Economía

Presidente de Sanitas: «Tenemos la sensación de que nos invitan a marcharnos»

El mercado de aseguradoras en Venezuela se contrae. La situación económica ha obligado a la Organización Sanitas Internacional a replantear su desempeño en el país. Tras un rezago en los costos de sus tarifas, que acumulan más de un año, el recorte de coberturas y servicios, así como la incertidumbre respecto a la aprobación por parte de la Superintendencia de la Actividad Aseguradora (Sudeseg) de un producto acorde con el poder adquisitivo actual del venezolano, el presidente ejecutivo del grupo y encargado en países como Colombia, Brasil y Perú, Ignacio Correa Sebastián, lamenta el estatus de la empresa en el país y precisa: «Tenemos la sensación de que nos invitan a marcharnos».

En entrevista para Analítica.com, Correa detalló la realidad de la medicina prepagada en Venezuela, el sector en el que se especializa Sanitas desde que llegara al país en 1998.

ignacio-correa-sebastian
Sanitas cerró el centro médico que está ubicado en la Castellana, en Caracas, y siete oficinas de atención al público en todo el país para continuar sobreviviendo, según especifica Correa

Insuficiencia económica, el rol de la Sudeseg, el tamaño del sector que atiende Sanitas Internacional en suelo venezolano y el estatus de las tarifas vigentes (en total situación de rezago) son los cuatro elementos medulares que, de acuerdo con el ejecutivo de la empresa, hacen inviable continuar con las actividades en el país si no hay un cambio de las condiciones actuales.

«Hacer un balance económico justo pasa por destacar que tenemos 18 años en el país, que iniciamos con un producto innovador como la medicina prepagada, porque el segmento privado en Venezuela ha estado tradicionalmente limitado a los servicios HCM. Nosotros veníamos con un producto de cobertura integral de prevención, diagnóstico, evaluación, consulta, y que además era ilimitado, algo que ahora se ve sumamente comprometido por la situación. Con ese producto logramos una presencia importante en Venezuela, que nos permitió tener hasta hace un par de años 360 mil usuarios. En estos momentos -por las circunstancias- se ha reducido a 200 mil usuarios».

Correa especificó que las tarifas con las que opera la empresa fueron calculadas en 2014 y aplicadas en todo el 2015, lo que generó un impacto considerable en las finanzas de la empresa. Sin embargo, aclara que establecer una tarifa con cierta permanencia en el tiempo es imposible por la inflación desbordada.

«Ante esa situación económica difícil aumentamos la tarifa provisionalmente en el mercado, en función de los riesgos que estábamos cubriendo y los costos, y cuando fuimos supervisados por la Sudeseg, pasado un tiempo, vino todo el tema de la regulación de precios».

Tras cinco reuniones con la Sudeseg este año, la instancia autorizó un aumento de las tarifas, sin embargo, las tasas de coberturas de la compañía en el segmento de personas mayores de 65 años fueron revocadas.

«Nos autorizaron para la subida de tarifas en toda la cartera de servicios que venían con la referencia del IPC del año pasado, mucho menos porque el BCV reconoció una inflación de 190% y nosotros subimos 140%. Pasado los meses nos revocaron las tarifas de las personas mayores de 65 años, que es una de las cosas novedosas que teníamos porque asegurábamos personas mayores, evidentemente con una tarifa diferencial, porque los riesgos son mucho más altos».

Resaltó que tienen una cartera de casi 30% de los asegurados totales que son personas mayores, «lo que significa que son muchas personas, casi 70 mil usuarios. Al revocarnos esa tarifa y al no poder subir 30% que teníamos previsto en nuestra propia cartera nos hace un daño terrible económicamente».

El ejecutivo de Sanitas Internacional reiteró que en octubre fue la última reunión con los representantes de la Sudeseg, para replantear ante la instancia la imposibilidad de continuar con las operaciones si mantenían las tarifas por debajo de lo que han estimado.

“Les hicimos ver que no podíamos seguir operando en el mercado por las circunstancias en las que estábamos: veníamos con dos años de rezago, tarifas por debajo del IPC real del BCV, que nos habían revocado de las tarifas aplicadas a los mayores y que la inflación sigue desmejorando los servicios, de una manera que no podíamos costear el acuerdo entre la compañía y los usuarios, para ofrecer calidad. En ese momento sí nos dejaron entrever la posibilidad de aprobación para un plan más económico, que esperemos tener respuestas hasta finales de este mes, pero estamos en un limbo ahora mismo”.

Cierre inminente

Sanitas cerró el centro médico que está ubicado en la Castellana, en Caracas, y siete oficinas de atención al público en todo el país para continuar sobreviviendo, según especifica Correa.

La empresa paga en dólares los costos de los insumos y las pérdidas no cesan, pues trabajan en bolívares y a precios regulados. La situación compromete a empleados y a clientes por igual; son 2.100 trabajadores y 200 mil clientes actuales en cobertura.

“Todo esto afecta la calidad. Después de 18 de una inversión enorme, como el centro médico de la Castellana que estamos cerrándolo para venderlo y poder seguir sobreviviendo, y con una inversión en el Centro Médico de Santa Paula, cercana a los 80 millones de dólares; teniendo dos centros de odontología, uno de oftalmología y todo lo que hemos hecho en el país, pues tenemos la sensación de que nos están invitando a marcharnos”, reiteró.

Sanitas Internacional comenzará operaciones en Estados Unidos próximamente, específicamente en Tampa (Florida), además de las sedes que mantiene en México y en Filipinas. Venezuela es el único país de la región que no podrá presentar un presupuesto por la incertidumbre económica en la que está sumida.

“Hemos perdido 60 mil usuarios, lo que es una barbaridad para una aseguradora, pero no podemos vender a pérdidas. No podemos tener pérdidas asumidas mes tras mes cada vez más cuantiosas. Nosotros teníamos 2.700 empleados y ahora tenemos 2.100, y seguimos perdiendo porque vamos restringiendo la plantilla. Para nosotros hay dos ejes fundamentales: los clientes y nuestros empleados”.

La compañía espera que con la reconfiguración de tres planes ajustados a las necesidades de cada segmento pueda seguir operando en el país, pero, aclara Correa, debe existir voluntad por parte de la instancia correspondiente.

“La aprobación del tercer plan es fundamental, porque tenemos una inflación de casi 1.000%. Habrá gente que podrá pagar el Plan Premium, otros podrán pagar el plan Sanitas Integral y otros tendrán que pasarse al tercer producto que es el que planteamos, más económico finalmente y más viables con unas coberturas más limitadas”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba