Economía

La implosión económica del socialismo

En un artículo en la página digital de Washington Post, Jakcson Diehl se pasea por la situación actual de la economía venezolana y su incidencia en el gobierno de Hugo Chávez. 

«Chávez ha estado últimamente de bajo perfil, sin grandes giras ni discursos enardecidos en la ONU», indica Diehl. La administración de Barack Obama, «que una vez se comprometió a propiciar un ‘acercamiento’ con el caudillo venezolano, ahora lo evade calladamente».

La razón sería sencillamente la implosión acelerada del socialismo bolivariano de Chávez.

Según Diehl, las cifras del Banco Central de Venezuela reflejan una economía «completamente fuera de sincronía con el resto de la región, y quizá la única en el mundo en cuanto al grado de su actual estado de penuria».

Señala Diehl que los economistas privados temen que la contracción económica en Venezuela sea peor de lo que se admite. Indica que la crisis venezolana «fácilmente sobrepasa el colapso de Grecia, que se contrajo en 3% en el primer trimestre».

La inflación en Caracas, prosigue, triplica la de Argentina. «Y hasta Zimbabwe luce mejor que Venezuela», con una expectativa de crecimiento económico este año de 6% y una inflación menor a cinco puntos porcentuales.

Los extremistas aseveran que Venezuela realmente está mejor que el resto del mundo porque Chávez está destruyendo el capitalismo. O tal vez se deba a que la implosión de Venezuela es irrelevante para el resto de la región.

A juicio del articulista, «el país hace aguas y las actuaciones desesperadas de Chávez por detener la caída libre sólo empeoran las cosas». El artículo reseña la medida gubernamental tomada «abruptamente» hace una semana para eliminar el mercado permuta, que cubre 30 a 40% de las importaciones.

Al resto de Latinoamérica sí le importa la implosión del socialismo chavista, asegura, «es que simple y llanamente la administración de Obama ya no tiene qué preocuparse por el hombre fuerte, ya que está haciendo un excelente trabajo de autodestrucción».

La popularidad del caudillo en el continente americano se encuentra por debajo de 40%, mientras que su respaldo en Venezuela ha caído a menos de 50%. Frente a las próximas elecciones parlamentarias, Chávez «ha recurrido a la táctica iraní de inhabilitar a los principales oponentes (…) Tratará de robar la votación y si eso no funciona, despojará al legislativo de su poder».

Así las cosas, sentencia Diehl, Chávez parece incapaz de detener la debacle económica del país y de su revolución. Le queda tan sólo una opción: «rendirse ante el descontento creciente o gobernar totalmente por la fuerza».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba