Economía

La recuperación del petróleo y la electricidad requiere de cambios como el político

El miércoles 10 de junio, a través de la plataforma Zoom, se llevó a cabo el segundo Seminario Hacia la Venezuela Optimista PETRÓLEO Y ELECTRICIDAD. La iniciativa fue organizada gracias a la alianza entre Analítica.com y la Federación de Cámaras de Comercio Binacionales Europeas (FEDEUROPA).

El encuentro web contó con los impecables estudios y análisis de los ingenieros Luis Pacheco, Juan Szabo, Miguel Lara y José Aguilar, quienes coincidieron que la recuperación de la industria de los hidrocarburos venezolana es sin duda rescatable, así como también toda la infraestructura eléctrica del país, sin embargo para ello se requiere de: un cambio del modelo de negocio, cambio del entorno político y un marco legal que ofrezca seguridad jurídica y reglas claras para la participación privada nacional y multinacional, además de que se logre un consenso nacional para deshacer de dogmas del pasado y diseñar nuevas políticas hacia un desarrollo moderno y productivo en ambos sectores.

Concordaron además que es imprescindible atraer inversión privada en forma competitiva y transparente. En el entendido que para recuperar la industria petrolera “las inversiones requeridas para lograr el crecimiento de la producción a cerca de 3 MMBPD, incrementar la producción de gas natural y el poder recuperar nuestras refinerías de manera de poder solucionar las escaseces de gasolina, diésel, diluente y en el Complejo Criogénico de Jose la producción de gas licuado de petróleo (GLP), es de aproximadamente 98 MMM$, de los cuales un 70 % corresponde a perforación, competación de pozos y la infraestructura relacionada, el resto se utilizará en remediación ambiental, construcción de gasoductos, recuperación mejorada y confiabilidad eléctrica”.

Mientras que el rescate del sistema eléctrico requerirá cerca de 15 MMM$ de dólares y según las proyecciones toda la infraestructura del sector se recuperará en aproximadamente 3 años una vez los oferentes calificados que ejecutaran las obras tengan acceso seguro a las instalaciones.

A juicio del Ing. Juan Szabo la industria de los hidrocarburos es sin duda rescatable y el grado de éxito de su reconstrucción depende, no de los aspectos técnicos sino del consenso nacional que el o los gobiernos logren construir.

Aseveró que de no realizarse los correctivos, proseguirá el desmantelamiento de Pdvsa, la escasez de gasolina, de alimentos y medicinas. “Una crisis humanitaria y de valores sin precedentes”, dijo.

En relación a la baja del petróleo mundial, comentó que en el corto y mediano plazo esta caída es “una oportunidad para insertar nuestra reconstrucción en el negocio petrolero mundial, porque bajo las condiciones prevalecientes del mercado, solo los crudos de bajos costos de producción tendrán entrada en el mercado y Venezuela tiene las condiciones de generar estos tipos de crudo en forma competitiva. Precisamente, el plan de recuperación bajo el paragua del Plan País, ha sido reformulado para lograr ese objetivo”.

Ambos especialistas en petróleo abordaron también las alternativas para contrarrestar la baja producción del gas natural existente en el país, situación que es importante revertir dada la necesidad de incrementar su producción.

Explicaron: “Casi la totalidad del gas natural utilizado en el país está relacionado a la producción petrolera, o sea gas asociado. Con el colapso de la producción petrolera, la producción de gas natural también se redujo y agravado adicionalmente por los altos niveles de quema y venteo de gas en el oriente de Venezuela. Nosotros proponemos la implementación de una estrategia triple: negociar con los licenciatarios de gas (La Perla y Yucal Placer) para incorporar volúmenes de gas libre al sistema nacional en forma inmediata, incrementar la producción de gas asociado, y eliminar la quema y venteo”.

Agregaron que existen grades reservas de gas en áreas costa afuera que deben de explotarse para poder alimentar el mercado interno y evaluar otras oportunidades de negocios.

Por último, comentaron que las importaciones de gasolina realizadas de Irán, son de carácter coyuntural porque esta república islámica no produce gasolina sino para autoabastecerse.

“La gasolina que vendieron a Venezuela es el excedente que se les acumuló por la paralización de su economía para tratar de controlar los avances de la pandemia. Por lo tanto, una vez la economía iraní vuelva a la normalidad, no tendrán gasolina para exportar”

Sector eléctrico atraviesa la peor crisis de su historia

“Actualmente la infraestructura eléctrica, en toda su cadena de actividades, se encuentra en estado de criticidad por el deterioro que ella presenta. Adicionalmente, toda la infraestructura se opera de manera riesgosa e incumpliendo los criterios y normas de ingeniería usuales y estandarizadas para todos los sistemas eléctricos”, así lo informaron a la audiencia los Ingenieros Miguel Lara y José Aguilar.

Aseguraron que esta situación se refleja en constantes apagones afectando amplias regiones del país, en las frecuentes interrupciones imprevistas del suministro y en un racionamiento continuado que el único prestador del servicio, ante su incapacidad de suplir una demanda contraída a niveles de hace 20 años.

Para Lara está claro que este caos “es producto de decisiones políticas tomadas con la finalidad de tener el control total y absoluto del sector, y la única vía para contrarrestar estas malas gestiones es elaborar un plan de recuperación de la infraestructura, gestión y obtención de los recursos para su financiamiento y estar preparados para su ejecución inmediata”.

El plan MPR-VESRP – prosiguió el especialista – muestra que al tenerse disponibles los requerimientos financieros, ligeramente inferiores a 15MMM$, toda la infraestructura del sector se podría recuperar en aproximadamente 3 años. Desde luego, ante la dificultad de financiamiento que ahora se tendrán post covid-19, esta labor de recuperación bien se pudiera espaciar en el tiempo, digamos 5 años.

Según se explicó en el webinar “el MPR-VESRP se enfoca en recuperar toda la infraestructura eléctrica que es recuperable. Además no solo se limitará a rescatar los equipos del Sistema Eléctrico Venezolano (SEV) sino que también considera la generación propiedad de PDVSA y todos sus puntos de alimentación (…) este plan tendría la capacidad de dar rentabilidades atractivas a capitales privados, en el caso de que se puedan adoptar tarifas promedio, a usuarios finales, de US$80/MWh y se elimine la práctica del subsidio generalizado al producto (KWh)”.

“Los recursos bien pudieran ser generados por el propio SEV ya que con tarifas del suministro eléctrico y la eficiencia energética que se alcanzarán con el plan y que serán de las mejores de la región, no solo se pagarán esos requerimientos, en corto plazo, sino que permitirán tener remuneraciones en dólares comparables con las mejores de la región”


Miguel Lara 
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar