economía de Perú crecerá este año 8,3%, lo que mejora la estimación hecha hace seis meses, que era de 6,3%.

Para Colombia, la estimación del Fondo Monetario es de un PIB creciendo 4,7% en el año, frente a la estimación anterior que era de  2,2%. Una mejora sustancial para posicionarse mejor. Y según el FMI, Chile crecerá 5% en 2010 y 6% en 2011.

La región en su conjunto encuentra buenas posibilidades de aumento de producción, pero los países exponen situaciones diferentes. En algunos casos con inflación creciente, muy superior al resto de la región (como en Venezuela y Argentina) o lo que es peor con procesos de salida de capitales y falta de inversión.

En el reporte que el FMI dio a conocer en su Asamblea Anual de octubre 2010 (“Panorama Económico Mundial”; WEO por su sigla en inglés) se hace mención expresa a las “mejoras impresionantes en materia de política macroeconómica en las últimas dos décadas, las mejores condiciones de financiamiento y los precios de los commoditties, están impulsando una recuperación robusta en el denominado LA-4, compuesto por Brasil, Chile, Colombia, Perú”.

Ahí está el punto: la coincidencia no es una casualidad de resultados buenos para la región sino en hacer las cosas bien para lograr una economía moderna y que eso sea reconocido.

Brasil hace su propio juego con una diplomacia que en materia de política comercial y de política en general, se acerca y se despega de la región en forma constante. No está para ser visualizado como parte de un bloque, sino que mira el norte de liderazgo continental que le ha sido esquivo.

Pero los otros tres países sí pueden dar algunos pasos de integración, como el que marcó el sector privado por el camino bursátil, que los muestre como un eje de desarrollo. Brasil sigue buscando su espacio.

Paraguay está ahogado siempre entre grandes de la región y con problemas de salud de su presidente, pero claramente no avanza hacia una orientación socialista (ha sido la barrera para el ingreso formal de Venezuela al Mercosur).

Uruguay es presidido por un hombre de izquierda pero que apuesta a la inversión privada y a la apertura comercial, poniendo énfasis en la necesidad de continuidad de políticas macroeconómicas disciplinadas.

Argentina se parece sólo a sí misma. Un matrimonio demagogo, intolerante y con desprecio de los valores republicanos, logra mantener los hilos del movimiento peronista, red populista que frente a una oposición dispersa y sin liderazgo, queda con camino para seguir en el gobierno. Amigos de Chávez pero no tanto en la práctica. El plan bolivariano pierde fuerza.

Con Brasil apareciendo en la escena mundial como país hacia el desarrollo, con un gobierno uruguayo dirigido por un tupamaro que podrá sustentas el crecimiento con fomento a la inversión privada, el eje andino que asoma con Chile, Perú y Colombia, tiene gran chance de constituir más que una integración bursátil.

El escenario sudamericano ha cambiado. Y mucho

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba