Economía

Quiebra y privatización de PDVSA

 El crecimiento de la deuda de PDVSA ha ocasionado que su riesgo patrimonial, es decir, el peso del endeudamiento sobre su patrimonio haya aumentado 11 puntos porcentuales en un año (2010-2011), la misma subió de 33,1% a 44,1%. Su deuda externa de acuerdo con los datos del BCV alcanzó la cifra de 35,1 millardos de dólares en 2011, es decir un aumento del 383% en 13 años. PDVSA pasó de ser una de las multinacionales energéticas más importantes a nivel mundial en el 1999, a una empresa abrumada y colapsada financieramente en el 2011. Esta impensable y paradójica situación económica (barril de crudo a 115,82$) responde a múltiples factores, entre muchos otros, a una pésima administración, una galopante corrupción, una caída importante de la producción de crudo, así como el uso indiscriminado de sus recursos para el financiamiento de los programas populistas del régimen. Programas sociales (misiones) que lejos de romper con el circulo vicioso de la pobreza, perpetúan la misma y sirven para ejercer un control social sobre los beneficiados. Además, porque se han establecido convenios lesivos a la salud de la empresa con otros países a fin de comprar aliados para el proyecto político del tte coronel en el marco internacional.

Prueba de estas dificultades y de la falta de liquidez ha sido la emisión de títulos de renta fija en la bolsa de Hong Kong (centro del «capitalismo más pujante y dinámico de Asia»), para financiar la explotación en la Faja Petrolífera del Orinoco (“Proyecto Magna Reserva”, en lenguaje Bolivariano). Esta oferta de títulos en lugar de ser un signo de fortaleza de PDVSA, como el tte coronel y sus acólitos proclaman, es un signo de debilidad y de graves carencias de recursos de la estatal petrolera. Recordemos que PDVSA, en sus tres últimos informes económicos ha reflejado pérdidas y en el último de ellos muestra una modesta y contradictoria ganancia, difícil de auditar dado el secretismo como el régimen maneja estas informaciones. Pero además PDVSA ha estado solicitando créditos en el mercado financiero internacional: $1.000 millones concedido por el banco francés BNP Paribas, $3.500 millones de las firmas japonesas Marubeni Corp. y Mitsui & Co. Ltd., 5.000 millones al Banco Industrial y de Comercio Chino (Industrial and Commercial Bank of China Limited – ICBC) y más recientemente reduciendo su participación accionaria en las leoninas empresas mixtas. Ya se ha anunciado que en Petropiar, donde PDVSA tiene 70% del capital accionario, se quedará con 60% después de que concrete la venta de 10% a la China Citic (China International Trust and Investment Corporation). Petropiar es una de las tantas empresas mixtas creadas para la explotación, transporte y mejoramiento de 190 mil barriles diarios de crudo extrapesado extraídos del Proyecto Hamaca, ubicado en la faja del Orinoco en Venezuela, donde la transnacional Chevron posee el 30% del capital accionario. Esta venta del capital accionario constituye, al igual que la creación de las empresas mixtas, un paso más hacia la desnacionalización-privatización de la estatal petrolera al margen de la retórica nacionalista del iletrado de Miraflores. Desafortunadamente esta medida antinacional (venta del capital accionario a entes privados) esta también prevista en el plan de gobierno de la Mesa de la Unidad Democrática como instrumento de recapitalización de la estatal petrolera.

A pesar de que el tte coronel ha repetido una y mil veces en sus falaces peroratas que la PDVSA bolivariana produce “3.5 millones de barriles diarios”, y que hoy es “más independiente de lo que ha sido durante sus años de existencia”, la verdad es muy distinta de lo publicitado: la estatal petrolera produce solo 2.6 millones de barriles diarios, incluyendo el aporte provenientes de las empresas mixtas, según las cifras del propio gobierno y es mucho más dependiente de la tecnología de las transnacionales para mantener su nivel de producción. La tan cacareada “Soberanía Energética y Tecnológica” no pasa de ser una mentira más con la que este régimen falaz y autoritario pretende engañar a los venezolanos.

Se han cumplido más de 7 años del anuncio del “Plan Siembra Petrolera”  (8-08-2005), el cual fue concebido con una inversión de 56 mil millones de dólares, destinado a elevar la producción a 4.5 millones de barriles diarios para el 2009, y ser extendido a 5.8 millones de barriles diarios en el 2012. Ello implicaba un aumento de 650 mil barriles diarios como mínimo por año, más otros 150 mil barriles diarios para compensar la declinación natural de los yacimientos (un 5% en el mejor escenario). Sin embargo, la producción es hoy solo 2.6 millones barriles diarios, equivalente a los niveles de 1991. En conclusión el Plan Siembre Petrolera ha sido un total fraude.

Nuestra principal industria: PDVSA esta siendo criminalmente hipotecada y privatizada al margen del discursito ramplón antineoliberal que repite incansablemente el inquilino de Miraflores. Esta es la cara oculta de la “soberanía petrolera bolivariana” que impulsa el comandante-presidente-enfermo en contubernio con las transnacionales norteamericanas, rusas, chinas, españolas, etc.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba