Economía

Sin corrección de la inflación

El régimen continúa dando bandazos en su política económica; por segundo semestre consecutivo la inflación continuó manteniendo un ritmo acelerado, y dejó al descubierto la poca efectividad de las acciones emprendidas por el régimen en marzo para detener el crecimiento de los precios. Profetizaron 12% de inflación para este año, pero ahora el Ministro de Finanzas nos informa que: “el régimen no cumplirá la meta de inflación y anuncia un plan moderado no radical, para enfrentar el alza de los precios que incluye reducción del gasto público y control de precios para el sector salud” (El Nacional 07-07-07). Cuando algunos economistas hicimos señalamientos críticos a la política económica del régimen, y apuntábamos que ese nivel de inflación era inalcanzable dada la orgía del gasto en que ha venido ocurriendo el régimen, producto de la abundancia de recursos que aportan a las finanzas públicas las exportaciones petroleras, el Ministro de Finanzas declaraba entonces con la arrogancia que le caracteriza, que el régimen no disminuiría el gasto para abatir la inflación, por cuanto esta medida se inscribía en las recetas tradicionales del neoliberalismo.

Hemos sostenido el criterio de que el freno cambiario como instrumento para contener al conjunto de los precios, y particularmente la de los bienes «transables», cuando se utiliza por períodos prolongados, genera profundos desequilibrios que conlleva finalmente a crear cuellos de botellas en el funcionamiento de la economía, siendo la producción interna la más afectada por la falta de inversión real. Mientras el régimen persita en mantener el control de los precios de la economía, se mantendrá la desinversión privada, tanto interna, como externa, y tal parece, el régimen no está interesado en propiciar un clima favorable a la inversión, así lo indica su discurso agresivo hacia al sector privado. Mientras todo esto ocurre, el gasto público se hace ineficaz, por cuanto está orientado preferiblemente hacia el gasto corriente y no hacia la formación del acervo productivo del país. Esta situación es coherente con la política clientelar del régimen.

La política monetaria sustentada en el ancla cambiaria con abundancia de liquidez, trae como consecuencia la sobrevaluación de nuestro signo monetario, ante esto, el Banco Central, solo atina a “esterilizar” la liquidez en un intento por evitar el incremento de los precios. Es a través de la política cambiaria como el régimen intenta esconder la ineficiencia de su política económica. La historia de los controles de precios nos demuestra que estos comienzan con unos pocos productos y con el transcurrir del tiempo se van extendiendo a casi toda la actividad económica, es esto al parecer, lo que explica el caso de las clínicas privadas.

El régimen con el control de precios de la economía, distorsiona los precios relativos, es decir, que los precios que rigen para los bienes y servicios no son los que reflejan el comportamiento de la oferta y la demanda en base a las valoraciones individuales de cada agente económico, cuando esta distorsión sea corregida y los controles de precios no puedan contener la presión inflacionaria, entonces nos daremos cuenta de lo ineficaz de la política económica del régimen.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba