Economía

Las mesas de cambio llegaron extremadamente tarde

El día lunes –tras más de 8 meses de la publicación del Convenio Cambiario No. 1 que establecía la libre convertibilidad de la moneda- se dio inicio al Sistema de Mesas de Cambio (SMC), nada más y nada menos que el décimosegundo mecanismo de este tipo que ha tenido el país en los últimos 18 años.

El tipo de cambio promedio ponderado resultante de las operaciones de la jornada del miércoles se ubicó en Bs. 5.368,93 por dólar. Sin embargo, en las mesas de cambio para volúmenes relativamente altos, solo han participado seis instituciones financieras: Banco de Venezuela, Banco Nacional de Crédito, Banco Exterior, Banco del Caribe, Bancamiga y Banco Occidental de Descuento, a pesar de que todos los bancos nacionales –y algunas casas de cambio- están autorizados para ejercer como operadores cambiarios.

Por su parte, en las operaciones al menudeo han participado 11 instituciones bancarias y tres casas de cambio. Sin embargo, hasta los momentos no se han publicado los volúmenes transados en ninguna de las mesas de cambio, lo que genera preocupación sobre el impacto que podrá tener este nuevo mecanismo.

Este tímido inicio genera más interrogantes que respuestas: ¿A qué obedece la creación de este nuevo sistema?, ¿quiénes serán los principales participantes de este mercado?, ¿Qué impacto podrá tener sobre la economía venezolana?

Las recientes sanciones por parte del gobierno estadounidense a instituciones financieras del Estado venezolano –en especial al BCV y Bandes-, limitaron de manera significativa la capacidad de intervención del organismo emisor sobre el mercado cambiario. Desde este punto de vista, la creación del Sistema de Mesas de Cambio, obedece más a una obligación debido a la pérdida de protagonismo del BCV que a un deseo real de permitir el libre mercado en el país.

En teoría, este nuevo mercado tendrá dos actores principales: instituciones financieras nacionales –incluidas casas de cambio-, y el sector privado. Por primera vez en mucho tiempo, el sector público –y en especial, el petrolero- no estará directamente inmerso en el mercado cambiario.

No obstante, es necesario tomar en cuenta que la gran mayoría de los bancos nacionales se encuentra atravesando serios problemas de liquidez a causa de los severos encajes legales impuestos por el BCV. Y esto se refleja en las tasas interbancarias overnight que se ubicaron el día miércoles en 108,81%, su nivel más alto desde junio de 1998.

El otro protagonista es un sector privado profundamente deprimido tras sufrir años de altísima inflación, controles y escasez de materia prima, lo que indica –a falta de cifras oficiales- que los volúmenes transados en el Sistema de Mesas de Cambio serán considerablemente bajos.

Sin duda, estos factores, además de la poca confianza del mercado sobre un Banco Central que desde hace años ha perdido su institucionalidad, minimizarán el impacto que tendrá el Sistema de Mesas de Cambio sobre la economía nacional.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba