Economía

Subsidios a cánones de arrendamiento

Las turbulencias registradas en el mercado financiero a partir de la crisis de las hipotecas con riesgo de impago, han puesto en jaque a un poco más de la mitad del planeta. Las sub-prime han provocado pérdidas superiores a los 250.000 millones de euros en la banca y este monto suma y sigue. Y como las fatalidades nunca llegan solas, el petróleo que es un bien escaso en la mayor parte del mundo continúa con tendencia al alza lo que significa encarecimiento de precios de las materias primas, insumos, y de los alimentos, fenómeno que está en la cima de las contingencias.

Los coletazos de la crisis inmobiliaria se multiplican afectando a las economías. Y aún cuando Venezuela y Latinoamérica no han sido arrastradas en forma directa por el temporal, lo cierto es que inciden en el sector financiero debido a la globalización de los mercados. En Venezuela prologados procesos inflacionarios, insuficientes créditos hipotecarios y subsidios, tasas de interés en ascenso, planes de vivienda dispersos e inconsistentes, construcción insignificante frente a la dimensión de la demanda, escasez y alza de precios de los insumos, controles, congelación de alquileres, inseguridad jurídica, configuran un cuadro tanto o más crítico que el que padecen las naciones industrializadas.

En Estados Unidos y Europa los inversionistas inmobiliarios miran hacia América Latina como destino. La crisis está obligando a emprender vías urgentes para enfrentar la contracción de las ventas. Las subastas, la baja de los precios, y las ofertas están en la búsqueda de compradores. Surge el cambio de paradigma inmobiliario, que prestigia el alquiler, con subsidios y auxilios, como lo hace España y países latinoamericanos que abordan seriamente sus carencias habitacionales.

Estos cambios quizás estimulen al Estado venezolano a crear Subsidios a los Cánones de Arrendamiento y Auxilios para la Cuota Inicial y dirigirlos a familias con un nivel de ingresos inferior a 55 UT, el 84.5% de los potenciales compradores. Subsiste una población acorralada que no puede acceder a una vivienda propia o alquilada. En el 2007 se otorgaron sólo 35.200 subsidios, y ese menguado auxilio no demuestra intención de solventar el déficit.

Chile está otorgando 160.000 subsidios, 90.000 para adquirir vivienda, arrendar con opción a compra, y el resto para mejorarla. Paraguay tendrá una Ley para otorgar subsidios habitacionales a aquellos que ganen el sueldo mínimo. México entregará 100 mil. República Dominicana concede ayudas de hasta 300 mil pesos (casi diez mil dólares) que se descuenta del precio final de la vivienda.

España apuesta al alquiler para encauzar la oferta disponible hacia la población joven. El 26% de este segmento sigue viviendo con sus padres. La Renta Básica de Emancipación concede ayudas por 210 euros mensuales por 4 años, más 600 euros reintegrables, para la fianza. Ha otorgado 41 mil auxilios y la demanda sigue. La iniciativa promoverá unas 150.000 viviendas en alquiler con opción a compra que pueden concretar a los 7 años, amortizando la mitad de lo pagado. Entre otros programas destaca el dirigido a la población de la tercera edad compuesta por 7,6 millones de personas, con la construcción de complejos de viviendas con servicios que garanticen una vida digna.

Sobran ejemplos y razones para que en Venezuela se adopten programas que respondan al clamor de los más vulnerables.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba