EconomíaEspecial País

Desconfianza en el bolívar y aumento de liquidez presionan al alza el mercado cambiario

Se agudizan las presiones cambiarias. Pese a la extinción del crédito bancario, tanto la tasa oficial como el tipo de cambio paralelo repuntan a un ritmo acelerado, a tal punto de que la moneda estadounidense en las mesas de dinero alcanzó los 13.921,47 bolívares por dólar mientras que en el mercado paralelo la divisa ronda los 15.000 bolívares.

A expensas de una caída brutal en la actividad económica, el Banco Central de Venezuela (BCV) contrajo el crédito bancario mediante el incremento del encaje legal marginal a 100%, como una estrategia para frenar la hiperinflación y contener el tipo de cambio, bajo la premisa de que son los bancos los responsables de la subida del dólar paralelo, a través del otorgamiento de créditos, con los que los ciudadanos buscan dólares para protegerse ante la devaluación de la moneda local, generando presión en el mercado cambiario.

A juicio del economista y calificador de riesgo bancario, Leonardo Buniak, el BCV no logró su objetivo inicial, pues a pesar de estar provocando una caída vertiginosa en la actividad económica y colapsar al sector productivo del país, el ritmo inflacionario y la presión cambiaria, igualmente, se han exacerbado.

Leonardo Buniak, economista y calificador de riesgo bancario / Foto: Andrés Gerlotti

Problema de confianza

Buniak asegura que el factor principal que impacta al mercado cambiario es la falta de confianza y credibilidad en el bolívar y en las capacidades del BCV de poder solventar el problema económico.

Cuando los agentes económicos consideran que las cosas van a marchar mal y que hay errores en la ejecución de las políticas económicas, comienzan a descontar anticipadamente los efectos previsibles de un fracaso en la economía del país, explica el experto financiero.

En ese sentido, la alternativa para todos los agentes económicos que hacen vida en el país ha sido dolarizar sus haberes. «Estamos en un proceso muy fuerte de dolarización porque los agentes económicos desprecian a la moneda local en beneficio de la moneda dura que es, en este caso, la divisa norteamericana», sostuvo.

Buniak agregó que con el bolívar ocurre lo mismo que con la criptomoneda oficial. «El Petro no ha existido ni va a existir, porque es dinero virtual fiduciario, es decir, que el valor depende de la confianza del público para usarlo, ya sea como forma de pago, o como unidad de cuenta. No hay confianza en él porque no hay confianza en quien lo emite», aseguró.

El «Petro» es un criptoactivo que tras una medida ejecutiva del presidente Donald Trump, que prohíbe a los estadounidenses hacer negocios con el instrumento, se transformó en certificado de ahorro y se acepta como forma de pago en algunos comercios.

Aumento en la liquidez

En el contexto de una contracción económica agravada destacan otros factores que han incidido en el alza del tipo de cambio.

Según la data más reciente publicada por el Banco Central de Venezuela, la liquidez monetaria se ubicó exactamente en 10 billones 775 mil 980 millones 750.884 bolívares, lo que representa un incremento de 13,36% en las dos semanas transcurridas entre el 19 de julio y el 2 de agosto.

El especialista en materia económica señaló que, llegado el tercer trimestre del año, hay una mayor ejecución del gasto público y esto, posiblemente sumado a los créditos otorgados por la banca pública y privada a la empresa estatal Agrosur y a otros productores, esté llevando a que esté circulando más dinero en la economía nacional y, en consecuencia, el aumento de liquidez presione los precios y el mercado cambiario.

Lea también: Sin capacidad crediticia, banca prestó a Agrosur más de 328 mil millones de bolívares

Según el Decreto N° 3.970, publicado en la Gaceta Oficial N° 41.670, con fecha del 9 de julio de 2019, se autorizó a la empresa del Estado Conglomerado Agrosur, S.A., para suscribir contratos de crédito con el sector bancario nacional por la cantidad de 328 mil 689 millones 229.372,66 bolívares, monto que supera ampliamente la capacidad crediticia de la banca.

Encrucijada

Buniak destaca que el problema de confianza y credibilidad en el bolívar es tan alto que una medida tan importante como la liberación del encaje legal, si se llevara a cabo en este momento, representaría un impulso tal que «veríamos subir el mercado cambiario por las nubes».

A juicio del economista, esto mantiene al Gobierno nacional en una gran encrucijada estratégica, pues aunque la liberación del encaje legal es fundamental para aumentar los niveles de intermediación en crédito y, en efecto, reactivar la economía, la medida debe ir acompañada de otro conjunto de políticas que generen confianza, para evitar que los bolívares liberados vayan hacia el mercado cambiario y lo presionen al alza.

Para Buniak, es necesario devolver la autonomía al BCV «para que pueda hacer un ejercicio verdadero de política monetaria, y que deje de monetizar el déficit fiscal».

De igual forma, hace falta financiamiento del déficit, tanto fiscal como en balanza de pagos, para lo cual se requiere asistencia de organismos multilaterales en el ámbito técnico y financiero.

El día en que el Gobierno pacte con el Fondo Monetario Internacional un programa de ajuste y estabilización macroeconómica, la confianza va a regresar, porque los organismos multilaterales estarían avalando las políticas implementadas, argumentó Buniak.

Sin embargo, cualquier medida económica debe ir acompañada también de un giro de carácter político, teniendo en cuenta que el Gobierno de Nicolás Maduro no es reconocido por la gran mayoría de la comunidad internacional ni goza de la confianza de multilaterales.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba