Economía

La recesión no es garantía de que baje el precio de la gasolina en los Estados Unidos

Muchos estadounidenses encuentran alivio en pensar que si una recesión arropa al planeta, por lo menos los precios del petróleo y sus derivados, como la gasolina, deben también bajar al darse un menor consumo en todos los renglones.

Pero esta lógica popular no es del todo cierta cuando nos adentramos en el mercado de los productos o “commodities” como lo es el petróleo y analizamos su comportamiento en pasadas recesiones.

Ya vemos que a pesar de las constantes advertencias de grandes figuras de la economía, como el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspanm, quienes aseguran que estamos a medio cuerpo sumergidos en la recesión, el precio del petróleo continúa su vertiginosa espiral ascendente.

Su sucesor, Ben Bernanke, que durante las últimas semanas se ha convertido el personaje más temido Wall Street, cada vez que comparece ante los medios, trajo otra vez malas noticias esta semana.

Bernanke, y sus colegas de la La Junta Federal de la Reserva temen que la economía podría seguir debilitándose, pese al abaratamiento del dinero mediante la reducción en enero de las tasas del interés.

Entonces la pregunta que se hacen los consumidores norteamericanos es ¿Si la Reserva Federal baja las tasas de interés; si las grandes compañías lanzan grandes ofertas y hasta Walt Mart tiene una campaña de “lléveselo por unos cuantos centavos”, cómo es posible que el petróleo siga subiendo?
Y es que precisamente ante los constantes pronósticos que presagian negros nubarrones en la economía norteamericana, los inversionistas ven que su dinero queda mejor protegido al adquirir productos tangibles o commodites como el petróleo que tienden a subir en vez de bajar, a diferencia de las propias acciones bursátiles.

Por tanto el aumento del precio de los combustibles no es por razones “lógicas” como sería una reducción en la producción mundial, sino por movimientos externos al propio mercado petrolero.

Otro factor que incide sobre el ranking de los precios energéticos es el pujante crecimiento industrial de India y China. La demanda de petróleo de estos países se incrementará en los próximos meses en 500 y 600 mil barriles diarios respectivamente. Posiblemente China aumente aún más sus requerimientos debido a la celebración este año de las Olimpiadas mundiales.

Asimismo los problemas políticos que surgen en regiones apartadas del mundo impactan directamente la volatilidad de los precios. Aparte de los problemas bien conocidos en Irak por el terrorismo; el último mes se sumaron los acontecimientos surgidos en Nigeria, cuando grupos guerrilleros sabotearon y secuestraron a trabajadores de las empresas petroleras ubicadas en el delta del río Níger.

“Con esta crisis crediticia, los nubarrones de la recesión y las malas noticias internacionales, la gente brinca por cualquier cosa que suceda y corren a buscar protección en lo que creen su dinero puede estar más protegido, y el mercado de los commodities es un buen refugio,” señaló Michael Rose, director de la división de Comercio Energético de Angus Jackson, con sede en Fort Lauderdale, Florida. “Ante la posibilidad de interrupción del suministro de petróleo, aunque sea infundada, hace que suban los precios como un cohete”,
Las palabras de Jackson se pueden comprobar en los antecedentes históricos de pasadas recesiones. Desde 1973 las cinco recesiones que impactaron los Estados Unidos los precios de la gasolina subieron dos veces, bajaron dos y en una ocasión –durante la administración del Presidente Bush (padre) y la Guerra del Golfo- subieron momentáneamente para luego bajar muy tímidamente.

Según cifras suministradas por la Administración de Información Energética de los Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés), así se comportó el precio de la gasolina regular durante esos períodos:
Noviembre 1973 a marzo 1975: subió 28 %
Enero 1980 a o julio 1980: subió 12 %
Julio 1981 a noviembre 1982: bajó 7 %
Julio 1990 a marzo 1991: subió a 21 % para bajar luego a 0.2 %
Marzo 2001 a noviembre 2001: bajó 13 %
El precio promedio de la gasolina regular a nivel nacional en los Estados Unidos, según estadísticas de la Asociación Americana del Automóvil, es de $3.13, comparado a $3.02 en diciembre y a $2.26 hace un año. Usualmente toma una semana que los precios de la gasolina reflejen las alza del petróleo.

En algunos estados la diferencia de precios en mucho más dramática que en otros. Por ejemplo en el área de Dallas, Texas el promedio es de $3.00 mientras que el área de Miami, Florida llega a los $3.50.

Por otro lado, el más reciente reporte emitido a finales de esta semana por la Administración de Información Energética de los Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés, tampoco otorga muchas esperanzas a los consumidores norteamericanos ya que pronostica que debido a la “estreches” en al producción de las refinerías en Estados Unidos, los precios tenderán a incrementarse en la primavera cuando sube la demanda por la gasolina en el país del Norte.

Asimismo EE.UU. ha perdido capacidad de refinación –señala el reporte de la EIA- desde mayo de 2006, como secuelas de los huracanes Rita y Katrina que impactaron severamente las procesadoras ubicadas en la región del golfo de México.

Además de los impactos climatológicos sobre las instalaciones se dieron eventos previos que también ayudaron a la reducción de la gasolina. La terrible explosión en la refineria en Texas City de la British Petroleum y la ubicada en McKee de la petrolera Valero, incidieron en la baja de la producción y aumento en los precios del combustible.

“Es muy posible que para mediados de este año, entre abril y mayo, los Estados Unidos vean precios de $3.75 el galón de la gasolina regular”, afirmó un experto petrolero venezolano, quien asesora firma internacionales de petróleo.

Joseph Stanislaw, asesor senior de Deloitte’s Energy and Resources Group en Nueva York señala que en los Estados Unidos el petróleo es utilizado primordialmente en el sector transporte, y que aún cuando “entremos en una recesión me pregunto ¿cuántos automovilistas dejarán de conducir sus carros? ¿Cuántos de ellos tomarán conciencia y comprarán carros más eficientes? ¿o, cuántos de ellos estarán dispuestos a dejar sus carros en la casa y utilizar los sistemas de transporte público?”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba