Economía

La vida comercial y nocturna de Venezuela: Entre la resistencia y la agonía de morir lentamente

Venezuela no es la misma, su vida nocturna se va apagando debido a que muchos negocios tradicionales han bajado su santamaría debido a la crisis económica registrada en los últimos años.

En la Gran Caracas, recientemente un candado selló el cierre de la arepera El Tropezón de los Chaguaramos. Lugar de encuentro de la comunidad de la UCV donde Estudiantes, Obreros, Empleados y Profesores disfrutaron en distintas oportunidades.

Otro restaurante ícono de la ciudad, el Lee Hamilton cerró sus puertas después de 60 años. No pudo mantener una nómina de empleados luego del ajuste salarial de 1800 bolívares soberanos, equivalentes a 180 millones de bolívares fuertes anunciados por el gobierno.

Aunado a ello, la escasez de carne también pasó factura. Y es que desde que abrió en 1958 fue el lugar preferido para saborear cortes característicos de la gastronomía estadounidense: T-bone steak, sirloin, churrasco New York, entre otros.

El festín de whisky

El mandatario Nicolás Maduro en varias oportunidades a dicho a aquellos que aseguran que hay una crisis humanitaria en el país: “Vayan a los restaurantes de Altamira, La Castellana y Las Mercedes para que vean la crisis humanitaria y las garrafas de whisky que pasean por ahí. Esa es Venezuela”.

El gerente general de la Cámara de Comercio de Caracas, Víctor Maldonado se refirió en una entrevista a El País de España que “una ciudad sin comercio es una ciudad muerta”.

“Y las areperas, esos negocios típicos abiertos casi 24 horas, comienzan a ser una especie en extinción en del país”, agrega.

Cifras desalentadoras

La actividad económica de Venezuela cayó 12 % en el primer trimestre del año, con respecto al mismo período del año pasado, arrastrada por la caída de los precios petroleros de Pdvsa, según ha aseverado el diputado José Guerra.

De acuerdo con el miembro de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (AN), este dato puede extrapolarse a casi todos los sectores productivos del país, aunque son las industrias relacionadas con el petróleo y la construcción las que peores desempeños registran en el primer trimestre de este año.

/Foto: Layerlyn Natera

Guerra señaló que este indicador es un “agregado” de los comportamientos de sectores como manufactura, comercio, petróleo, recaudación de impuestos y banca, por lo que puede identificarse como una “réplica” del Producto Interno Bruto (PIB), pese a no tener la misma “precisión”.

“El PIB lo mide el Banco Central, esto es un indicador de la actividad económica pero no tiene la precisión del PIB, no es estrictamente el PIB, pero el comportamiento es exactamente el mismo”, añadió.

El diputado Ángel Alvarado detalla que la contracción de la actividad económica desde 2012 hasta el primer trimestre de 2018 es del 42 %, una cifra que se refleja en el “empobrecimiento acelerado de la vida de la familia venezolana”. “Es algo brutal, esto es una caída monstruosa”, agregó.

Aseguró que “la criminalización del aparato o de la actividad económica privada” es otra variable, junto a la caída en la producción petrolera, que explica la crisis económica del país.

“Estamos acumulando con este 12 trimestres de contracción económica, con lo cual estamos hablando entonces de una depresión económica”, dijo.

La paradoja

Lo cierto es que Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo en el planeta, padece una severa crisis económica que se traduce en la muerte de pequeñas empresas, aunada a la escasez de alimentos básicos y medicinas así como en hiperinflación, un fenómeno que dificulta aún más el acceso a los cada vez más escasos bienes en Venezuela.

Comercios de Maiquetía permanecen cerrados

En efecto, la presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui resaltó recientemente a un conocido portal que cerca de 40 % de establecimientos comerciales y empresas cerraron sus puertas tras los anuncios económicos del pasado 20 de agosto.

Bajo su óptica, el “paquetazo» aplicado por el Gobierno, que implica una devaluación aplicada a la moneda, la carga impositiva sobre empresas y particulares, el exagerado aumento salarial y los controles de precios, generó desenlaces inmediatos.

Pedacitos de historias al olvido

De hecho, dicho portal efectuó un pequeño inventario de lugares emblemáticos de la geografía nacional, para llevar un pedacito de la historia de esas pérdidas que no solo son económicas, sino que también borran la identidad y los sueños de un país:

Precisa que en el estado Cojedes, más de 20 empleos se perdieron por cierre del automercado Apure.

En el estado Zulia, el local Papitas rayadas Happy dejó de crujir en perros y hamburguesas. Al igual que Pastelitos Monserrate: apagó la freidora en Maracaibo. La hiperinflación les obligó a apagar la freidora con la que por 36 años cocinaron pastelitos y tequeños para los marabinos.

Suerte parecida le tocó al Supermercado Ojeda que surgió con la explotación petrolera y lo secó la crisis. Después de más de 70 años en funcionamiento, el primer supermercado de Ciudad Ojeda en el municipio Lagunillas, estado Zulia, cerró sus puertas.

En el estado Falcón, la pizzería El Gallo cerró sus puertas. Por 52 años estuvo de puertas abiertas Gallo, pizzería y empanadas, un punto de encuentro y referencia en la ciudad de Coro, famoso por sus gustosas y bien resueltas empanadas.

De igual manera, Cerámicas Elemas no resistió el aumento de salario después de 35 años. Este comercio estuvo casi 40 años en el mercado nacional como una referencia de productos cerámicos con acabados de primera.

En el estado Aragua, las tortas ricas de la Taguapire ya no están disponibles. Así, en Maracay y el Limón, varias generaciones celebraron sus cumpleaños con las tradicionales tortas de la Taguapire, porque eran «sabrosas y muy económicas».

En el estado Apure, la primera papelería de San Fernando de Apure cerró sus puertas luego de 68 años de servicio, cesó sus operaciones por tiempo indefinido.

En el estado Vargas, la Farmacia Los Cocos sobrevivió la tragedia de Vargas, pero no la crisis económica.

En el estado Portuguesa, a dos meses de cumplir 45 años informando a la ciudadanía de Portuguesa, el Diario Última Hora se vio obligado a cerrar.

En el estado Trujillo, La Nirvana cerró en Valera. Hace 15 días, una de las tiendas de la franquicia Nirvana, dedicada a la venta de ropa íntima, ubicada en el centro de Valera, estado Trujillo, se declaró en quiebra y liquidó a sus seis empleados.

En el estado Lara, el «Diario de Lara» no superó la década, circuló todas las tardes durante una década hasta agosto de 2018, cuando la escasez de papel prensa, la caída de las ventas por la falta de efectivo y el aumento salarial decretado por el Gobierno se hicieron insostenibles para la familia Oropeza, en el negocio editorial desde 1919.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar