Economía

Los billetes de Enarsa

Tenía pensado escribir esta semana sobre el sector eléctrico. Hablar sobre la inminente apertura del aliviadero de Guri y el respiro que les da a los responsables de la buena marcha del sector. Pero se quedará para la próxima entrega. Ahora que están de moda las maletas llenas de imperialistas billetes verdes-verdecitos, es bueno añadir elementos a la discusión que son muy poco conocidos por los venezolanos, no así por los argentinos que los conocen muy bien y han sido determinantes en el escándalo que se ha formado en el país del sur por el caso de la infeliz maleta. Se trata de conocer un poco sobre Energía Argentina S.A. (Enarsa). En medio de todo este lio es bueno que los venezolanos sepamos un poco más sobre nuestros socios, sobre su gestación y su estado actual.

Hay que empezar diciendo que todo el sector petrolero argentino se privatizó a comienzos de los 90, junto con muchos otros sectores. La empresa pública petrolera emblemática de allá era Yacimientos Petrolíferos Fiscales Argentinos (YPFA) y no escapo al proceso privatizador. De modo que Argentina se quedó desde entonces sin empresa pública productora de petróleo. Al llegar al poder Kirchner, en 2003, se le ocurrió, tal vez dentro de los discursos de soberanía que le llegaban desde nuestro Socialismo Rentista Caribeño, o tal vez en medio de las corrientes nacionalistas de la vecina Bolivia, que tenía que crear una empresa petrolera del estado Argentino. Ese es el origen de Enarsa.

Pero Kirchner no fue tan allá como para nacionalizar la explotación petrolera del país y volver a estatizar YPF. No. Se contentó con crear una empresa paralela del Estado. Pero ¿Qué iba a hacer Enarsa si todos los yacimientos petroleros estaban siendo explotados por YPF y otras empresas privadas? Parecía claro que Enarsa no tenía nada que hacer. Por ello, en lugar de crear una empresa petrolera creó una empresa energética integral (verdad que suena bonito). Enarsa no se concentraría solamente en la producción de petróleo sino que se ocuparía de la energía como un todo.

Así se funda Enarsa en diciembre de 2004, de modo que a fin de año va a cumplir 3 años, aunque, después de pasar los trámites legales, comienza a operar en marzo de 2005. Su razón social es amplia, puede trabajar en cualquier tema vinculado a la energía tanto por su intermedio o a través de terceros. Además, se “le otorga la titularidad de los permisos de exploración y concesiones de explotación de todos los bloques del offshore argentino que no estuvieran adjudicados a la fecha de su creación”. De modo que se convierte en dueña de todo el petróleo existente en el mar de Argentina siempre y cuando no se sepa que hay petróleo.

Por eso es que las principales actividades realizadas por Enarsa en estos dos años y pico de su creación han sido vincularse en proyectos ilusorios a Venezuela y Bolivia, dos socios que pueden aportar algo en el tema energético. Por otra parte, todos los recursos que ha utilizado desde su creación han sido aportados por los argentinos (y tal vez por sus aliados del norte), ya que Enarsa no produce nada.

En este contexto es que debe verse la indignación que ha causado en Argentina el “afair” de la maleta. ¿Cómo es que una empresa que todavía no produce nada en serio tiene dinero para que sus ejecutivos vuelen en aviones alquilados a un costo de 90.000 dólares por viaje? ¿A dónde nos conduce el chantaje de lograr la soberanía energética?

Son muchas preguntas que hay que responder y las salidas no son fáciles ante tan monumental evidencia. La gente se acostumbra a oír sobre tantos casos de corrupción que se vuelve indiferente ante el tema, pero algo muy distinto es cuando se pueden ver los billullos completicos, tan claros que se pueden palpar. Entonces la delincuencia que nos gobierna se nos muestra descarada y se nos hace evidente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba