Economía

Venezuela: controles fatales para la economía

Caracas (AIPE)- Hoy en Venezuela los empresarios formales no consiguen comprar dólares para sus operaciones comerciales normales, pero los informales dispuestos a incumplir las disposiciones gubernamentales tienen acceso a dólares pagando una prima de 300 bolívares por debajo de la mesa, por cada dólar, a facilitadores que sí consiguen dólares en CADIVI, la Comisión de Administración de Cambios del gobierno. El control de cambio es, nuevamente en Venezuela, un nido de cultivo para la corrupción.

Así vemos que el comercio informal está asfixiando al comercio formal y algunos industriales que tienen sus fábricas paralizadas por falta de insumos no tienen otra opción que pagar la “comisión”.

En Venezuela hemos debido haber aprendido hace rato que las economías controladas no funcionan y que los costos escondidos tras las múltiples interferencias gubernamentales nos hacen crecientemente ineficientes, en perjuicio directo de todos los consumidores.

El comercio venezolano está siendo terriblemente afectado por las actuales medidas de controles de precios y de cambio. A pocos días de las Navidades, sufrimos escasez de azúcar porque no se extendieron a tiempo las licencias de importación y los juguetes van a estar carísimos, ya que están siendo importados al dólar libre de 2.500 bolívares.

Paralelamente, los empresarios venezolanos están sufriendo de una incomprensible e inexcusable discriminación frente a las empresas extranjeras establecidas en el país, a las cuales sí se les procesan, aunque con irregularidad, las solicitudes de dólares. Por ejemplo, las ensambladoras de vehículos, los laboratorios farmacéuticos y las líneas aéreas extranjeras consiguen dólares en CAVIDI, pero no las venezolanas.

Igualmente, los dividendos que remiten las empresas extranjeras son con dólares al cambio oficial de 1600 bolívares por dólar, pero un accionista venezolano que quiera gastar sus dividendos en el extranjero deberá pagar por dólares más caros. Yo, por ejemplo, con mi tarjeta de crédito venezolana no puedo comprar, desde el 22 de enero, ni una aspirina en el exterior.

Existe, además, una discriminación paralela en contra de las empresas pequeñas. Una compañía grande puede darse el lujo de añadir un departamento con diez personas para ocuparse de la complicada tramitación para la adquisición de divisas. Un competidor pequeño simplemente no puede hacerlo y termina adquiriendo dólares más caros en el mercado negro, lo cual los pone en una posición de clara desventaja frente a los grandes. Así vemos que en Venezuela se le da la espalda a la igualdad ante la ley.

Por su parte, el gobierno no ha hecho mayores esfuerzos en impedir el surgimiento del mercado negro en divisas. Una explicación de ello es que está consciente que hacerlo implica la paralización total de la economía. Otra pudiera ser que algunos funcionarios se están aprovechando del negocio.

Lo mas triste de todo esto es que para los empresarios venezolanos se trata de una película que ya vimos, durante los controles de cambio instrumentados por los presidentes Herrera, Lusinchi y Caldera, que en cada ocasión dispararon la corrupción, a la vez que desalentaron las inversiones y el empleo. Los controles gubernamentales de ahora simplemente no permiten que las empresas operen eficientemente y produzcan utilidades. Por lo tanto, aumenta el desempleo y caerá la recaudación de impuestos.

Por su parte, las autoridades anuncian con satisfacción el aumento de las reservas de divisas. Claro, si no se importa habrá más dólares en el Banco Central, pero también hambre y necesidad en los hogares venezolanos. Esta absurda situación económica tiene sólo dos explicaciones: una extraordinaria ineptitud oficial o el deseo de acabar con las empresas privadas venezolanas.

(*): Director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba