Economía

Tres años después

(%=Image(8449933,»L»)%) El pasado 12 de Febrero, pasados 36 meses de gobierno de Hugo Chávez Frías y 69 meses dentro del régimen cambiario de bandas, el Presidente de la República anunció un (%=Link(«http://www.globovision.com/documentos/discursos.transcripciones/2002.02/13/cadena/index.shtml «,»paquete de medidas económicas»)%) destinadas a frenar los ataques contra las reservas internacionales y evitar una crisis en la balanza de pagos de Venezuela. En esos 36 meses de gobierno las exportaciones petroleras sumaron 67 mil millones de dólares, pero la sobrevaloración cambiaria típica de los períodos de bonanza en los precios y la falta de coherencia en las políticas del gobierno arrasaron con todas esas divisas, por una parte a través de las importaciones (47 mil millones de dólares), y otra vía fugas de capitales (21 mil millones de dólares). Esa inmensa salida de divisas drenó los bolívares ociosos de la economía venezolana y llegó a producir los niveles de inflación más bajos en los últimos 20 años, pero al mismo tiempo produjo un profundo estancamiento del producto interno bruto. De hecho, el producto interno bruto del cuarto trimestre del 2001 alcanzó 155,132 millones de bolívares constantes de 1984, una cifra apenas superior a los 153,547 millones de bolívares constantes de 1984 registrados en el segundo trimestre del año 1999. Eso equivale a decir que en los últimos 36 meses Venezuela ha crecido en términos acumulados apenas 1.03%, o 0.34% en promedio compuesto por año.

En otras palabras, en medio de una bonanza petrolera que cuadruplicó en 18 meses los precios del petróleo que se observaron durante el último trimestre de 1998, Venezuela se empobreció considerablemente en términos per cápita. Este impresionante resultado es la secuencia lógica de la política económica del gobierno de Chávez: Inmensos recortes en la producción petrolera para mantener los precios y producir mayores ingresos por exportación (en dólares), e implementar una política de gasto expansiva insostenible y poco creíble mientras se mantenía una tasa de cambio artificialmente sobrevalorada, para que los agentes económicos compraran esos dólares baratos y se los llevaran a reactivar la economía del sur de los Estados Unidos.

Pero la historia no termina allí. Como el incremento del ingreso petrolero no ha sido suficiente para financiar el incremento del gasto público del gobierno de Chávez, y como quiera que los mercados de capitales internacionales nunca llegaron a ver con buenos ojos a Chávez y a su comitiva, el gobierno incrementó el endeudamiento interno en 192%, es decir, luego de cerrar el año 1998 con una deuda interna que a la tasa de cambio de cierre alcanzaba 4 mil millones de dólares, el gobierno de Chávez cerró el 2001 con una deuda equivalente – a la tasa de cambio de cierre – a 11.8 mil millones de dólares.

Este último elemento ha sido el principal catalizador de las decisiones anunciadas el Martes 12. El gobierno se mordió la cola convirtiéndose en el deudor más grande en moneda local que existe, y por eso se vió imposibilitado de seguir utilizando la tasa de interés para controlar las salidas de capital y mantener la inflación anclada a una tasa e cambió artificial. Ahora, 36 meses después, tenemos un país más pobre, con más desempleados, con un déficit en cuenta corriente, con un nivel de reservas normal que se está erosionando, unas tasas de interés altísimas, y un gobierno con unas necesidades de financiamiento que aún bajo el escenario anunciado por el Presidente no baja de los 7% del PIB. Y sin embargo, lo más difícil no quedó atrás, lo más difícil está por venir. Esa es la Venezuela que tenemos después de 36 meses de revolución.

(*): Master of Science in Economics
University of London, Queen Mary College, 1997
Profesor de Economía, IESA 1995-2002

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba