Economía

Venezuela asegura el desempleo

(AIPE)- Dos de cada tres venezolanos aptos para el trabajo están desempleados o laboran en la economía informal. Entre la minoría de venezolanos con empleo fijo, gran parte gana salario mínimo o poco más. Pero lo peor son las escasas posibilidades que tienen los desempleados de acceder a un cargo fijo, aunque sea con salario mínimo. Esta es una situación fatal por razones económicas, de dignidad y de autoestima. Y tal tragedia viene empeorándose desde fines de los años 70, aunque recientemente la caída es dramática. No la podemos achacar a los especuladores ni a patronos poco generosos ni a la falta de sindicatos o a que no haya necesidades por satisfacerse. Tampoco a la falta de leyes protectoras ni de aumentos de salarios decretados por el gobierno.

Al contrario, en países como Estados Unidos, Gran Bretaña e Irlanda, los patronos se desesperan al no poder conseguir todos los trabajadores que necesitan. A diario vemos los esfuerzos que hacen en esos países los patronos para retener a sus empleados. Aparte de ofrecer salarios competitivos, está de moda facilitar gimnasios, salas de relajación, servicios de lavandería, cuido de niños, comidas para llevar, etc. En New Jersey, la empresa de tecnología Arcnet regala a cada empleado que cumple su primer año un auto BMW. Están surgiendo empresas especializadas en buscar trabajadores en situación de retiro. En nada de esto se mete el gobierno ni sucede porque los patronos de repente se volvieron generosos. Lo que pasa es que en esos países las leyes laborales son flexibles, hay mano de obra capacitada y el esfuerzo y el ahorro de la gente no es penalizado por las autoridades con inflación y pérdida del poder adquisitivo de la moneda.

Lamentablemente, la brecha entre la pobre economía venezolana y la dinámica de esos países tiende a aumentar. En materia de conocimiento y de capacitación vamos en retroceso, recortándole fondos a excelentes programas de capacitación para los más débiles conducidos por la Iglesia Católica, hostigando a los colegios privados desde el Ministerio de Educación y desde los tribunales, gravando con altos impuestos las telecomunicaciones y las importaciones de computadoras y sus programas. La economía venezolana seguirá perdiendo capacidad de generación de empleos cuando los inversionistas conozcan la reforma de la Ley de Protección del Consumidor, el proyecto de Ley Procesal Laboral, la posible vuelta a la retroactividad del sistema de prestaciones sociales para los trabajadores y las recientes sentencias del Tribunal Supremo de Justicia que declaran casi imposible la figura del “outsourcing” (transferencia de funciones a otra empresa).

El gobierno venezolano cree que con nuevas medidas proteccionistas nuestra economía va a arrancar. ¿Acaso el proteccionismo no campeó y fracasó aquí hasta 1989? Cuando por razones de proteccionismo pagamos más por productos iguales o inferiores, algunas industrias nacionales se benefician, pero a costa del ya muy bajo poder adquisitivo de la población y de la eficiencia. Se ganan algunos empleos, pero más van a ser los que se perderán y habremos reinstalado una fértil fuente de corrupción.

En Venezuela hace falta generar empleo, pero no con medidas artificiales que tantas veces han fracasado, como el proteccionismo o creyendo que todo lo puede hacer el gobierno. El empleo tiene que generarlo la empresa privada. Las leyes para regular el trabajo que desde 1936 nos legó Rafael Caldera y sus epígonos siempre desanimaron a los empleadores. Sería una locura modificarlas para hacerlas aún más duras contra los que quieran emplear gente. Los despidos pueden llegar a prohibirse, pero con ello habríamos cerrado toda posibilidad de nuevos empleos. Mientras más difícil sea despedir, mayor desempleo habrá. La verdadera defensa del trabajador no depende de leyes paternalistas o de la fuerza sindical, radica más bien en la alta productividad del trabajador capacitado y en una economía libre y pujante.

*Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba