Economía

Los derechos de propiedad

(%=Image(3343154,»L»)%)Buenos Aires (AIPE)- Se ve que cada tanto es necesario reinventar la rueda. Es la sensación obtenida al leer las investigaciones de Bernhard Heitger, del Kiel Institute for World Economics de Alemania, sobre el derecho de propiedad y su importancia en la generación de riqueza.

El autor analiza esa relación y si usted se pregunta por qué esto es aún hoy necesario, la respuesta es que se trata de un tema no incluido en la teoría neoclásica del crecimiento. Tanto la versión de Robert Solow (Premio Nobel en 1987) que centra la explicación del crecimiento económico en la acumulación de capital, como la de Paul Romer, que enfatiza el capital humano y las mejoras tecnológicas, consideran las causas inmediatas pero dejan pendiente una pregunta: ¿qué determina los niveles de inversión en capital humano y físico? La hipótesis de Heitger es que los niveles de inversión dependen de los incentivos asociados claramente al derecho de propiedad, es decir, a la capacidad de beneficiarse por los frutos de la inversión efectuada.

Y si los neoclásicos prestaron poca atención a este tema, los clásicos también, aunque por razones diferentes. Según Heitger, las pocas referencias que se encuentran en los clásicos ingleses se debe a que daban por sentado el respeto a la propiedad y no imaginaban un mundo donde esto no ocurriera. Tanto Adam Smith –»el comercio y la industria no pueden florecer en un estado donde no exista una administración regular de la justicia, en el que la población no se sienta segura en la posesión de su propiedad, en el que la confianza en los contratos no esté apoyada en la ley»–, como Robert Malthus y John Stuart Mill.

En cambio, los clásicos franceses son más explícitos: allí el derecho y los contratos no eran tan seguros. Jean Baptiste Say dedica todo un capítulo al derecho de propiedad. Para Marx y Engels era el corazón central a destruir para poder derrumbar así el sistema capitalista. Luego, tanto Alfred Marshall como Keynes prestaron poca atención al tema.

Tal olvido no ocurrió con los economistas de la escuela austriaca, como Menger, Mises y Hayek; se revivió en la escuela de Chicago con Alchian, Coase y Demsetz y en los nuevos historiadores económicos como Douglass North, Rosenberg y Birdzell.

Heitger ahora se lanza a encontrar una evidencia empírica, o sea fundada en la experiencia, sobre la importancia del derecho de propiedad y plantea la necesidad de discutir nuevamente si los derechos de propiedad son «previos» al desarrollo económico (la opinión de todos los economistas anteriores) o es consecuencia de ella. Elabora un índice donde toma varios indicadores sobre el respeto al derecho de propiedad, a la viabilidad de los contratos y al imperio de la ley. Con un rango de cero a diez, aparecen en primer lugar Luxemburgo, Holanda, Suiza y Estados Unidos (10) y en último lugar Bolivia (0,72). El resultado de todas sus regresiones confirma lo que vienen diciendo los economistas desde hace mucho tiempo, pero también incluye un efecto circular, donde el mismo crecimiento económico alienta el desarrollo adicional de los derechos de propiedad.

Según los cálculos de Heitger, donde el respeto por la propiedad es el doble, el ingreso per cápita resulta ser más del doble. Además, la acumulación de capital humano también sufre si no se respeta la propiedad. Es decir, ¿por qué voy a hacer el inmenso esfuerzo de obtener un título de ingeniero industrial si mis beneficios serán torpedeados por las regulaciones y la intervención gubernamental?
Además, la falta de respeto a la propiedad y la ausencia del estado de derecho fomentan el crecimiento de la población. Eso sucede porque si no se puede confiar en los contratos, sí se puede confiar en los familiares. Así, la actividad económica tiende a ser realizada por empresas familiares o vinculadas a clanes de la economía informal.

Es triste decirlo, pero parece que hemos avanzado poco si luego de 200 años hay que seguir explicando la imperiosa necesidad de respetar la propiedad no sólo en beneficio de los propietarios sino de toda la población.

(*): Rector de la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (ESEADE)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar