Economía

Miseria de la planificación

Dado que hay tantos «revolucionarios» en el gobierno, no pude dejar de acordarme -guardando todas las distancias- del preliminar libro de Carlos Marx intitulado Miseria de la Filosofía, para escribir esta nota sobre las Líneas generales del plan de la nación 2001-2007 (LGPN) que el Presidente Chavez le ha presentado a todos los venezolanos. Nos interesan, de esta especie de opúsculo, su estructura y lo que concierne a los equilibrio económico e internacional, dejando para los especialistas en planificación opiniones mas detalladas.

En principio, el que las LGPN contengan cinco áreas de equilibrio no es nada novedoso; a otra administración o expertos se le hubieran podido ocurrir cuatro u ocho. En cualquier caso tratar lo concerniente al área económica, social, política, territorial e internacional es bastante trajinado. A partir de aquí los equilibrios se convierten en objetivos donde lo único original son los concernientes a construir la democracia bolivariana y promover un mundo multipolar. La originalidad de estos objetivos es menos sustancial que su carácter polémico o fantasioso.


Posteriormente los objetivos dan paso a las estrategias. En los campos señalados de nuestro interés, debemos decir que no hay nada especial. En el económico se habla de diversificación productiva, cosa que es bastante vieja en distintos ambientes de discusión y, en el área internacional, lo que concierne a un concepto curioso de pluralización multipolar, pareciera permitirle al ejecutivo, darse paso hacia diversos tópicos del área señalada.

De seguida se pasa a los sub objetivos y sub estrategias. Siguiendo con nuestro interés en los campos señalados y atinente a los sub objetivos lo único original concierne a lo de desarrollar la economía social que en el caso de la subestrategia correspondiente se convierte en lo tocante a democratizar el capital. Igual sucede en el área internacional, donde no existe nada novedoso en los sub objetivos, apartando lo que concierne a la multiopolaridad y al régimen de seguridad integral hemisférico. Para el primero la sub estrategia planteada de fortalecer los organismos y las iniciativas multilaterales no tiene nada de especial y, el segundo tiene la llamativa sub estrategia de incorporar la fuerza armada nacional al desarrollo nacional.

¿Donde está entonces lo trascendental de las LGPN y la «revolución»? Apartando discusiones viejas sobre directivas, políticas objetivos y metas o nuevas, en base a otros instrumentos y conceptos, debemos afirmar lo curioso que resultan los llamados sub sub objetivos en su denominación, campo y precisión.

De los 27 sub sub objetivos que se presentan en el equilibrio económico, los únicos dos con algún grado de originalidad son el de crear la industria del gas libre y el de democratizar la propiedad de la tierra. De resto, se incluyen varios como desarrollar el mercado de capitales. ¿Cuantas veces se ha planteado esto en Venezuela? O algunos expresados como gestión de la deuda pública. ¿Se justifica expresar así un sub sub objetivo porque estas sean las Líneas generales?
Correspondientemente, de los 16 sub sub objetivos que se presentan en el equilibrio internacional, el único que para la economía internacional presenta alguna originalidad, claridad expresiva o relevancia es el de afianzar la vigencia y proyección de la OPEP. Lo demás es relleno o concerniente a asuntos militares o de polémica, como el concerniente a la democracia participativa y protagónica, que termina siendo una especie de batalla internacional que el ejecutivo quiere dar teniendo la casa sin ordenar.

Ya sin seguir el orden de las LGPN, puede uno preguntar, dado que el Presidente se ha planteado una lucha contra las ignominias del capitalismo. ¿De que se trata la sub estrategia que en el equilibrio económico plantea fomentar el ahorro masivo? ¿Se trata del ahorro masivo, en lo que el Presidente gusta en llamar una sociedad de iguales o en lo que ciertas teorías del desarrollo han definido como una sociedad de consumo de masas? Por otra parte, se sabe que el ejecutivo tiene sentido justicialista y de atención a la microempresa y a las microfinanzas. Pero esto realmente no es nada original. Hay que preguntarse entonces: ¿que significa la expresión, contenida en uno de los textos, que señala que se va a «..estimular la Economía Social,, equilibrando la heterogeneidad de los intereses económicos y sociales con la participación autogestionaria de todos los venezolanos, convergiendo diversas formas de propiedad y de relaciones de producción y consumo urbano-rural»? Realmente, en las LGPN, nos se usa el concepto de propiedad privada, aunque se plantea garantizar seguridad jurídica y legislación estable en lo que atañe a atender la volatilidad económica.

En resumen las LGPN están llenas de imprecisiones, repeticiones y continuidad con las tradiciones de conceptos y métodos para presentar planes -de cualquier característica y tamaño- por parte de gobiernos anteriores, así como de falta de detalles que no se justifican porque se diga que son las líneas generales. El Presidente dice, para variadas cosas, que ya hay mapa, brújula y norte. Sin embargo, Alejandro Armas, por su parte, dice en un articulo nuevamente curioso que las LGPN: «…traducen de un modo pormenorizado los principios rectores de nuestra Constitución. En ese sentido personifican la brújula, el hacia donde queremos ir. …Además de la brújula, es necesario dibujar el mapa que identifique los obstáculos que estarán presentes en el camino deseado» (El Nacional, 7-10-01, pg E/9).

¿Con esta manera pensar y escribir las líneas generales de un plan, se estará acaso -indudablemente que sin mala intención- planificando la miseria en Venezuela?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar