Economía

Se necesita un programa para crecer

Analitica Research (AR): Dr. García, esta entrevista tiene dos temas. En primer lugar, el diagnóstico de la sitaución económica actual. El segundo punto, es su evaluación del programa económico recientemente anunciado y las posibles alternativas.

(%=Image(6923461,»r»)%)Dr. Gustavo García (GG): Para comenzar desearía destacar dos aspectos. En primer lugar, la recesión económica es resultado de una política deliberadamente contractiva en el sector petrolero, el recorte en el volúmen de producción. Este recorte se ha aplicado en forma ideológica, contra la conveniencia nacional, para buscar ingresos fiscales en el corto plazo sin una visión de crecimiento. Creo que Venezuela tiene que revertir esta política, no sólo en forma coyuntural sino dentro de una visión de largo plazo. Este es un problema estructural importante, que debería ser discutido ampliamente. La pérdida de participación de Venezuela en el mercado petrolero internacional a lo largo de estos tres años y medio ha sido importante.

El hueco fiscal se debe al irresponsable endeudamiento interno

En segundo lugar, en el área fiscal, la política de los últimos tres años ha sido particularmente irresponsable. Hay un dato revelador: la magnitud del déficit fiscal es menor que lo que vamos a pagar este año en intereses de la deuda interna. Es decir sí el país no tuviera el volúmen de deuda interna que tiene, la cual se contrajo en un período con ingresos petroleros relativamente altos, no habría déficit financiero total. De hecho lo que está planteado para este año es que se genere un superávit fiscal primario. El problema está en el servicio de la deuda, tanto en intereses y amortización.

Según las estimaciones de la mayoría de los analistas, con una tasa de interés alrededor del 40%, la magnitud del déficit, antes del anuncio de las medidas, era del orden de 3,3 billones de dólares y se estaría pagando 4 billones de bolívares en intereses de la deuda interna. Entonces, el «programa» recientemente anunciado está orientado a generar este superávit primario básicamente reduciendo gastos, en una economía que ya venía en recesión, y eso es por definición, claramente contractivo. Desde el punto económico general, de las empresas, el empleo, y especialmente para los sectores más pobres de la población, el ajuste del gobierno de Chávez es extremadamente doloroso.

La alternativa es un programa para crecer

El problema fiscal central de corto plazo es la deuda interna y su costo. La alternativa es reducir en forma muy importante y rápida el costo de esta deuda. Considero que este país tiene que realizar un programa de privatización acelerado para cancelar de manera adelantada esa deuda interna lo cual tiene varios efectos o consecuencias.

En primer lugar, si el país en el lapso de un año o año y medio privatiza varias empresas, desaparecería el déficit fiscal, suponiendo que se mantiene más o menos el escenario petrolero actual. En segundo lugar, se encuentra el sistema financiero. Se produjo un típico crowding out en el sistema financiero nacional desplazando el 40% del valor de los activos financieros del sistema al financiamiento del sector público y eso ha producido el encarecimiento del crédito en el país por el elevado nivel de las tasas de interés. Entonces, una cancelación adelantada de la deuda pública produciría una inmediata caída de las mismas. Este sería un escenario de cambio de expectativas y de apertura de espacios al sector pirvado, permitiría que esa baja en las tasas de interés fuese perfectamente sostenible.

No estoy seguro de que sea imposible un recorte de gasto que no sea necesariamente contractivo. El gasto primario casi se duplico en los útlimos tres años, tuvo un aumento real del orden del 35%. Tengo la impresión que esa magnitud de gasto es perfectamente revisable y que en ese aspecto se pueden hacer algunos recortes que no necesariamente terminen siendo contractivos.

AR. Supuestamente, en el escenario pasivo que se estaría manejando se presenta una disminución del gasto con respecto al del año pasado de alrededor de 11% en términos nominales, así que hablamos de un recorte de gasto de más de 20% en términos reales en este tipo de escenario.

(%=Image(2434644,»r»)%)GG Las cifras se han revisado varias veces y se han manejado distintos escenarios. El punto es que si se hicieran unos anuncios de medidas estructurales, que en este caso el Presidente no autorizó a hacerlos, que tienen que ver con la seguridad social, con un programa de privatización indicando cuáles son los activos que vas a someter al proceso, la apertura en el sector petrolero, etc.; yo creo que se podría abrir la posibilidad del financiamiento interno y externo, y el sacrificio en términos de gasto primario sería mucho menor. Un ejemplo es el caso de Enelven-Enelco. Se tienen todos los estudios necesarios para proceder a su venta y en dos oportunidades el Gobierno ha parado el proceso de privatización. Existe un problema que tiene que ver con el pliego tarifario, pero éste podría solucionarse a través de una decisión ejectuva del Gobierno. Enelven – Enelco podrían venderse en un período de 5 a 6 meses, y los estimados de ingresos van desde 600 a 800 millones de dólares que podrían ingresar por la venta de ese activo.

Este potencial ingreso se debería usar exclusivamente para cancelar deuda. En esto hay que ser muy claros, no se puede seguir el ejemplo de Argentina. Eso exigiría en el corto plazo un sacrificio de gasto primario más suave.

Reducir exenciones antes de subir las tasas impositivas

Antes de subir las tasas en los impuestos apelaría a la eliminación de las exenciones. Si se eliminase el 50% de las exenciones se podrían recaudar en los próximos seis meses aproximadamente unos 600 mil millones de bolívares, que es casi medio punto del PIB. Si se hiciera la eliminación de las exenciones y la venta de alguno de los activos en este año, se podría tener más de un punto porcentual del producto.

Creo que la vía por la cual optó el Gobierno es francamente negativa, socialmente muy costosa, sin perspectiva para el crecimiento. Creo que una revisión de la composición de ese gasto primario, acompañada de una serie de anuncios de reformas estructurales, que dinamizara el sector petrolero y redujera el nivel de las tasas de interes, para lo cual habría que tomar medidas específicas como por ejemplo bajar el encaje legal, sería una alternativa viable y mucho más positiva. Desde el lado de los ingresos fiscales, un programa centrado en la eliminación de exenciones y exoneracionesantes que un aumento en la tasa del impuesto.

La situación en el sistema financiera es de deterioro

Por otra parte, el aumento al impuesto del debito bancario se esta dando ante una caída muy peligrosa en la tasa de intermediación financiera, lo cual puede ser altamente distorsionante. El año pasado no llegamos al 19% del PIB de liquidez monetaria y posiblemente este año no se llegue ni a 15% ni a 16%. Sí se profundiza la caída de la intermediación, podrían producirse la perdida de instituciones financieras.

La razón es muy simple. Al analizar la estructura del sistema financiero venezolano, observamos que de 35 instituciones bancarias, las tres primeras controlan 47-48% del sistema, pero las 15 primeras controlan el 87% de los activos y pasivos del sistema financiero, lo cual deja 20 instituciones que se reparten el restante 13%. Eso quiere decir que en promedio ellas tienen 0,6% de participación de mercado. Es posible que algunas de esas instituciones no aguanten una reducción de la intermediación financiera, porque si pierdes 2 ó 3 puntos o más, habría instituciones que tienen que tendrían que salir. En un contexto contractivo ello es posible. El volumen de depósitos se está reduciendo y en consecuencia se tiene que reducir el número de activos del sistema financiero y liquidar activos en estas condiciones de recesión implica que se esta eliminando esas instituciones patrimonialmente.

AR: En su opinión, el ajuste fiscal, por dificultades en el financiamiento tanto internas como externas, ¿se produciría básicamente como reducción en el gasto?

(%=Image(4233321,»r»)%)GG: Claro, es lo que al final va a ocurrir. Si no consiguen el financiamiento suficiente, lo cual es muy probable, al gobierno le quedan tres opciones o combinaciones de las mismas. Una es una devaluación fuerte. El problema de esa opción es que ya llevamos más de 51% de devaluación, pero es posible un proceso que implique un 25% ó 30% más de devaluación en el resto del año, una devaluación global del orden de 80%.

Otra opción es no pagar. Por ello la contracción que estamos mencionando de gasto primario se puede quedar corta. Dificulto seriamente que con esos anuncios el gobierno consiga recursos en un volúmen importante. La tercera alternativa, es el roll over forzado de la deuda. Considero que sería desastroza y dudo que estos nuevos ministros la acomentan, pero en una circunstancia política dificil nadie garantiza que estos ministros continuen en el gobierno.

El ajuste es tremendamente recesivo

Resumo este ajuste como uno que es tremendamente recesivo. Más que inflacionario es devaluacionista, porque la inflación va a atardar en responder dada la magnitud de la caída del PIB. Es un programa de muy corto aliento. Cuando se intenta ver las cifras del 2003 te das cuenta que no es sostenible.

La apertura petrolera es un elemento fundamental y yo la incluyo en esa posibilidad de recuperación económica, a través de aumentos en los volúmenes de producción. Creo que además del sector petrolero, sí el sector eléctrico se abre y se soluciona el problema de las tarifas, ese es un sector con un enorme potencial. Otro podría ser el sector hidrológico.

Creo que hay que hacer varios anuncios, que en mi opinión son muy importantes y cambiarían las expectativas en el país. El primero, un proceso de reapertura petrolera en todas las áreas de hidrocarburos, haciendo modificaciones importantes en la ley de hidrocarburos. En segundo lugar, un anuncio respecto a las privatizaciones con una condición de que esos recursos se utilicen única y exclusivamente para cancelar deuda pública. Tercero, haría una modificación, una vez hecha la privatización y resuleto el problema de la deuda, a la ley orgánica de Administración Financiera del Sector Público. Me refiero a hacer más estrictas las condiciones del equilibrio fiscal. Los gastos por encima de la línea deben ser cubiertos con ingresos ordinarios, es decir que no se autorizan más déficits en el presupuesto. Pueden ocurrir déficits, pero no se puede definir el presupuesto sobre la base de continuar emitiendo deuda para cubrir el gasto público. La deuda sólo se podría autorizar en dos condiciones, una, para refinanciar deuda que se vence y, en segundo lugar, solamente para programas y proyectos de inversión con organismos multilaterales y bilaterales. Ese es el único espacio que le dejaria al endeudamiento, el resto de los gastos tendrían que ser cubiertos con ingresos ordinarios. Esa es una discusión que le sale a esta sociedad después de estos tres años de endeudamiento irresponsable, cuál es el nivel de gasto que quiere y cuál es el nivel de impuesto que quiere.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba