Economía

Trapo rojo busca corrida bancaria

Hugo Chávez tiene de Estadista lo que yo tengo de Astronauta. Únicamente el deficiente desarrollo de la Institucionalidad en Venezuela y la escasa formación ciudadana, como en muchos países del tercer mundo, explican la absurda existencia de un gobernante tan irresponsable, que no sólo ha establecido sus arbitrariedades y caprichos muy personales como política oficial, sino que aun desatendiendo todas las áreas de la administración pública que son su directa responsabilidad, (y en las cuales ha demostrado junto con su equipo de funcionarios a los más altos niveles una peligrosa incapacidad para alcanzar siquiera logros que pudieran llamarse mediocres), tiene el cinismo de cuestionar, supervisar e intervenir en las actividades de la administración privada, que cumplen sus objetivos mucho más satisfactoriamente.

Hay fallas y carencias de toda índole en la Educación pública y el gobierno tiene el tupé de atacar y cuestionar la Educación privada. Hay fallas y carencias en la red de Hospitales, Medicaturas y los Módulos de Barrio Adentro, y el gobierno persiste en su permanente guerrilla contra la medicina privada. Hay fallas y carencias en la estructura de producción y distribución de alimentos dependiente del Estado, (especialmente en esos Mercales, antros donde se humilla a los usuarios y hasta se ruletéan los víveres, que terminan revendidos a sobreprecio, inclusive en Cúcuta), y el gobierno utiliza al SENIAT, al INDECU, y a sus hordas invasoras con apoyo oficial para realizar «inspecciones», ocupar instalaciones, expropiar productos, a las empresas particulares.

Ahora le toca al Sistema Bancario recibir su dosis de esta cínica medicina que ataca las partes del cuerpo nacional que están sanas. El gobierno, a lo largo de diez años, ha llevado a la posición más cercana a la quiebra a los Bancos que funcionan como entidades financieras públicas, siendo su pifia más evidente el Banco Industrial, con una preocupante situación de pérdida de su natural Autonomía por parte del BCV, el cual funciona en la práctica como Caja Chica de un gobierno arbitrario y malversador (Han ingresado al país desde 1999 cerca de 700.000 millones de dólares, y es imposible seguirle la pista a toda esa extraordinaria cantidad de dinero, aunque podríamos ubicar una gran parte de esa enormidad de ingresos, en las irresponsables «donaciones» y ayudas que alegremente ha estado haciendo nuestra versión tropical de Santa Claus para favorecer a gobernantes con quienes mantiene afinidad ideológica y de quienes espera solidaridad, cuando exploten las demandas y los juicios que sus arbitrariedades deben generar a corto plazo. Además, una porción que han desviado hacia sus muy personales y poco socialistas cuentas cifradas, los que practican la tradicional Corrupción, aunque la pretendan disfrazar de gesta revolucionaria. Y por supuesto, tenemos que incluir en esa hemorragia de dinero del Erario Nacional los gastos provocados por los constantes y muy onerosos viajes al exterior de su Majestad Hugo I, Príncipe de Fidelandia, siempre acompañado por comitivas mayores que las propias de Jefes de Estado de países mucho más importantes que este triste feudo, y con los trajes, calzados, corbatas y relojes que cada ocasión merece, para estar a la altura de aquellos a quienes tanto critica).

Pues bien, el charlatán que ha sido incapaz en diez años de solucionar uno solo de los graves problemas que aquejaban al país cuando él se ofreció para resolverlos, el charlatán que hizo de la lucha contra la Corrupción la justificación esencial del golpe militar y bastante chimbo que jefaturó aquel 4 de febrero que lo hizo famoso y ahora ve hacia otro lado cuando le señalan los obvios casos de corrupción a su alrededor y aun entre sus familiares, el demagogo que ofreció cambiarse el nombre si en el primer año de gobierno no resolvía definitivamente el problema de los niños de la calle (lo único que hizo fue cambiarles el nombre, ahora son «niños de la patria» y siguen en la calle), el buscapleitos que vive amenazando al poderío militar de los EEUU pero no dice ni pío cuando un grupete de malandros encapuchados y armados (por el oficialismo) mantiene bajo su control nada menos que a la populosa urbanización 23 de Enero y amenaza con una toma de toda Caracas, ese mismo charlatán demagogo y buscapleitos ahora mueve un trapo rojo para crear temores e incertidumbre entre los millones de ahorristas que tienen sus dineros en el Sistema Bancario Privado. Como si se tratase de un Jeque árabe o de un monarca absoluto de alguna época pretérita, siendo evidente que el asunto no ha sido discutido ni en la Asamblea Nacional ni en Consejo de Ministros (apéndices ambos de la voluntad del autócrata), anuncia que le provocó comprar el Banco de Venezuela, que no va a permitir que lo adquiera un grupo o inversionista privado, y que le pongan precio que él lo paga !!. Cualquiera pensaría que con los ahorros de sus hijos !!.

Este es un nuevo trapo rojo de quien, por una parte necesita desviar la atención de la Opinión Pública respecto del desorden que en materia electoral él mismo provocó, al comportarse como un pésimo político y pretender que los partidos que lo apoyan y todos los inscritos (¿?) en ese otro capricho suyo bautizado PSUV obedecieran como ciegos y eunucos los dictados de su prepotencia, y por otra parte persiste en su empeño terco por imponer la inconstitucional Reforma que fue democráticamente derrotada el pasado 2 de diciembre del 2007 (aunque el CNE aun no dé los resultados definitivos, lo cual vendría a ser la puntilla, puesto que la diferencia a favor de los que se oponen a los planes totalitarios del régimen es mucho mayor que la mostrada en los datos oficiales ofrecidos hace meses). Esto de la oferta-imposición de compra de un banco privado es el trapo rojo que busca ocultar el despelote que crece en el arroz con mango que hasta ahora ha sostenido al régimen, y a la vez establece el caldo de cultivo para producir una peligrosa desconfianza hacia todos los elementos del Sistema Bancario y perjudicarlo con una gradual Corrida.

Conocida la absoluta incapacidad de Chávez y su funcionariado para el manejo probo y eficiente del Dinero, el efecto Midas bizarro que, en lugar de convertir en oro todo lo que toca, lo convierte en excremento inservible (ó en depósitos en cuentas cifradas a nombre de sus allegados), ante la amenaza de intervenir a lo macho en uno cualquiera de los Bancos que están funcionando razonablemente bien, el público puede interpretar (a eso apuesta Chacumbele) que esa operación se repetirá en otros bancos, y en consecuencia se podría generar una gradual ola de pánico financiero que conduzca al retiro forzoso de los capitales depositados en la Banca, lo que se conoce como una Corrida, que de ocurrir tendría consecuencias devastadoras, en medio de las cuales Yo el Supremo se ofrecería para «poner orden», y -con este objetivo sueña- establecer controles férreos sobre todo el Sistema Bancario, encerrando el dinero de las empresas y los ahorristas en su particular «Corralito», para atenazar la Economía y hacerla depender del Estado, es decir, de él y su anacrónico esquema estalinista, basado en la eliminación de la propiedad y la iniciativa privadas.

Lo que debemos hacer es NO seguirle el juego, prestar atención al caos que presentan las filas rojas rojitas rumbo a su segundo descalabro electoral, para nombrar Alcaldes y Gobernadores (en lugar de exagerar las críticas al de por sí complicado proceso de lograr la Unidad en torno a las múltiples candidaturas opositoras, que representan la natural diversidad de una colectividad democrática, sin el Dedo Tutor), y rechazar cualquier intento, real o virtual, de apoderarse de siquiera uno solo de los Bancos privados, donde mantenemos nuestros ahorros, por parte de un régimen forajido que ha demostrado hasta la saciedad que no tiene capacidad para administrar una Cantina de Cuartel, y ha despilfarrado por miles de millones el dinero de todos los venezolanos. Debilitar al régimen Votando contra sus representantes, no dejarlo que nos manipule con maniobras financieras intimidatorias, a las que se les ven las costuras.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba