Economía

La pandemia limitó a los venezolanos enviar remesas desde el exterior

Tres venezolanos hablan desde sus experiencias: el desempleo en el extranjero y el alto costo de la vida en Venezuela

La pandemia limitó el poder de los venezolanos de enviar dinero a sus familiares en Venezuela. Así lo aseguró el economista e investigador de la empresa consultora Ecoanalítica, Giorgio Cunto, quien afirmó que las remesas sufrieron un revés de 55,8% con respecto al año 2019.

Vale destacar que la pandemia a causa del coronavirus conllevó a una cuarentena obligada en muchos países y con ello, la paralización de las actividades económicas. Dichas operaciones se han ido restableciendo paulatinamente con severas consecuencias: reducción de horarios,  desempleos, salarios, hiperinflación (esta última en el caso de Venezuela).

Cunto señaló que antes de la llegada del virus, en el país se recibía aproximadamente 4.000 millones de dólares por concepto de transferencias o remesas. Esto, con la pandemia, la capacidad de las personas de enviar dinero desde el exterior se limitó por las razones descritas anteriormente.

“Redujimos nuestras estimaciones y proyectamos que para fin de año Venezuela habría recibido alrededor de 1.548 millones de dólares por concepto de remesas. Si lo comparamos con las cifras del 2019, que fueron alrededor de 3.500 millones esto sería una caída del 55,8%”, apuntó.

A su juicio, las remesas se redujeron a la mitad en un contexto en lo que la economía venezolana se siga contrayendo y aseguró que esto “es un golpe muy duro para los flujos de divisas que necesita el país”, dijo el economista.

El Director de Capital Market Finance, Jesús Casique, añadió en que la situación es un “latigazo muy duro para el bolsillo del venezolano”, puntualizó.

Hablan las víctimas de la pandemia

Marcos Montoya es un profesor venezolano que tiene ya dos años viviendo en Trujillo, Perú. En entrevista para Analítica, confesó que cuando inició la pandemia todos “estaban encerrados porque se cumplía a cabalidad cada una de las instrucciones que daba el Presidente con toques de queda desde las 4:00 pm hasta las 5:00 am. Quedamos desempleados”, dijo.

En medio de la pandemia, le tocó emprender con una tienda online de arreglos de globos y eventos para fiestas: “la gente seguía celebrando sus cumpleaños a nivel familiar. Contábamos con un señor que nos hacía el delivery y así poco a poco”, cuenta.

Le enviaba dinero a su mamá cada 15 días

Montoya narra que después de un tiempo, empezaron a abrir los negocios en Perú, pero la persona con la que él trabajaba antes de la pandemia, ya no le quería pagar por su trabajo. “Aquí al venezolano le cancelan por debajo del salario mínimo y nadie nos protege tengas o no papeles”. Agrega que no fue a trabajar más con la señora y siguió con su emprendimiento: “Ha sido muy duro, porque cuando se está comenzando hay que darse a conocer”, enfatizó.

Cuenta que antes del caos de la pandemia por el coronavirus, le enviaba dinero a su mamá cada 15 días con una remesa del cual ella podía completar  y comprar algunas cosas. “Desde la pandemia, se nos hizo difícil enviar remesas o algo algo adicional, por ejemplo: ropa”, dice.

Mientras tanto, sigue con su empresa de arreglos de globos y también se rebusca haciendo diez almuerzos a diario y hamburguesas cada 15 días y del dinero que logra reunir lo emplea en el pago del alquiler donde reside, así como también comprar el gas y poder enviarle plata a su mamá, envío que no lo puede hacer con la misma frecuencia de antes. Sin embargo, esta situación lo impulsa a continuar: “Hay que seguir adelante, luchar y cumplir con todos los compromisos que uno haya adquirido”, finaliza.

Millones para cubrir costos en medicinas

Paula Guzmán, Administradora de Recursos Humanos.  Vive con sus padres en Guarenas, estado Miranda. “Me he visto afectada por la situación económica que estamos viviendo de la cual la mayoría no estamos exentos. Se tenga la profesión que se tenga, el dinero sigue siendo corto. Si se daña algo, cuesta para repararlo porque el dinero no da para cubrir ese daño”, dice.

Guzmán recibe ayuda por parte de su hermano, quien reside en Holanda desde hace muchos años. Sin embargo, cuenta que antes con la llegada de unos 50 euros (al cambio) les alcanzaba para dividirlos durante el mes y cumplir con los compromisos y aunque el envío del dinero se triplicó, sigue siendo insuficiente para sufragar los gastos. Explica que su padre requiere de dos tipos de gotas oftálmicas obligatorias, así como también protector gástrico, pastillas para poder dormir e hipertensivos, medicinas que oscilan entre los 25 y 30 millones de bolívares. Mientras que su madre también toma antihipertensivos y otra medicina que ambas rondan los 8 millones de bolívares.

Ofrecerán ayuda humanitaria al país y exigen se abran los canales para entregarla/Foto: Archivo

“Ya la gente no manda lo que enviaba siempre”

Ruth Viquez, Ingeniera en Construcción. Vive en Chile. Cuenta que aunque las transacciones financieras no se detuvieron por la pandemia, “el poder adquisitivo de la gente, varió”,

Señaló para Analítica que en su caso, terminó cobrando menos del 20% de su salario y de igual manera tuvo que seguir cumpliendo con los gastos de arriendo y servicios “que se pagaban normalmente con el 100% del sueldo y alcanzaba para todo eso e inclusive mandar dinero y para muchas cosas más”, enfatiza.

No obstante, explica que en Chile, muchas personas pasaron a un programa que se llama “fondo de cesantía” que representa al menos el 20% del sueldo, pero que no todos tienen acceso a ello y también dependiendo del tiempo que estén en el país.

Comenta que hubo “una baja fuerte” porque las personas ya no envían lo que estaban acostumbrados a enviar. “Yo traté de enviar siempre cada quince y último, pero no es la misma cantidad que podía mandar normalmente”, finaliza.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba