Economía

Misión Revolución Energética

Hace un mes hice la promesa de comentar la última misión emprendida por nuestra revolución y no quiero que se acabe el año sin cumplirla. Se trata de la Misión Revolución Energética (MRE) y tiene como objetivo mejorar la eficiencia en el consumo de energía del país. Sin embargo, a pesar de que no se ha definido con claridad ni su alcance ni sus objetivos, son tantas las aristas que brinda para comentar que uno no sabe por dónde empezar.

En principio hay que decir que todo aumento de la eficiencia debe ser bienvenido, en la electricidad y en cualquier otro campo. Particularmente en energía nuestro país es altamente ineficiente, tanto al compararlo con el resto de Sur América, como con países de desarrollo similar. Estamos a la cabeza en variables como kilovatios-hora o barriles equivalentes de petróleo per cápita. Pero si la comparación se establece con relación al Producto Interno Bruto (PIB), nuestra eficiencia es peor todavía.

Por poner un ejemplo, Venezuela consume alrededor de 1.2 millones de barriles equivalentes de petróleo por día. Si nos comparamos con el país más emblemático tragador de energía, los Estados Unidos, vemos que allá se consume el equivalente de 45 millones de barriles de petróleo diarios. Casi 40 veces lo que consumimos nosotros. A primera vista parece una barbaridad, pero el asombro disminuye cuando se observa que el PIB de USA es 100 veces mayor que el nuestro, de modo que los estadounidenses nos superan poniendo a producir la energía que consumen, por lo que deberíamos ser más comedidos cuando los criticamos por devorar tanto petróleo, ya que en términos relativos nosotros consumimos más.

Por ello es loable la iniciativa que nos ofrece la MRE. Pero para mejorar la eficiencia energética lo primero que hay que hacer es estudiar las causas que la frenan. La primera razón por la cual en Venezuela se consume mucha energía es porque es muy barata, inclusive en el sector eléctrico casi un cuarto de la energía consumida ni siquiera se factura, de modo que es gratis. Dentro de esta realidad es que debería inscribirse la nueva misión, entendiendo que cuando algo es muy barato o gratis no existen incentivos para reducir su consumo. Sin embargo, la medida que nos ofrecen es sustituir 53 millones de bombillos de un solo golpe. No nos dicen cuantos vatios se ahorrarán con cada bombillo, ni donde los pondrán, tan solo anuncian la sustitución de los mismos.

Si calculamos que somos 26 millones de habitantes, a una media de un poco más de 5 habitantes por vivienda que es la que dice el INE, en Venezuela debería haber algo más de 5 millones de viviendas. Esto da como resultado más de 10 bombillos por casa. Pero estamos conscientes de que tenemos un déficit de más de un millón y medio de viviendas y de que mucha gente vive en casas pequeñas y precarias que apenas requieren dos o tres bombillos. De modo que resulta imposible utilizar tantos bombillos sólo en las viviendas. Sin embargo me consta que la gente de la MRE llega a las casas y le regala bombillos nuevos a la gente a cambio de los ineficientes. Por supuesto que la gente los acepta, pero ¿qué va a hacer la gente cuando se le funda un bombillo nuevo? ¿Se va a comprar otro eficiente que vale 10 veces el normal o volverá a su bombillo barato e ineficiente? O es que vamos a tener un sistema totalmente gratis en donde la MRE le reemplaza a uno todo bombillo fundido. Porque si es así va a ser al revés, los 53 millones no van a alcanzar.

Un análisis similar se puede hacer si se piensa que alimentarán el alumbrado público ¿Qué incentivo tendrá un alcalde que hoy no paga la luz en incluir los nuevos bombillos en su presupuesto? Por supuesto que ninguno. De modo que esta primera etapa del plan de la MRE sólo parece tener sentido si se trata de un gran regalo para todo el mundo, incluyendo a los cubanos que sirven de intermediarios en la compra de los bombillos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba