Economía

PDVSA: Neoliberalismo Revolucionario

Quien lo iba a creer el sector de la industria nacional donde nació el sindicalismo venezolano hace más de 70 años, es uno de los más golpeados y desmejorados en el país del socialismo del siglo XXI. Efectivamente desde los años 30 en el sector petrolero se gestó la epopeya de los trabajadores, se realizó la primera huelga en 1936, luego decenas de sindicatos florecieron en el Occidente y el Oriente del país, hasta la firma del primer contrato colectivo en junio de 1945 que se realizara en tierras venezolanas.

Esta tendencia de reafirmar la contratación colectiva petrolera y los beneficios laborales se mantuvo a lo largo de 18 contrataciones colectivas hasta el 2005, la actual vigente. Donde se dio el primer zarpazo al eliminar el comisariato, secuestrar la cláusula de empleo la gerencia de PDVSA y preparar el asalto final contra los beneficios obtenidos tras décadas de luchas obreras, en el teatro montado en la actual discusión del Contrato Colectivo Petrolero (CCP) 2007-2009.

La actual gerencia de PDVSA ha preparado el plan más devastador que haya conocido contra los intereses de los trabajadores de cualquier sector laboral. Ha trasladado bajo régimen cooperativo a mas de 5.000 trabajadores, en las áreas de mantenimiento, buceo, mensajería, transporte; a mas de 4.000 trabajadores bajo la figura empresarial de Empresas de Producción Social (EPS); pretende sustituir a mas de 2.000 trabajadores con la Reserva Militar y mantiene en ascuas a mas de 200.000 trabajadores inscritos en ese sistema macabro de empleo llamado el SISDEM. Sistema donde se emplea al trabajador por 15 días a 1 mes si acaso, para ser burlados luego en la mayoría de los casos los beneficios contractuales.

La valiente decisión de un numeroso grupo de 600 trabajadores de atarse a los taladros de perforación ocurrida recientemente, para defender sus puestos de trabajo y el pan de sus familias, es el reflejo de la nefasta realidad que viven los trabajadores petroleros. Perseguido hoy por haber firmado en el RRP, por no haberse inscrito en el PSUV, por no pertenecer a las huestes oficialistas.

Actualmente ningún trabajador del sector bien sea de PDVSA o de contratistas está estable. La estabilidad laboral consagrada en la cláusula 49 del CCP, el artículo 34 de la Ley de Hidrocarburos, en el artículo 93 de la CBV es letra muerta. Los nuevos patronos revolucionarios de PDVSA y contratistas son los principales violadores de los derechos laborales. Y lo peor la sombra del sicariato que hoy afecta al sector Construcción, también se muestra en los predios petroleros. Convirtiéndose en irónico el nuevo rol de la Guardia Nacional, ayer custodia de las instalaciones petroleras y hoy es la gerencia de recursos humanos de los sucesivos conflictos laborales ante tanto atropello.

Este cuadro dantesco del mundo laboral petrolero está precedido del despido sin pago de indemnización a más de 20.000 trabajadores del paro nacional de 2002-2003. Demostrándose que la política antilaboral de la actual gerencia de PDVSA no es sólo contra estos trabajadores, sino que continúa hoy con las aberrantes figuras laborales señaladas anteriormente.

La faena pretenden redondearla en la discusión actual del CCP con una federación petrolera “unificada”, la cual sustituye a las históricas FEDEPETROL, FETRAHIDROCARBUROS, ya que SINUTRAPETROL se prestó desde el inicio para liquidar la autonomía sindical y entregarle la estructura sindical a PDVSA, en un acto patronal que preparan para los próximos días. Donde esta gerencia podrá hacer gala por lo denunciado, de aplicar la mas selecta revolución neoliberal contra los trabajadores petroleros.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba