Economía

Los reales a los trabajadores, ¡mas nada!

Leyendo el domingo 17/12 (al compás de la cadena radial revolucionaria, qué ladilla) el reportaje de Medina titulado “Expediente: lo piden las bases” (El Universal, p. 1-17), nos enteramos que las “bases revolucionarias” proponen “11 ejes de acción que abonarán el terreno al socialismo:
1. La aceleración en la transformación del Estado;
2. La municipalización del poder popular;
3. La lucha a muerte contra la corrupción y la burocracia [¿sería un suicidio?];
4. La aplicación y profundización de la economía social y colectiva;
5. La transformación de las empresas del Estado en empresas de producción social;
6. La industrialización sobre la base de un nuevo enfoque de la sociedad;
7. La aceleración de la guerra contra el latifundio;
8. La eficiencia y eficacia en los programas de vivienda;
9. La implementación de un nuevo modelo educativo;
10. La institucionalización de la ética y moral revolucionarias;
11. La lucha porque las bases del chavismo sean convocadas al debate para la conformación del partido único…“

Estas líneas son ampliadas, en el ámbito popular, por la “opción de rescatar sistemas autóctonos” — como “los esquemas de organización social y de producción de las etnias indígenas y de las comunidades afrodescendientes.”

Mientras que en los económico se contemplan “propuestas más elaboradas” como el mercado de las equivalencias.”Es un modelo que se basa en el modelo matemático de matrices en el que para cada producto se toman sus variables –costo de producción, materia prima, etcétera—y se establece una equivalencia de valor con otros productos. Esto permite generar transacciones de corte más justo, más allá de la plusvalía del capitalismo”.

Estos planteamientos nos merecen un comentario, dentro del espíritu constructivo de la invitación al debate. Nuestras observaciones preliminares de refieren a los siguientes aspectos.

La organización social y económica de las etnias indígenas y los afrodescendientes
Va a llevar un buen tiempo mientras se completen los estudios para conocer exactamente la organización familiar de las principales tribus venezolanas, si es que se desea rescatarlas. Recordemos que los “revolucionarios” empezaron hablando para la nueva Constitución de los “dialectos indígenas” – lo que era una muestra de ignorancia y racismo, que advertimos en su tiempo.

No vayan a terminar permitiendo el matrimonio entre hermanos [como acostumbraron los frailes con los guaraúnos con sus familias “extendidas”] o facilitando las “bullas” entre los cimarrones…
El mercado de equivalencias
Hemos expuesto antes nuestra opinión sobre este mamotreto innecesario. Sin embargo, queda por aclarar la intención teórica. Porque está la experiencia del “Mercado Global del Trueque” (tipo Argentina, España), donde hay en cada caso una negociación entre las partes, de acuerdo a su disponibilidad y conveniencia, y esta propuesta marxista basada en las horas de trabajo calculadas (según una contabilidad social casi imposible) y aceptada solo por los países participantes (hasta ahora ni Cuba lo hace) – según se propone en la explicación de Peters, el maestro de Dieterich.

Y que para eliminar la plusvalía “más allá del capitalismo” – cuando justamente este punto es uno de los primeros en cuestionarse en el venidero debate, si es que ocurre.

La redistribución del ingreso
Casi todas las “líneas de acción” de las bases apuntan en un mismo sentido: aumentar la participación de los trabajadores en la renta nacional. Desde hace tiempo venimos machacando que toda la explicación de la historia se entiende bien como una lucha entre grupos por la apropiación del valor agregado en una región o país, que no es lo mismo que la eliminación de la famosa “plusvalía”.. Aparte que para nosotros hay varios tipos de “plusvalías”.

A nuestro juicio la explicación de Marx está chucuta, en el siglo XIX no le paraban bola a los consumidores, que son parte integrante de la nueva distribución de la riqueza. Así que solicitamos a “la base” que consideren además a las amas de casa que van al mercado, a los que tienen empleo pero también debe pagar sus servicio de agua, luz, colegio y salud, porque ellos también existen en la repartición de los panes. Por intermedio de los precios de los bienes y servicios.

Esto del capital y el trabajo tuvo vigencia en 1848, existen ahora nuevas situaciones que deberían reformarse con nuevas mitologías. No hacerlo sería un simple abuso por parte de los trabajadores, que son un solo invitado de la piñata.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba