Economía

The Economist: Venezuela luce como Zimbabue hace 15 años

La revista británica especializada The Economist describe la situación de la visita a los supermercados en Venezuela a través de un pequeño diálogo que recurrentemente presentan en un famoso sketch local: «¿Tiene alguna marca de leche?». El encargado de la tienda mueve la cabeza en señal negativa. «¿Azúcar?» No. » ¿Café?» No. «¿Jabón?» No. «¿Harina de Maíz?» No. «¿Aceite?» No. «¿Tiene cualquiera de los productos que el gobierno considera tan esencial que fija sus precios a menos de lo que cuesta hacerlos?» No.

Esta es la dificil situacion de las masas venezolanas que hacen cola desde horas de la madrugada con la esperanza de que un camión con alguna carga de comida, lo que sea, llegue a los establecimientos.

Los cajeros automáticos en Caracas escupen nuevos billetes con nuevos números de serie consecutivos. La última vez que un corresponsal vio algo así fue en Zimbabue, a inicio de la década del 2000. El FMI predice que la inflación en Venezuela se ubicará en 720% este año, una cifra que Zimbabue alcanzó en 2006.

Para 2008, Zimbabue estaba sumida en una hiperinflación tan grave que si le hubieses ofrecido billetes de un billón de dólares zimbabuenses, los habrían rechazado con el ceño fruncido, reseña la revista.

Fatídicas similitudes

¿Podría Venezuela estar siguiendo el camino de Zimbabwe? Cuestiona The Economist. Ambos países son muy diferentes a nivel cultural, pero sus paralelismos políticos son aciagos. Ambos han sufrido bajo carismáticos líderes revolucionarios: Robert Mugabe ha gobernado Zimbabue desde 1980. Hugo Chávez lo hizo en Venezuela desde 1999 hasta su muerte en 2013. Nicolás Maduro continúa su política, aunque sin la destreza de Chávez, ni la del líder africano.

Mugabe tomó grandes granjas comerciales sin compensación, destruyendo la industria más grande de Zimbabwe. Chávez expropió numerosas empresas por capricho, a veces en cadena nacional. The Economist recuerda que el finado mandatario despidió a 20.000 trabajadores de la empresa petrolera estatal, Pdvsa, y los reemplazó con 100.000 empleados leales “a menudo incompetentes”, algunos de los cuales se establecieron para trabajar cosiendo «camisetas revolucionarias».

Mugabe perdió un referéndum en 2000, pero aparejó la elección subsiguiente para mantener a la oposición (más popular) fuera del poder. Los chavistas perdieron una elección parlamentaria en diciembre, pero han utilizado su control de la Presidencia y la Corte Suprema para neutralizar la oposición (más popular).

Mugabe reclutó una milicia de «veteranos de guerra” para intimidar a sus oponentes. Chávez reclutó bandas de los barrios pobres, conocidos como colectivos, para aterrorizar a los suyos. El 5 de marzo, vándalos en motocicletas rodearon la Asamblea Nacional (controlada por la oposición) y rayaron en las paredes consignas a favor del Gobierno, tales como “Chávez vive”. La policía militarizada estaba de pie, mirando.

Ambos creen que las fuerzas del mercado pueden ser mandoneadas como soldados en formación. Y en ambos casos los resultados son similares: escasez, inflación y el deterioro de los estándares de vida.

Aquí puede leer el texto original de The Economist en inglés.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba