Economía

Se desdibuja el sector privado

El 27 de mayo Hugo Chávez anunció que está dispuesto a «enterrar al capitalismo venezolano» y adelantó que las acciones inmediatas contemplan asegurar el control de la tierra, el comercio y las finanzas.

En realidad el proceso tiene años en marcha. La radiografía del Banco Central de Venezuela desnuda que al contrastar el primer semestre de este año con el mismo lapso de 2007 el PIB privado registra un descenso de 6,6% mientras que el público se agiganta 22,6%.

La compra de empresas clave como Cantv, Banco de Venezuela, Sidor y un entorno donde los empresarios frenan la inversión en medio de crecientes barreras para el acceso a dólares y controles de precios pavimentan la vía para la expansión estatal.

Mientras las importaciones del sector privado sufren una fuerte reducción, las del Estado se disparan y alcanzan el nivel más alto en 14 años.
En el primer semestre de este año las importaciones del sector privado ascienden a 11 mil 101 millones de dólares, una magnitud que implica un descenso de 33% respecto a 2009 y el nivel más bajo desde 2006.

En contraste, las compras del Estado en el exterior suman 6 mil 267 millones de dólares en el primer semestre de este año, una cifra que se traduce en un salto de 34,4% respecto al mismo lapso de 2009 y en la cifra más elevada desde 1997.

El documento que establece las «Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación» contempla la pérdida de terreno del sector privado a manos de las empresas del Estado y empresas de economía social (EPS).
Las EPS, llamadas a crear un sistema «interconectado, que progresivamente abarcará el mayor número de actividades económicas», «funcionarán sin discriminación social en el trabajo», sin «privilegios asociados a la posición jerárquica» y donde «los trabajadores se apropiarán del excedente económico resultante, que se repartirá en proporción a la cantidad de trabajo aportado».

En las décadas del sesenta y el setenta, los gobiernos venezolanos intentaron desarrollar un tejido industrial desde el Estado, no obstante, las empresas nunca alcanzaron el objetivo de exportar para que el país disminuyera la dependencia de los petrodólares y en la mayoría de los casos tampoco lograron la rentabilidad.

Junto al riesgo de repetir el ciclo negativo del pasado, la estrategia para minimizar al sector privado se traduce en menor creación de puestos de trabajo y por tanto en mayor desempleo, algo que hasta ahora no ha sido abordado por los arquitectos del socialismo del siglo XXI.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba