Economía

Opción Shaw X

De los tantos disparates que se le ocurren al régimen en su afán electorero, además de sindicalizar a los inquilinos y prometerles que habrá dinero para que todos adquieran el inmueble que tienen años rentando, está la perla de declarar la inamovilidad inquilinaria. Como su nombre lo indica y haciendo un símil con la inamovilidad laboral (que tanto desempleo ha traído en Venezuela) este adefesio debe darle patente de corso al inquilino para que deje de pagar el canon de arrendamiento correspondiente y se quede en el inmueble por tiempo indefinido, hasta que en algún momento un juez lo obligue nuevamente a cancelar la renta. Por supuesto el dueño quedará privado del derecho de propiedad por el lapso que el burócrata estime pertinente.

Mala manera de estimular la construcción de viviendas para alquiler. En todos los países del mundo el gobierno cuida y estimula, ofreciendo incentivos, el mercado de viviendas para alquiler. ¿Por qué? Porque las nuevas generaciones requieren viviendas a alquileres razonables que les permitan comenzar a formar una familia e iniciar su desarrollo profesional y económico. Esa necesidad real de la sociedad la cubre un mercado de alquiler inmobiliario dinámico, que estimula la economía demandando insumos y empleando mano de obra durante su construcción y que permite acceder a una vivienda digna y al alcance de las posibilidades de quienes la demanden.

En Venezuela los sucesivos gobiernos nunca han entendido el alivio que sobre la demanda de nuevas viviendas, produce el inmueble en arrendamiento. Desde hace mucho se congelan los alquileres, se favorecen los traspasos, se impide el desalojo, se protege en exceso al inquilino y no se le ofrecen tasas de interés atractivas al inversionista que esté dispuesto a construir viviendas para alquilar. Pareciera como si aquel que ahorró durante parte de su vida e invirtió en una segunda vivienda con fines de alquiler, buscando generar una renta que tendría el mismo sentido de una jubilación, hay que castigarlo, mientras que por el contrario la persona que no fue previsiva hay que protegerla sin que haya hecho méritos para recibir esa gracia del Estado. Lo que los gobiernos no entienden es que esta es la vía más expedita para que se produzca una escasez de viviendas ya que ante la falta de oferta de inmuebles en alquiler, se presiona más la demanda por viviendas en venta y se crea también un estímulo para la proliferación de ranchos.

Aunque la Opción Shaw ataca el problema neurálgico de la vivienda popular en cerros y barriadas, es cierto que debe existir una política de Estado, coherente y realista, que cree nuevas viviendas en venta para los estratos C, D y E, y que además tenga el cuidado de estimular la construcción de viviendas en alquiler, no solamente para los estratos A, B y C; sino que para el estrato D, también deben construirse viviendas que se puedan alquilar y estén al alcance de las personas de barriadas populares, de manera que pueda drenarse el crecimiento normal de ese segmento de la población, evitándose que aumente la densidad poblacional del barrio o que se creen nuevas barriadas producto de más invasiones.

No basta con atacar decididamente el problema existente de la vivienda marginal, como lo propone acertadamente la Opción Shaw, es menester que se atienda el crecimiento vegetativo del sector popular, el segmento poblacional de mayor aumento, ya que hay que evitar la saturación de las barriadas con su secuela de inseguridad, insalubridad y hacinamiento. Los logros de un condominio residencial en barrios podrían perderse si no se atienda debidamente la demanda de nuevas viviendas en los estratos D y E.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba