Economía

Saldo de la Política Petrolera 1999 – 2002

A pocas semanas de llegar al ecuador del segundo período presidencial de Hugo Chávez, me parece pertinente revisar los logros, que en materia petrolera, se obtuvieron en el período 1999-2002. Escogí el tema petróleo, por haber sido la pieza fundamental de las promesas económicas de su candidatura (todo el tema del precio justo, OPEP, etc.).

La cruzada emprendida estuvo orientada a fortalecer la OPEP, comprometiendo a los miembros a no violar las cuotas de producción (y hasta reduciéndolas, donde nuestro país tuvo un peso importante). Además se realizaron acuerdos con varios países no-OPEP. Rápidamente los precios se ajustaron, con lo que en estos 4 años el precio ha promediado USD 20.8, niveles solo comparables al quinquenio 1979-1983, cuando estuvo en USD 24.

Ante estos niveles de precios, ¿por qué nuestro PIB ha caído en casi un 10% (2.4% anual en promedio y 4% per cápita), el PIB petrolero un 16% y el no petrolero un 7%?, resultados nunca vistos en nuestro país, con precios mucho más bajos.

Lo que parece no entender la actual administración son los efectos, tanto recesivos como de volatilidad, que se generan al adoptar una política de recortes de producción. Un ejemplo claro de efectos, está en el hecho que el petróleo representa cerca del 25% del PIB, por lo que si reducimos la producción en un 10%, la caída que experimenta el PIB es de 2.5% de manera directa. De forma indirecta tenemos que pensar en los efectos en la recaudación no petrolera por lo que se deja de facturar.

La pérdida de participación de mercados, a manos de países como México o productores del Mar del Norte, es otro efecto muy grave de esta política. (%=Link(«http://www.pdvsa.com»,»PDVSA»)%) llegó a tener el primer lugar en el mercado americano, con casi un 30%, pero actualmente apenas llegamos al 23% y estamos localizados en el cuarto lugar. La OPEP en general ha perdido terreno de mano de Rusia y Noruega (de más de un 50% a un 38% actual).

Otra promesa importante era la relacionada al incremento de la participación fiscal del petróleo, la cual en este período muestra un comportamiento similar al período de Caldera II. Y algo más preocupante es la caída de la inversión en el sector, lo cual compromete los futuros planes de negocios de PDVSA.

Recordemos que nuestro país presenta una situación muy diferente a sus colegas de la OPEP, gracias a su red de refinación en el exterior (gracias a la política de Internacionalización iniciada en 1982), PDVSA es una gran consumidora de hidrocarburos, lo que se traduce en más compras de petróleo a otros países si la producción nacional se reduce. Pareciera que nuestra afiliación a la OPEP choca contra el potencial de nuestra industria…..

Ante toda esta problemática, se debería dar un debate sobre ¿qué hacer con nuestra industria?, ¿queremos una Megacorporación, competitiva y eficiente, pero con aportes al fisco cada año más bajos por sus necesidades de inversión?, ¿o nos contentamos con una simple operadora, que trate de maximizar el aporte, a costa de sus planes en el futuro? y ¿nos conviene seguir en al OPEP? ¿Podemos llegar a tener una empresa saludable, competitiva, que no se vea afectada por un estado cada vez más necesitado de fondos para financiar sus mediocres planes?.

No son preguntas fáciles, pero la grave situación del país luego de la nacionalización, debe llevarnos a la reflexión.

(*): Economista

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba