Economía

Presidente: El culpable no es el crecimiento económico, es la actitud, desidia e ineptitud de su gobierno

Para explicar el motivo de los apagones eléctricos, el presidente, como en su acostumbrado estilo manipulador, mentiroso e irresponsable, se hizo un mea culpa por dichas fallas; pero eso sí, el mea culpa resultó ser parcial y condicionado.

Dentro de las justificaciones, esgrimió la de siempre, la mas trillada, y la que nadie le cree; como lo es, la de que Venezuela ha crecido económica y demográficamente a pasos agigantados, y el gobierno no ha tenido tiempo suficiente de arreglar todos los problemas a la velocidad que ameritaban estos.

Otra razón, de una mezquindad extrema, es la de que los gobiernos anteriores de la cuarta república dejaron muchas cosas en mal estado, y no hicieron las inversiones que tenían que hacer en materia de electricidad.

Como venezolano de la tercera edad y como profesional del área petrolera, he sido testigo de excepción, de que de las áreas a las cuales los gobiernos democráticos anteriores a éste dictatorial régimen, les dedicaron las mayores inversiones y esfuerzos de mantenimiento, fueron al sector eléctrico y al petrolero.

La represa hidroeléctrica de Guri, bautizada originalmente como la Central Hidroeléctrica Raúl Leoni, rebautizada por el fanatismo chavista como Simón Bolívar, suministra cerca del 70% de la demanda nacional de electricidad. Esta inmensa obra, fue diseñada y construida por gobiernos adecos.

La construcción de Guri se inició en 1963 con la planificación y diseño previos del gobierno de Rómulo Betancourt y la posterior construcción por el gobierno de Raúl Leoni; ambos gobernantes adecos. Fue construida en dos etapas. La primera etapa se concluyó en 1978, durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez y la segunda concluyo en 1986, durante el gobierno de Jaime Lusinchi, ambos presidentes también adecos del periodo de la denominada cuarta república.

Su enorme capacidad de generación de 10 millones de kilowatios/hora, la colocó en ese entonces en el segundo lugar de todas las represas del mundo, después de la Central Hidroeléctrica de Itaipú, ubicada entre Brasil y Paraguay. Tal es la capacidad de generación eléctrica de la Central Hidroeléctrica del Guri, que Venezuela ha exportado electricidad a Colombia y al Brasil. Desconozco si actualmente se mantiene ese fraternal suministro.

Algo que muchos venezolanos desconocen, es el hecho, de que antes de la incorporación de la Central Hidroeléctrica Raúl Leoni al sistema eléctrico nacional, la energía eléctrica requerida en las operaciones y en el alumbrado de las residencias de la industria petrolera nacional, era producida por generadores eléctricos propios, los cuales eran instalados y mantenidos por la industria petrolera de entonces.

La filosofía de trabajo establecida en la industria petrolera nacional, era la de que todo proyecto de inversión que necesitara electricidad, debía ser autosuficiente de producirla y autoabastecerse de la misma, con sus propios generadores.

Cuando la Central Hidroeléctrica de Guri entro en actividad en 1976, vista la disponibilidad suficiente de electricidad que tenia el Guri, en la medida en que estos generadores petroleros se fueron envejeciendo, la industria petrolera empezó a consumir energía eléctrica del sistema nacional de electricidad, bajo un sistema dual, a utilizar como medida de emergencia. En algunos casos, este uso de la electricidad nacional se hizo permanente en la industria petrolera.

De ser así, hoy día, los apagones también pudieran estar afectando seriamente a la industria petrolera venezolana, lo cual es un punto de atención adicional al que tienen ya las comunidades civiles, debido a que se trata de nuestra principal fuente de ingresos, lo cual complicaría la situación.

Cuando acuso al gobierno de desidia e ineptitud, lo hago con responsabilidad y conocimiento de causa. No es posible, que después de 10 años de gobierno, con tanto ingreso administrado, el presidente admita su culpabilidad a medias, y trate de echarles la culpa a otros gobiernos. El presidente ha tenido el tiempo suficiente, y el dinero abundante, para resolver el problema. Solo le ha faltado la humildad de reconocer sus culpas, la voluntad política, y el equipo de trabajo competente que le ayude a gobernar y a resolver problemas.

Cuando el presidente decidió rodearse de revolucionarios leales, incompetentes, inexpertos, aduladores e incondicionales a él, para gobernar; sello la suerte de su gobierno y lo condenó al fracaso. Si a esto se le agrega el tratar de convertir a Venezuela en un país comunista, sistema político que ha fracasado en todo el mundo, terminó de condenar a su gobierno. Si a todo esto se le suman los niveles de corrupción permitidos y hasta auspiciados por el propio gobierno, ante la vista gorda del propio presidente y demás poderes, entonces no existe margen de posibilidad alguna de que su gobierno sea exitoso, y seguirán los apagones.

Esto sin mencionar el tiempo que al presidente le queda libre para gobernar, que como sabemos debe ser muy reducido, dada su vocación enfermiza de viajero empedernido, comprando conciencias y tratando de vender a las otras naciones latinoamericanas un proyecto socialista que ha fracasado en China, Rusia y Cuba, entre muchos otros países comunistas, que lo practicaron.

Presidente, un crecimiento económico, como el que usted señala que tenemos en Venezuela, viene generalmente acompañado de nuevos y grandes proyectos de inversión de capital, que consumen grandes cantidades de electricidad y energía, entre muchos otros insumos y servicios básicos requeridos.

Por el contrario, que se sepa, en Venezuela han cerrado cerca de 7000 empresas de bienes y servicios privadas, y existen otras tantas en vías de desaparecer por sus políticas erradas, obtusas y de enfrentamiento con el sector privado. El crecimiento al que usted se refiere, es un simple incremento en la cantidad de circulante, como resultado de su empeño en hacer creer al pueblo, que existe crecimiento económico y abundancia.

Este crecimiento no es producto de la iniciativa privada nacional e internacional, que ha decidido traer su dinero a Venezuela, entusiasmada con su gobierno y su gestión. Es producto de los aumentos del precio del petróleo, ingresos que usted ha dilapidado cruelmente. Es un “crecimiento económico” falso y engañoso.

Tampoco es producto de la eficiencia de las empresas, comunas, misiones o cooperativas productivas del gobierno, a las cuales usted llama socialistas, que lo que hacen es chupar y dilapidar dinero fácil del petróleo. Ese crecimiento económico al que usted hace referencia, es en realidad, un crecimiento de importación de alimentos y de bienes de servicio, que antes producíamos en el país, y que ya no generamos al ritmo de antes, gracias a su fracasada gestión administrativa.

El único crecimiento que ha habido en Venezuela, aparte del hambre, la pobreza, la delincuencia y la miseria, es el de la población, que como es lógico de esperar, tiene un crecimiento interanual de solo un 4-5%; y que en el tiempo que usted tiene en el gobierno es cercano a unos 5 millones de nuevos venezolanos. No obstante, no olvidemos que habrá que extraerles los muertos habidos, que han sido unos cuantos y según entiendo, gracias solo al hampa pasan de 100.000 por año. También habrá que extraerle a ese crecimiento en población, el éxodo de los venezolanos que se han ido a otros países, huyéndole al comunismo, cuyas cifras parecen ser superiores al millón de venezolanos que se han ido, algunos de ellos para siempre, gracias a su fracaso como gobernante.

En resumen presidente, sus excusas no son aceptables, como causa de los apagones. Le sugiero revise el estado de las políticas de mantenimiento, que realizan su gobierno y las empresas del estado. Eso de que en Planta Centro, por ejemplo, solo este funcionando un generador de un total de cinco instalados, tiene que tener una explicación sensata de parte de la gerencia de esa planta. Tengo entendido que a lo largo de todas las plantas generadoras de electricidad en Venezuela, existen muchos generadores fuera de servicio, por falta de mantenimiento, asunto este que amerita una investigación técnica y administrativa a fondo, para buscar soluciones permanentes.

En el área de transmisión, también se producen muchas fallas de mantenimiento, por falta de políticas claras, coherentes y permanentes. Si no se practica rutinariamente el mantenimiento predictivo, preventivo y correctivo, como debe ser, es imposible mantener funcionando bien a las empresas eléctricas, ni a ninguna otra empresa de otros sectores.

Me acabo de enterar del pronunciamiento y desmentido que le hizo a usted el Colegio de Ingenieros de Venezuela, respecto al problema de los apagones y su irresponsable notificación de que el asunto sería resuelto totalmente en solo tres meses, cuando este es un problema que requiere de varios años para resolverlo de raíz. Tiene mucha razón el CIV en hacer esas oportunas y acertadas declaraciones, puesto que se trata de respetar al venezolano y evitar que se le siga engañando, tal como usted lo hace frecuentemente.

Presidente, admita su culpa completa en la ocurrencia de los apagones. Usted es el único culpable de todo esto. Si no lo ha hecho, proceda de inmediato a nombrar a un equipo de trabajo multidisciplinario, con los mejores profesionales de la nación, en sus respectivas especialidades, incluyendo a representantes del CIV. No importa que no sean de su ideología política. ¡Presidente, apúrese antes de que sea demasiado tarde; corrija su actitud, desidia e ineptitud, que el tiempo corre inexorablemente!

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba