Economía

Petróleo nuestro

La semana pasada, coincidiendo con el cierre del año fiscal, se celebró un evento en el que se anunció al país el inicio de una nueva etapa en nuestra historia petrolera. Una en la que se revertiría la política de “apertura”, y se entraría en una en la que el Estado tomaría pleno control de nuestra principal riqueza natural. Sin embargo, en realidad, aún no se sabe bien cómo, o si, este nuevo esquema va a funcionar. O si será beneficioso para Venezuela a la larga.

En efecto, en el lado aparentemente positivo del nuevo esquema, las empresas internacionales se convierten en socias de PDVSA en situación de minoría accionaria, vale decir sin poder controlar la empresa mixta a la que pertenezcan, lo que equivale a decir que será nuestra empresa estatal la que decida sobre la estrategia, políticas y planes de cada asociación.

Por otra parte, las empresas y las nuevas asociaciones se someterán al marco legal venezolano, sin recurso a los sistemas judiciales de otros países, lo que suele constituir el formato estándar en la mayoría de las asociaciones de empresas multinacionales cuando invierten en países del tercer mundo. Una victoria que se anota el gobierno en materia de soberanía.

Igualmente, por ser PDVSA la socia principal de cada convenio, podrá decidir qué tipo de personal puede trabajar en la nueva empresa y, con base al proyecto de ley de cogestión, podría en principio convertir estas asociaciones en empresas cogestionarias, en vista de la participación preponderante del estado en ellas.

En resumen, estamos hablando de que las empresas internacionales, en su mayoría, habrían aceptado el nuevo y desconocido esquema, a pesar de los grandes riesgos que les supone hacerlo. ¿Por qué lo hacen y a cambio de qué?

Es lícito suponer que la mejor manera que tendrían para mitigar el enorme riesgo al que se enfrentan, será simplemente de invertir el mínimo posible, y recuperar la inversión en el menor tiempo que sea factible.

Si esta estrategia se materializara, habremos obtenido una victoria pírrica, pues sólo mediante gigantescos y prolongados esfuerzos de inversión será como se pueda desarrollar el enorme potencial petrolero que tiene Venezuela. No simplemente extrayendo sin invertir. Como lo hemos hecho en estos últimos años. Lo que se traducirá finalmente, bien sea en el declive y muerte del plan, o en la violación de su estructura anunciada, para salvarlo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba