Economía

Reflexiones petroleras

L a transición que se observa en (%=Link(«http://www.pdvsa.com/»,»Pdvsa»)%), al pasar a ser una corporación de desarrollo, ha levantado las más diversas opiniones al respecto. Pdvsa ya no es simplemente una empresa petrolera, se está convirtiendo en una corporación de desarrollo. Pdvsa ha creado filiales tales como Servicios, Industrial, Agrícola, Producción y distribución de alimentos, Gas comunal, Ingeniería y construcción, Naval y Desarrollos urbanos. De igual manera, adquirió todo el sector eléctrico para luego traspasar el mismo a la nueva Corporación Eléctrica Nacional.

Pdvsa manufacturará, producirá, distribuirá y proveerá servicios de mantenimiento, ingeniería, construcción de plataformas petroleras, ropa, calzado, enseres domésticos, herramientas, camas, comedores, electrodomésticos, televisores, radios, alimentos, soya, azúcar, gas en bombonas, barcos, astilleros, diques, viviendas.

El G obierno nacional resucita el concepto de las corporaciones de desarrollo, así como también el concepto de regionalización que se trató de implantar durante el primer gobierno de Rafael Caldera. En el gobierno de Rómulo Betancourt, se creó la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y de inmediato se le asignaron las responsabilidades que por varios años mantuvo la oficina para el desarrollo del río Caroní. El diseño de esa corporación guardaba semejanza con los conceptos de planificación regional muy en boga en los años después de la Segunda Guerra Mundial y hasta mediados de 1980.

Hubo casos emblemáticos en materia de desarrollo regional, como lo fueron las corporaciones creadas para el desarrollo en el río Columbia, en el oeste de los Estados Unidos, así como también la encargada del desarrollo del llamado Valle del Tennessee.

El primer gobierno del presidente Caldera abandonaba la estructura federal de estados y ésta era sustituida por ocho regiones creadas en el decreto de regionalización. Para cada región prevista en ese decreto, se establecía igualmente una corporación de desarrollo regional con un planteamiento similar al ya experimentado por la CVG. Esta regionalización fue respetada en mayor o menor grado en los gobiernos posteriores, coexistiendo un modelo centralista de Gobierno controlado por los distintos despachos ministeriales, una descentralización política controlada desde el despacho de Interiores a través de gobernadores y demás autoridades locales y una administración descentralizada por la vía de las corporaciones de desarrollo regional.

Estas corporaciones de desarrollo regionales y nacionales también fungieron como holding estatales. En ese sentido, jugaron un papel destacado en la promoción y desarrollo de empresas mayormente bajo control del Estado, para el desarrollo de un sector económico en particular o para una zona geográfica especial, más en un ámbito regional que nacional o sectorial. Las a gencias estatales Inri, en Italia, y el INI, en España, fueron modelos establecidos por los Gobiernos de esos países para acometer el desarrollo de sectores económicos o geográficos. Estas agencias, una vez cumplidos sus cometidos, fueron virtualmente eliminadas y las empresas que tutelaban fueron objeto de diversos destinos: la mayoría de ellas fueron privatizadas, otras fueron eliminadas y las demás reasignadas a ministerios o entes estatales de mejor y más eficiente manejo.

Nuestra evolución política condujo a la promulgación de las leyes de la administración descentralizada, a la elección directa de gobernadores y alcaldes con la consiguiente transferencia de competencias de la administración central hacia los distintos estados de la república. El país, de esa manera, se incorporó a una corriente de modernidad caracterizada por un acercamiento del poder político y económico al ciudadano. La regionalización decretada desde inicios de los setenta entró en una fase de desaparición y los regentes del poder descentralizado, gobernadores y alcaldes, pasaron a ser los actores principales en el ordenamiento político del país, a semejanza de otros países más desarrollados.

El regreso a las corporaciones de desarrollo es un regreso a un modelo de organización del Estado ya superado. Las grandes corporaciones de desarrollo fueron un instrumento en el logro de metas usualmente establecidas desde el poder central; en su esencia, son de finita duración, y tratar de mantenerlas en el tiempo termina pervirtiendo el fin para el cual fueron establecidas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba