Economía

La necesidad de invertir en petróleo y gas

La industria global del petróleo y el gas requiere de colosales inversiones tanto para reemplazar la declinación natural de los yacimientos como para generar nueva capacidad de producción, a fin de suplir la creciente demanda mundial. Un pozo exploratorio de gas en la Plataforma Deltana de Venezuela tiene un costo de capital de hasta US$ 50 millones. La perforación de un pozo en cualquier parte del mundo demanda una inversión que va de $ 10 millones en condiciones normales en tierra firma hasta $ 100 millones en aguas profundas. El proyecto Mariscal Sucre en el norte de Paria asciende a $ 2,7 millardos, incluyendo una planta de licuefacción de gas. Las cuatro asociaciones estratégicas de la Faja del Orinoco (Ameriven, Cerro Negro, Petrozuata y Sincor) han registrado inversiones de entre $ 2,5 y $ 4,7 millardos cada una. Tres empresas petroleras internacionales, socias de PDVSA, han presentado tres nuevos proyectos de inversión en la Faja del Orinoco por $ 5 y $ 6 millardos, respectivamente.

Venezuela requiere invertir todos los años entre 4% y 5% del PIB (unos $4-5 millardos) para mantener el potencial de producción y expandir razonablemente su capacidad de producción de petróleo y gas. Las elevadas sumas de capital requeridas, los largos lapsos de ingeniería, financiación, procura y construcción de los proyectos, los prolongados períodos de maduración de la inversión y la omnipresente incertidumbre y volatilidad de los precios del petróleo, hacen necesario que los Estados, custodios de una riqueza no renovable que pertenece a sus pueblos, establezcan marcos jurídicos e impositivos estables, seguros y competitivos, tanto para su propia empresa petrolera estatal como para sus socios privados nacionales e internacionales.

El más reciente informe de mercado de la Opep revela que los países productores, miembros o no de la organización, han aumentado sus inversiones en exploración y producción de petróleo y gas en 10% anual durante los últimos cinco años y se espera que los desembolsos de capital a nivel mundial alcancen la cifra record de $220 millardos en 2006. La Agencia Internacional de Energía estima que el mundo requerirá inversiones anuales por $200 millardos hasta el 2030, sólo en exploración y producción de petróleo y gas. La mitad de este gigantesco monto se dirigirá a sustituir la producción agotada de los yacimientos y la otra mitad a generar nueva capacidad de producción.

Las inversiones en exploración y producción se destinan principalmente a países no miembros de la OPEP, como Canadá, el Golfo de México (EE.UU.), la región aledaña al Mar Caspio (Kazajstán, Tayikistán, etc), Rusia, África Occidental y otras regiones de aguas profundas en Europa y Asia. El informe estima que la producción de petróleo de los países no pertenecientes a la Opep se eleve en 1,4 millones de barriles diarios (MMBD) en 2006, manteniendo un ritmo de crecimiento similar hasta 2008. La demanda petrolera mundial, por su parte, se espera que aumente 1,6 MMBD en 2006, para alcanzar un record histórico de 84,6 millones de barriles diarios. Para el 2025, la Opep prevé que el consumo mundial de petróleo ascienda a 115 MMBD, 30 MMBD más que en la actualidad, sin incluir el aumento vertiginoso en el consumo de gas natural!

Los países miembros de la Opep, aunque con cierto rezago, no se han quedado de brazos cruzados y diez de ellos, excluyendo Irak, tienen previsto invertir en más de cien proyectos, ya en desarrollo o en avanzado estado planificación, la suma de $100 millardos entre 2005 y 2010. Esta inversión en exploración y producción permitirá expandir la capacidad de extracción de crudo en 5 millones de barriles diarios y 2 millones de barriles diarios de líquidos de gas natural y condensado para 2010. La Opep tendrá una capacidad de producción de 38 MMBD de petróleo crudo y unos 4 MMBD de líquidos de gas natural y condensado, para una capacidad total de 42 millones de barriles diarios en 2010. El 50% de los proyectos de inversión se realizan en Arabia Saudita y Nigeria, seguidos de Qatar, Kuwait, Irán, Libia, Indonesia, Emiratos Árabes Unidos y Argelia.

Las tendencias ascendentes de la inversión petrolera mundial, por virtud de que los 100 proyectos de la Opep están ya en desarrollo, presentan a Venezuela un reto titánico, como es el de ejecutar sin dilación el Plan Siembra Petrolera 2006-2012 de PDVSA, el cual es realizable si se acomete con denuedo y con el concurso decidido de nuestra empresa petrolera estatal, asociándose con el empresariado privado nacional e internacional.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba