Economía

Preparémonos para la ola migratoria de los países que firman TLC con USA

Los economistas debemos dar recomendaciones para el crecimiento y prosperidad del país (si a eso nos dedicamos). Por eso, considero oportuno emitir mis opiniones sobre lo que pasa en América Latina y las firmas de TLC (Tratados de Libre Comercio) bilaterales con USA (Estados Unidos de América) que están haciendo algunos gobiernos de la región, así como la reciente crisis de la Comunidad Andina.

Vemos que los países que están firmando rápidamente los TLC con USA son los países más pobres y que más exportan mano de obra barata al mundo, con todo el trauma humanitario que implican. Un reciente estudio menciona los millones y millones de latinoamericanos que están como emigrantes en otros países, particularmente en USA, Europa occidental, y algunos receptores intrarregionales, como Venezuela y Argentina. Es paradójico que la región del mundo que tiene la mejor relación “recursos naturales – población”, tiene altos niveles de pobreza, y además, si bien en el pasado fue un polo que atraía inmigrantes, ahora los emite en masa. Por cierto, esa pobreza no se debe a los números generales, a lo “macro”, sino a la redistribución de los ingresos.

No se sabe cuántos mexicanos residen en el exterior (debido a que muchos de ellos están de manera ilegal), especialmente en USA, pero se cree que pasan ampliamente de los 20 millones. Sumemos los millones de mesoamericanos que también deambulan por otros países (especialmente en USA); como será que los candidatos presidenciales centroamericanos y caribeños hacen campaña en USA, y los asuntos de sus connacionales que allá viven forman parte de sus temas políticos, y exhiben como un logro cuando consiguen algo para sus paisanos que habitan en el norte (ejemplos: México, Rep. Dominicana, El Salvador, Nicaragua). Si no, vean los noticieros de lengua hispana que vienen de esos países o de USA.

Falta añadir a esta lista otros exportadores de gente: Colombia (en Venezuela tenemos incontables millones), Ecuador (además, viajan mucho a España), Perú, Bolivia, Uruguay, Chile (éste último fue por razones políticas durante la dictadura de Pinochet), Argentina (por motivos similares, y por relaciones familiares; Argentina manda y recibe personas, tiene doble función), etc., … y Cuba (es verdad que no hay relaciones cordiales entre USA y Cuba, pero recordemos que antes del gobierno de Fidel Castro, su país era prácticamente un pedazo de USA).

Solamente Brasil, Venezuela, y en menor escala, Costa Rica, tienen un balance ampliamente positivo, en el sentido de que han recibido muchas más personas de las que envían, comparándose aquí con … USA, Canadá y Australia.

A los países que envían emigrantes, podemos clasificarlos en dos categorías: a) los que mandan obreros no calificados a realizar los trabajos más duros y desagradables en condiciones paupérrimas (México, Guatemala, Nicaragua, Rep. Dominicana, Haití, Perú, etc.); y b) aquellos cuya mayoría de emigrantes no están tan mal, e incluso, forman parte de la clase media (Argentina, Cuba, Chile, Uruguay, Venezuela, etc.).

Como característica común a los países que envían un alto porcentaje de sus ciudadanos a vivir en el exterior, está que todos ellos tienen economías sumamente dependientes de USA, y es más, no solamente son dependientes en lo económico, sino también en lo social, en lo político y en lo mental.

Las consecuencia y lo que nos espera

Sin lugar a dudas, algunos de los países que han firmado los TLC bilaterales con USA son parte del vecindario venezolano, y tradicionalmente envían muchos emigrantes a nuestro país. Especialmente nos referimos a Colombia, Ecuador, Perú y Rep. Dominicana. No sabemos cuántos nacidos en esos países y sus descendientes directos habitan en Venezuela, pero seguramente pasan de 5 millones, según los rumores.

Ahora bien, el enriquecimiento rápido de la población donde no hay precedente cercano de riqueza es casi imposible, así que todas las promesas que han hecho los líderes de esos países para promocionar los TLC se vendrán al suelo, y el empobrecimiento seguirá, porque ésa es la experiencia de anteriores TLC. Una eventual mejora del nivel de vida es un sueño utópico que no se concretará en la realidad.

Así las cosas, dado que el ser humano, como todo animal, lucha por su supervivencia y su bienestar, los habitantes de esos países, sumidos en su pobreza, lógicamente buscarán otros destinos para su vida, y muchos emigrarán a como de lugar.

Dado que, por un lado, USA ha restringido la entrada a su territorio mediante barreras legales, electrónicas, muros, etc., y por el otro lado, debido a que nuestros vecinos andinos quedan un poco lejos de USA, su primer destino lógico para la emigración era y seguirá siendo … Venezuela, porque la parte más poblada y desarrollada de Brasil queda más allá de las extensas selvas amazónicas.

Así, una de las consecuencias no mencionadas de los TLC bilaterales que se han firmado, serán los movimientos humanos, porque esos TLC son solamente, de los factores de producción, a nivel de capital y mercancía, dejando de lado al trabajo, y esperamos, que a la tierra.

Los TLC neocoloniales

Por cierto, antes de terminar, queremos hacer el comentario de que los gobiernos que firmaron los TLC bilaterales lo hicieron en peores condiciones que las que nunca se previeron, porque lo hicieron de manera bilateral en el viejo esquema colonial: metrópoli (USA) – colonia (país latinoamericano). No hay un TLC entre México con Perú, o entre Perú con Rep. Dominicana, sino que es de USA con cada uno de los países. Y hasta ahora, nadie ha asomado ni siquiera una teórica unidad entre los firmantes latinoamericanos de TLC.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba