Economía

¿Quiénes son los muy ricos?

Washington (AIPE)- La caída de las acciones de empresas tecnológicas ha borrado miles de millones de dólares de las carteras de accionistas americanos. Pero ello no ha cambiado un hecho real, la revolución tecnológica ha creado una nueva clase de ricos en Estados Unidos. Como decía Ernest Hemingway, “son muy diferentes a usted y a mí; tienen más dinero”. Pero también trabajan más duro.

Un estudio de Financial Market Research indica cómo la elite tecnológica piensa y vive. Cubre a individuos trabajando en el sector tecnológico que ganan más de 300 mil dólares al año, lo cual los coloca en el tope 1% de ingresos. Este es el grupo contra quien despotrica Al Gore, tratando de introducir la lucha de clases en la política americana.

Lo primero que salta a la vista es la extraordinaria movilidad que caracteriza al sistema económico y social americano. Más del 75% de los americanos muy ricos dicen provenir de familias pobres o de clase media baja y apenas 3% de familias ricas.

Sin una base económica, los nuevos ricos se apoyaron en dos cosas: educación y trabajo duro. 88% se graduaron de universidad y 41% completaron estudios de postgrado. Sólo el 12% no tiene título universitario.

La importancia de la educación se destaca aún más cuando examinamos las causas de la desigualdad de ingresos en Estados Unidos. Se sabe que a los inmigrantes asiáticos les va mejor que a los inmigrantes latinoamericanos, especialmente en California, donde 64% de los asiáticos que trabajan son graduados universitarios, mientras que sólo 15% de los latinos

Los empresarios que se han hecho multimillonarios en el sector tecnológico han trabajado un promedio de 22 años para alcanzar su posición actual y casi todos trabajan en diferentes empresas técnicas desde que tenían 25 años.

Y sus horarios de trabajo siempre han sido muy largos. Casi el 60% de ellos trabajan entre 41 y 60 horas a la semana y 25% trabaja más de 61 horas a la semana. Más de la mitad toma vacaciones de dos semanas o menos. El contraste con la costumbre europea de largos almuerzos y vacaciones de Navidad desde mediados de diciembre hasta mediados de enero no podría ser mayor.

Muy pocos se arrepienten de su decisión de trabajar mucho. Olvídese del mito del ejecutivo con sentimiento de culpabilidad por no dedicarle suficiente tiempo a su vida familiar. Más de 70% de los principales ejecutivos de empresas de tecnología mantienen que sus largas horas de trabajo no han sacrificado sus relaciones con hijos, esposas y amigos.

Este alto nivel de satisfacción parece aplicarse más a los hombres que a las mujeres. El Wall Street Journal reporta sobre el alto número de mujeres que abandonan su carrera para tener hijos.

Asegurar el futuro de sus hijos es la principal razón que da ese 1% de mayores ingresos, quienes en promedio aportan el 6% de sus ingresos, después de impuestos, a donaciones de caridad, especialmente a instituciones educacionales, religiosas y que ayudan a los necesitados y a los niños.

Allí está. Quienes ganan mucho provienen de familias modestas e invierten en su propia educación. Trabajan duro y disfrutan hacerlo. No parece ser un grupo despreciable por muy mal que hable de ellos Al Gore. ©

* Columnista del Times de Londres.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba