Economía

País petrolero

Un valioso documento, producto de la reflexión de un connotado grupo de economistas, ha salido a la luz pública alertando sobre lo que a juicio de ellos constituye la errónea conducción de la economía de nuestro país

Un valioso documento, producto de la reflexión de un connotado grupo de economistas, ha salido a la luz pública alertando sobre lo que a juicio de ellos constituye la errónea conducción de la economía de nuestro país.

El mismo, ampliamente divulgado por la prensa nacional y en los distintos programas de opinión tanto en radio como en televisión, cuestiona con severidad las políticas económicas adelantadas por la actual administración pública.

El mismo ha sido del conocimiento público en los días previos a la elección de la asamblea y como era de esperarse inmediatamente es señalado de un documento de la oposición, argumento que permite descalificar el mismo, sin necesidad de que los responsables de la conducción económica por parte del gobierno nacional se sientan en la obligación de ofrecer al país una repuesta ante tales señalamientos.

Los diseños de políticas económicas en la búsqueda de la diversificación de nuestra economía de país monoproductor y monoexportador perdieron todo el aliento que se le pretendió dar en el pasado.

La famosa frase de la siembra del petróleo en el sentido de una economía diversificada, de una mejora sustancial en la calidad de vida del venezolano se ven más comprometidos que nunca.

La fuerte agresión estatal en contra de la empresa privada manufacturera mediante estatizaciones, controles y más controles, el acoso tributario y pare de contar, han traído como consecuencia una disminución significativa tanto de la producción de estas empresas como de las capacidades instaladas. La propensión a invertir en el sector manufacturero venezolano distinto al sector petróleo es virtualmente inexistente en nuestro país.

Los inversionistas locales y extranjeros abrigan una desconfianza prácticamente irreversible hacia el gobierno nacional. La muestra más evidente de tal actitud la han tomado los empresarios colombianos, quienes en declaraciones hasta cierto punto ingenuas han manifestado su bajo interés en participar en el mercado venezolano.

Su interés primario ha sido la recuperación de sus créditos bloqueados por el gobierno nacional. No será posible restaurar un mínimo de confianza con estos empresarios sin que previamente sean pagadas las acreencias que tienen contra nuestro país.

El único sector donde se visualiza una tímida propensión a la inversión es el sector petrolero, sin embargo y luego de caso doce años de gobierno revolucionario los proyectos importantes escasean y los inversionistas extranjeros toman simplemente posiciones que les permitan negociar en mejores términos en un futuro cercano.

Las dilaciones en los pocos proyectos anunciados son abundantes y la capacidad del Estado de acelerar las mismas e igualmente de forzar la concreción de las promesas de inversión extranjera son también casi nulas.

El país sólo podrá cambiar el fatal futuro señalado en el documento del grupo de economistas, si impulsa decididamente una fuerte inversión petrolera que dinamice nuestra alicaída economía, pero por otra parte el sentido de oportunidad debe estar presente pues el futuro presenta cada vez más un excedente mayor de producción de petróleo para la demanda de petróleo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba