Economía

Venezuela, un gobierno de mentiras

(%=Image(5978559,»L»)%)Caracas (AIPE)- En la Venezuela bolivariana las estadísticas oficiales son cada día más opacas. La mentira se ha adueñado del discurso del gobierno y ya nada es lo que se dice que es.

Una de las mentiras más hartamente comentada es la ya insondable producción de la petrolera estatal PDVSA, la cual según las autoridades alcanza a los 3,4 millones de barriles diarios, cuando realmente ésta va por 500 mil barriles menos. Esta mentira genera otras incluyendo, por ejemplo, los informes de ganancias y pérdidas falsas por parte de la industria petrolera, además de cifras de exportación infladas por parte del Banco Central de Venezuela.

Otra de las mentiras del gobierno que no ha sido muy comentada es que el desempleo había bajado hasta 8,9% para diciembre de 2005. Esta cifra no cuadra cuando se compara con el reducido número de empleos creados. Y es que de manera irrisoria y en franca violación a las normas y criterios internacionales, el Instituto Nacional de Estadísticas considera que una persona está empleada si trabaja escasamente una hora a la semana.

El presupuesto del gobierno es otra gran mentira. Por segundo año consecutivo se subestiman los ingresos petroleros, y es que con un precio de 26 dólares por barril, el gobierno traspasa semanalmente unos 100 millones de dólares en »ingresos excedentarios» a las cajas negras del régimen, como lo son el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) y el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), evadiendo los controles tradicionales; a la vez que le permite manejar a su antojo desde el palacio presidencial de Miraflores las transferencias de recursos a las regiones.

Pero las mentiras del gobierno no se limitan a la economía. Ya es cotidiano el uso de la mentira como arma política contra los adversarios del proceso “bolivariano”. Entre las más recientes se tiene el haber recurrido la Fiscalía General a un testigo falso en el caso del asesinato del fiscal Danilo Anderson, para inculpar falsamente a los presuntos responsables. Y la última mentira tiene que ver con los documentos falsificados que suministró el gobierno de Venezuela al de Colombia para «demostrar» una conspiración que supuestamente propiciaban el gobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, y Pedro Carmona con militares venezolanos y colombianos.

A todas estas falsedades se le agrega la más perniciosa de todas: tergiversar la historia de Venezuela en los textos escolares, con lo que se pretende generar un venezolano nuevo a la medida de la revolución.

(*): Norka Ansuini es analista de VenEconomía y Robert Bottome director de VenEconomía.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba