Economía

¿Qué es un banco?

El jueves pasado, para cerrar con broche de oro (?) el mes de julio, o para difuminar los efectos de veintiséis decretos promulgados atropelladamente dentro del último día de la Ley Habilitante, nos encontramos con la noticia de la estatización forzada y pagada del Banco de Venezuela.

Durante muchos años y desde diferentes posiciones estuvimos dentro del banco y de otras empresas de la organización.

Muchas han sido las llamadas telefónicas y las consultas personales alrededor de esta nueva arremetida del Estado contra la empresa privada en Venezuela.

Nos resulta difícil la especulación alrededor de las consecuencias para los distintos actores del país por la situación planteada. Nos parece mucho mejor tratar de comunicar lo que tenemos como conceptos fundamentales alrededor de una empresa del sector bancario.

Como norma general podemos decir que una empresa está constituida por sus accionistas, que conforman la denominada Asamblea, sus instalaciones físicas, terrenos, edificaciones y equipos, sus productos y sus clientes. Cuando vamos a los detalles nos encontramos con la importancia que tienen los sistemas de promoción, ventas y distribución de sus productos.

En un banco o en cualquier institución financiera, el éxito de la empresa está íntimamente ligado a la confianza que la clientela tenga en ella y para ello es fundamental tanto la conformación accionaria como la calidad de la administración y manejo de la empresa.

Un banco es la amalgama de una empresa prudente con una administración eficiente y un cuerpo de funcionarios y empleados que brinden la mayor confianza a sus depositantes y el mejor servicio a sus clientes activos.

Venezuela ha experimentado los fracasos de muchas instituciones financieras. En primer lugar podemos anotar la casi totalidad de las empresas financieras que ha promovido y administrado el Estado. Inmediatamente le siguen las empresas financieras que lejos de llenar las condiciones anotadas anteriormente, por una administración imprudente y sesgada y por una falta de supervisión adecuada, fracasaron y pusieron en riesgo los depósitos del público. Frescas están para muchos venezolanos las amargas experiencias del año 1994 de cuyos efectos todavía el país no se ha recuperado.

FOGADE todavía se encuentra intoxicado por la ingente cantidad de activos recibidos como consecuencia de las intervenciones que se realizaron entonces.

El Banco de Venezuela que otrora fue una de las empresas insignia del capital privado nacional, luego de ser intervenida por el Estado y vendida a los actuales accionistas españoles, es sometida a una compra presionada, que conduce a su estatización.

No queremos evadir alguna reflexión sobre el futuro inmediato. Su personal está conformado por unos cinco mil trabajadores que se ubican en todo el territorio nacional. Muchos de ellos tienen una antigüedad y una vocación de buen servicio que se colocan en riesgo. Quienes califiquen para una liquidación ventajosa o para una jubilación adecuada no vacilarán en materializarla. La calidad del servicio se verá seriamente afectada. Además, ya se ha sentido la migración de sus depósitos.

Un banco se nutre, fundamentalmente de la fiducia que es la capacidad de trasmitir confianza a su clientela.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba