Economía

Poco margen de maniobra

En las últimas semanas los precios de los principales marcadores de los crudos petroleros en el mercado internacional han venido mostrando una tendencia alcista en contradicción con los pronósticos un tanto pesimistas que los más connotados analistas petroleros hacían sólo hace pocos meses. En realidad tal contradicción es sólo aparente, pues el bolívar se ha debilitado frente al dólar y en la primera semana del mes de octubre se ha observado un alza importante del euro frente al dólar.

Por otra parte, el cuarto trimestre del año presenta estacionalmente el del mejor precio y volumen de venta, ante los preparativos para el invierno del hemisferio norte, de manera tal que si bien los precios del petróleo presentan una tendencia moderada al alza en el futuro mediato, no es de esperar precios similares a los que ocurrieron en julio del 2008 cuando se superaron los 140 $/b. El precio promedio mensual de la cesta de crudos de la OPEP sólo ha estado una vez por encima de los 80 $/b en estos primeros nueve meses del año 2010 y el precio promedio anual alcanzado a la fecha es de 75 $/b, por lo que se estima que el promedio del año estará muy cercano de los 80 $/b y para el año 2011 se estima que el mismo pudiera estar en promedio en el orden de los 92 $/b.

Este escenario tan favorable para nuestro país, dada su condición de país eminentemente petrolero arrojará sin embargo un margen de maniobra económica bastante reducido como consecuencia del diseño de las políticas económicas imperantes en el país y lo que quizás es más grave aún, como consecuencia del gigantesco déficit de la actual administración con el país.

El déficit acumulado en los distintos sectores de la vida nacional y que impiden y gravan el crecimiento del país consumirán inexorablemente los excedentes, de haberlos, de una mejora en los precios del crudo en el mercado internacional.

La situación de la infraestructura vial, el lamentable estado de la red de carreteras interurbanas, la vialidad urbana. La situación de la infraestructura del sector eléctrico tanto en el área de generación como en las áreas de transmisión y distribución. La situación de los hospitales públicos, de los planteles educativos, de las universidades nacionales y pare de contar. En otras palabras, el despilfarro, la ineficiencia, la corrupción, la malversación, el derroche, la entrega graciosa de recursos a los supuestos países aliados. Todo ello nos ha llevado a tener un enorme déficit social con nuestro propio país y sus habitantes.

Aunado a la necesidad de enjugar al menos parcialmente este déficit entramos en un período de elecciones presidenciales, de gobernadores y de alcaldes donde, conocidas las actuaciones anteriores del actual gobierno, se destinarán importantes recursos económicos al logro del objetivo electoral.

Tantas demandas impuestas sobre los ingresos fiscales y con un sector petrolero nacional severamente comprometido en su capacidad de reacción el margen de maniobra del Ejecutivo será realmente bajo y el Ejecutivo nacional sacrificará muchos programas estableciendo sus prioridades ideológicas y no necesariamente las más anheladas por la población.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba