ActualidadEconomía

Las medidas de Maduro: El ajuste más doloroso de la historia, por Blanca Vera Azaf

Ahora, cuando es demasiado tarde para que haya un efecto positivo dentro de la economía, Nicolás Maduro decide tomar medidas económicas. Lo hizo a cuentagotas, alargando hasta más no poder la agonía que producía el anuncio sobre un anuncio que nunca llegaba. El resultado –como era de esperarse- es un conjunto de decisiones poco engranadas en las que no existe ningún sacrifico de austeridad desde el Ejecutivo, sino una exigencia excesiva que recae sobre los hombros del venezolano decente, trabajador y honesto.

No hubo ni una sola medida para repatriar los capitales mal habidos que salieron del país y terminaron depositados en cuentas en el exterior. Mucho menos anunció algo sobre investigaciones por narcotráfico, peculado, malversación, importaciones ficticias y sobrefacturaciones. ¡Nada! La única explicación que ha dado el gobierno sobre el vacío de la botija es que el precio del petróleo cayó. Como si por arte de magia se hubiese desvanecido el chorro de petrodólares que por años inundó a Venezuela.

El primer mandatario, tras superar uno de sus ataques de inseguridad, le dio el visto bueno al aumento de la gasolina, a la devaluación del tipo de cambio del Cencoex, y al incremento en el pago de los impuestos para que a partir de ahora el que menos tiene también sea pechado.

El combustible tenía 20 años sin que fuera sometido a una revisión de tarifas y el incremento fue superior al que en un principio algunas fuentes habían predicho. La de 95 octanos subió 6.085% al pasar de 0,097 centavos de bolívar a 6 bolívares el litro; mientras que la de 91 octanos tuvo un alza de 1.328,57% al pasar de 0,0070 centavos de bolívar a 1 bolívar. El precio del diesel que es el combustible que utiliza el transporte público no fue modificado. No crea usted que esto no estuvo bien pensado.

Al presidente de Petróleos de Venezuela, no le gusta que se metan en sus asuntos. Él sabe lo que hace y allí no hubo cabida para el asesor del presidente Maduro, el español Alfredo Serrano Mancilla. Del Pino explicó claramente que la petrolera no tiene en este momento músculo suficiente para seguir perdiendo dinero con el subsidio al combustible. Por ahora el precio de la gasolina de 95 octanos subsidiará el diesel para evitar que el transporte público se vea afectado. Con respecto a la migración del uso de la gasolina de alto octanaje a la de menos octanaje con sacar una simple sumatoria nos podemos dar cuenta que a la vuelta de un tiempo comenzará a escasear en cada rincón de este país.

El plan Del Pino viene completo y pretende comenzar a cobrar a precio del mercado internacional el combustible en la frontera para acabar con el contrabando de extracción.

Hasta allí todo muy bien; sin embargo, Del Pino no cuenta con que el Banco Central de Venezuela -guardián protector del bolívar- no está cumpliendo con su deber de evitar que la inflación siga desatada a sus anchas. Es así como cuando se saca la cuenta de lo que tendrá que gastar un venezolano que vive en las zonas periféricas de Caracas por mes – por ejemplo- para llenar el tanque de su vehículo cualquiera queda estupefacto: En promedio serán 4.000 bolívares. Como la inflación aumenta a un rito de 1% por día el salario sencillamente irá desapareciendo con mayor rapidez.

Pero la medida que mayor decepción creó fue la devaluación del tipo de cambio del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) de 6,30 bolívares por dólar a 10 bolívares por dólar. El plan inicial propuesto era llevar la tasa cambiaria 50 bolívares por dólar. Sin embargo, la opinión de Serrano Mancilla y de Luis Salas sobre la inconveniencia de llevar una tasa por encima de 10 bolívares prevaleció. Si usted leyó bien: Luis Salas, el ex vicepresidente del área económica que aun fuera del cargo sigue teniendo gran influencia sobre Maduro.

De esta manera, las importaciones ficticias y las sobrefacturaciones del sector público y privado ganaron la batalla y continuarán gozando de un tipo de cambio preferencial para llenarse los bolsillos. Pero ese detalle no es de importancia para Serrano Mancilla.

Los pensionados, las remesas, los estudiantes y los casos de salud aún están en “veremos” porque sepa usted que no son prioridades para este gobierno. En el mejor de los casos serán tasados por encima de 200 bolívares por dólar en el nuevo mecanismo flotante que promete la vicepresidencia del área económica, presidida por el empresario Miguel Pérez Abad; si es que lo dejan.

Sería inocente creer que esta devaluación no tendrá un impacto sobre los precios. Cierto es que se necesita una revisión de toda la estructura de costos y de una Ley de Precios Justos que ha hecho desaparecer los principales rubros. Hacerlo sin la comunión y el entendimiento del gallardo empresario que todavía produce en contra de todas las condiciones y superando las barreras impuestas desde el Estado no servirá de nada. De hecho, nada asegura que con esta devaluación algunos productos vuelvan a aparecer porque aún las deudas con proveedores y los altos costos de manufactura siguen allí sin resolverse. 

La tercera medida no la anunció el presidente, pues se dio a conocer días antes a través de la Gaceta Oficial cuando desde el Seniat, José David Cabello, decidió desobedecer a la Asamblea Nacional y decretar que la unidad tributaria es a partir de ahora 177 bolívares. Olvídese usted de la inflación. Esa no existe, como señala el sociólogo Salas. Iluso el que crea que detrás de esta medida no había un frío cálculo de agrandar la base impositiva. A partir de ahora quien gane más de 14.750 bolívares pagará impuesto sobre la renta por el año fiscal 2016. Si estamos apenas en febrero y el salario mínimo decretado está por los 11.578 bolívares, sólo espere al 1° de mayo y verá como desde la oficina del presidente del Seniat celebrarán con champagne.

Como regalo de consolación Maduro nos dejó el incremento del salario mínimo de 64 bolívares por día (20% del total), cantidad que no alcanza ni para un guayoyo pequeño que ya está en 90 bolívares. A esto le sumó el aumento del ticket alimentación a 13.275 bolívares. De paso también les dejó a los trabajadores un retroceso en lo que se refiere a las luchas de los sindicatos para que el ingreso fuera reconocido como parte del salario y tuviese incidencia en los beneficios laborales. Pero ya sabemos que a Maduro los trabajadores que estamos sindicalizados le producimos urticaria.

Las decisiones que tomó tardíamente Maduro tiene el agravante de que sólo producirán más bolívares al fisco. Si bien Pdvsa dejará de perder dinero con el subsidio de la gasolina, el aumento no implica mayores ingresos para la petrolera estatal y sí un duro golpe para el ciudadano que lo tiene que enfrentar. Con la devaluación sucede lo mismo, sencillamente se recibirán más bolívares por cada dólar.

La resolución del problema de la escasez de divisas para poder importar alimentos y medicinas sigue sin diseñarse. No hay ningún plan de reestructuración, ni intención de pedir ayuda a algún organismo internacional para que nos brinde financiamiento; ni  siquiera a China. Poco ha aprendido Nicolás Maduro del presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Dentro de la turbulencia diaria que produce en la vida de los venezolanos la escasez de alimentos, de medicinas, de luz, de agua, de seguridad se verá más desespero creciente. La frustración seguirá mostrándose en rabia e impotencia, como las que vimos en la entrevista de NTN 24 cuando una señora en una cola le pidió entre lágrimas al presidente que se fuera en buen estilo caraqueño.

Mientras tanto, Maduro está atado a la ideología radical del Socialismo del Siglo XXI y se aferra a la ilusión de un rebote en los precios del petróleo. Sólo escucha a los radicales y tomó estas medidas a regañadientes, sin comprender realmente que su mayor error fue no actuar a tiempo en  medio de la mayor crisis económica de la historia, con excepción de la guerra civil.

En este momento el presente y el futuro del país dependen única y exclusivamente del azar por decisión, obra y omisión de un Presidente que siempre le ha quedado pequeño a Venezuela.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba