Economía

Tensiones comerciales y discordancias en la OPEP tumban el precio del petróleo

Por Samuel Castillo (@Rendivalores)

La guerra comercial entre Estados Unidos, junto con las preocupaciones económicas mundiales y la situación de la OPEP –donde varios de sus integrantes incumplen mes a mes el acuerdo de recortes de producción- está presionando los precios del petróleo hacia la baja. Asimismo, según Reuters, los analistas advierten que los fundamentos del mercado siguen siendo bajistas de cara al futuro y dependen en gran medida de una resolución a la saga comercial ya mencionada.

La producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo –OPEP–subió en agosto por primera vez este año, debido a que aumentos en los suministros de Irak y Nigeria –ambos batieron su producción en años- contrarrestaron los recortes de bombeo de Arabia Saudita y las pérdidas causadas por las sanciones de Estados Unidos a Irán y Venezuela –esta última de forma de voluntaria-.

La Opep aportó 50.000 barriles diarios (b/d) de crudo adicionales al mercado en agosto, ubicándose en 29,93 millones de b/d, según el último estudio de S&P Global Platts.

El segundo mayor país petrolero de este cartel, Irak, alcanzó una cifra récord de producción de crudo con 4,88 millones de barriles diarios, 370.000 b/d por encima de su tope de 4,51 millones de b/d, según el mismo estudio. Los datos de la agencia también mostraron que la producción del país perteneciente al suroeste asiático hace cinco años fue de 2,96 millones de barriles diarios, y entre la invasión estadounidense en 2003 y 2010 se desplomó en casi medio millón de barriles diarios hasta apenas tocar los 2,5 millones.

Por otra parte, las exportaciones aumentaron a 3,6 millones de barriles diarios en agosto, con respecto a los 3,56 millones de barriles por día correspondientes al mes de julio, según datos del Ministerio de Petróleo de ese país. A su vez, mejoró la producción principalmente de sus yacimientos petrolíferos del sur, ya que las ganancias en el norte todavía se ven obstaculizadas por las disputas políticas entre Bagdad y el gobierno regional kurdo. Su gigantesco yacimiento de Majnoon en Basora duplicó su producción a 200.000 b/d en junio, después de haber sido reducida a principios de año debido a su cuota de la OPEP.

Sin embargo, el punto débil de este país es su infraestructura desactualizada e inclusive obsoleta y con reconstrucciones por realizar, que podrían costar hasta 100.000 millones de dólares, por lo que su producción de petróleo se enfrentará a continuos obstáculos.

A su vez, la falta de oleoductos y de capacidad de exportación en la gobernación del sur de Basora, que posee el 70% de las reservas probadas de crudo del país, es una barrera potencial para el crecimiento a corto plazo, afirmó Helima Croft, directora mundial de estrategia de productos básicos de RBC Capital Markets, recordando que las ganancias provenientes de la venta de petróleo representan casi 90% de los ingresos del gobierno.
De igual forma, Nigeria -otro miembro que frecuentemente sobrepasa su tope de producción- alcanzó el mes pasado su nivel de bombeo más alto desde enero de 2015, de 1,98 millones de b/d, también se informó en el estudio.

Otro fenómeno que se pudo observar esta semana es que los inventarios de crudo, gasolina y destilados en Estados Unidos disminuyeron, según la Administración de Información de Energía (AIE).

De acuerdo con un informe de Reuters, los inventarios de crudo bajaron en 4,8 millones de barriles al 30 de agosto, mientras que los analistas esperaban un descenso de 2,5 millones de barriles. La tasa de operación en refinerías disminuyó 27.000 barriles por día y las existencias de gasolina se redujeron en 2,4 millones de barriles, mientras que los analistas esperaban una reducción de 1,5 millones de barriles. Y, por último, las importaciones netas de crudo en Estados Unidos aumentaron 934.000 barriles por día.

Todos estos factores, en un ambiente económico mundial medianamente estable –no al borde de la próxima guerra fría como en este momento- generarían alzas considerables en los precios del petróleo. Sin embargo, sin duda alguna la guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha convertido en el factor número uno a tener en cuenta cuando se pronostican las tendencias de la demanda de crudo, superando incluso las políticas de la OPEP y la creciente producción del hidrocarburo por parte de la potencia Norteamericana.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba