Economía

Venga a mí que tengo flores: ¿Va el BCV a la ruina?

En Venezuela ha sucedido un fenómeno financiero de dos caras: por una parte, el BCV se vio obligado a entregar al gobierno US$ 6.000 millones para el Fonden pero esa misma cantidad sigue apareciendo como parte de sus activos, según los estados financieros del Instituto Emisor. Por la otra, aunque en realidad el BCV registró una pérdida en el segundo semestre de 2005, entregará utilidades al gobierno. Increíble pero cierto.

Truco

Le expresión correcta es: “venga a mí que tengo flor”, en singular, frase derivada del conocido juego de barajas españolas llamado “truco”, muy popular en el oriente de Venezuela. Quiso decir el presidente Chávez que tiene la mano segura y que el BCV hará lo que él ordena. Tras la reforma de la Ley del BCV de julio de 2005, donde se consumó la expoliación de las reservas internacionales del Banco Central por parte del gobierno, con la anuencia de las autoridades monetarias, se abrió un camino expedito para que los activos del Instituto Emisor pasen al gobierno con el objeto de financiar el gasto público.

Ha sido la seguidilla de inconsecuencias del Directorio del BCV lo que ha llevado al Presidente de la República a utilizar la presión para doblegar la lábida posición de unas autoridades más interesadas en su preservación que en la defensa del Instituto y de la estabilidad monetaria de Venezuela, que es la razón de ser de un banco central. El gobierno ya conoce que elevando el tono de la voz, el Directorio del BCV se quiebra y cede a cualquier petición, por más absurda que ella parezca. Habiendo concedido una vez, a las autoridades del BCV no les queda otro camino que seguir complaciendo los deseos de Miraflores. Aunque la ley del BCV ya reformada dice que se transferirá por una sola vez US$ 6.000 millones, el Presidente cantó flor y ahora quiere US$ 4,000 millones adicionales y una vez agotado este monto en el saco sin fondo que es una administración pública volcada a la campaña electoral, volverá a pedir hasta disminuir paulatinamente las reservas. El efecto de esta expropiación de las reservas internacionales del BCV es la destrucción de la base de activos y por tanto de su patrimonio y fuente de utilidades, con las consecuencias que ello acarrea para la salud financiera de Venezuela.

Erosionado el patrimonio del BCV, el Instituto empezará a registrar pérdidas, las cuales deberán ser compensadas por el fisco. Un gobierno con la reputación del de Venezuela hará cualquier maroma para no enjugar el desbalance financiero del BCV, lo que se traducirá en la quiebra técnica del Instituto Emisor, aunque efectivamente continúe funcionando y pretendiendo hacer política monetaria.

¿Quebrará el BCV?

En los hechos, los bancos centrales no quiebran, sencillamente porque tienen el poder monopólico de emitir dinero aunque éste valga poco. Pero aunque no quiebren pueden llevar a un país a la bancarrota. No obstante las argucias contables que la Superintendecia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudaban) le impuso al BCV para la presentación de sus estados financieros, la trampa se hace evidente y se desnudan las pérdidas ocultas que mostró la gestión financiera del BCV durante el segundo semestre de 2005. En realidad no existen palabras para describir el dislate contable que se incurre en los estados financieros del BCV. Es obvio que después de la transferencia de US$ 6.000 millones de las reservas del BCV al Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), ya el Banco Central no cuenta con esos activos y por tanto con los ingresos que ellos generarían. Sucede que según las normas que el BCV aplicó, como exigencia de Sudeban, esos fondos siguen formando parte de los activos del BCV con la diferencia que están denominados en moneda nacional, todo ello con la velada intención de no reflejar la pérdida patrimonial correspondiente.

Con las divisas en la mano, el gobierno realiza gasto, tanto interno como externo, con lo cual concurre al BCV a cambiar divisas por bolívares. Una vez efectuado el gasto, entra el BCV a recoger esos bolívares, mediante la emisión de deuda (certificados de depósitos), para que no presionen los precios. En ese discurrir, el BCV comienza a endeudarse y consecuentemente a tener que pagar por la deuda emitida. Al cierre de 2005, el BCV le debía a los bancos venezolanos US$ 14.100 millones, que generaron intereses por US$ 580 millones. Esta cifra más que duplica los intereses ganados por el BCV mediante la colocación de sus reservas internacionales, literalmente hablando su única fuente importante de ingreso. Ello sugiere que en realidad el BCV acusó una pérdida financiera durante el segundo semestre de 2005, que no fue reconocida debido al maquillaje contable de Sudeban.

Para que el BCV no publique estados financieros que arrojan pérdidas, Sudeban ha sometido también la política contable del BCV al aplicar un método de valoración de activos que hace brotar ganancias cambiarias de donde no las hay. Este artilugio que rompe con prácticas de contabilidad generalmente aceptadas, hace posible que a pesar de la pérdida, el BCV tenga que entregar al gobierno utilidades por US$ 374 millones, los cuales al ser gastados obligarán al BCV a endeudarse y seguir repitiendo el círculo vicioso que lo está llevando a una quiebra técnica. El estado de ganancias y pérdidas del BCV, limpio de ingresos ficticios, sugiere que el Instituto Emisor de Venezuela registró una pérdida de Bs. 1.107 millardos, equivalente a US$ 515 millones, como se muestra en el cuadro anexo. El efecto de esa pérdida es una ampliación del llamado déficit cuasi-fiscal, toda vez que el gobierno tendría que aumentar el gasto para reponer el capital del BCV.

Tan grave como lo anterior es el hecho que la base de reservas que al invertirse generan ingreso, se ha debilitado de manera tal que comparada con los pasivos en moneda nacional, se espera que el balance del BCV siga arrojando pérdidas, lo que obligaría el gobierno a reponerlas. Ello no sucederá porque la comandita Directorio-Sudeban realizará los arreglos correspondientes para que el Presidente Chávez no tenga que hacer semejante sacrificio.

Suecia se libera del petróleo

La sustitución del petróleo como fuente de energía va en serio. El anuncio del Presidente Bush de disminuir en 75% la dependencia de EEUU del crudo del Medio Oriente fue seguido por el gobierno de Suecia. El gobierno del país nórdico ha nombrado una comisión de científicos, políticos, agricultores, fabricantes de carros y hombres de negocios para que adelanten un plan para liberar a Suecia de los combustibles fósiles para el año 2020, sin tener que utilizar la energía atómica. El informe de esa comisión deberá ser entregado al parlamento en los próximos meses. Suecia que fue duramente golpeada por la crisis petrolera de la década del setenta, actualmente tiene la tasa de dependencia petrolera más baja de toda Europa toda vez que apenas 32% de toda la energía consumida proviene del petróleo, cifra esta sustancialmente inferior al 77% registrado en 1970. Suecia obtiene toda su electricidad de plantas nucleares y de fuentes hidroeléctricas, y solamente se usa petróleo para el transporte. Todos los vehículos oficiales deben usar combustibles provenientes de fuentes alternas. Algo similar está haciendo Islandia, cuyo plan para sacudirse del petróleo está avanzando sostenidamente. Se espera que para 2050 todo el parque automotor utilice hidrógeno en lugar de gasolina. Los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Suecia, Islandia y otros ya han avanzado en la sustitución del petróleo, unos más otros menos.

El petróleo de Evo

El gobierno de Evo Morales ha iniciado su gestión con una nueva política petrolera, bajo la bandera “Bolivia dueña de su petróleo”. Ello ha llevado a polémicas tanto con Repsol (empresa española) como con Petrobrás (empresa brasileña). En el caso de Repsol debido a supuestos registros que hizo la compañía acerca de las reservas de gas de Bolivia, las cuales fueron presentadas en la Bolsa de Valores de Nueva York para aumentar su cotización. Con la apertura petrolera realizada en Bolivia llegaron un conjunto de firmas a explotar campos marginales de gas que no podían ser operados por el Estado boliviano, debido a la magnitud de la inversión. El gobierno de Morales ha desconocido esos convenios argumentando la evasión fiscal. Ello ha creado ciertos inconvenientes con el gobierno de Lula Da Silva, al verse Petrobrás involucrada en la disputa. Bolivia también se apresta a modificar la Ley de Hidrocarburos para aumentar la regalía al tiempo que planea asociarse con los chinos y los rusos para desarrollar su industria petrolífera y gasífera. Se espera igualmente que PDVSA haga importantes inversiones en Bolivia. Esto no es cuestionable si el negocio fuese rentable pero existen dudas sobre ello. Ya PDVSA mantiene una avanzada en Bolivia donde abrió oficinas aunque todavía no realice operaciones de exploración o producción. Es una clara señal de hacia donde va la estatal petrolera de Venezuela. Lo peor que ocurriría a Venezuela es embarcarse en una actividad que arrojaría pérdidas para PDVSA, solamente para complacer a Evo.

Las caricaturas del Profeta

Tras la publicación en un diario danés de un conjunto de caricaturas del Profeta Mahoma, consideradas ofensivas por los musulmanes, el mundo ha atestiguado un verdadero conflicto potencial, entre dos manera de entender la civilización. Más allá de la furia desatada por la afrenta, en el fondo subyace un odio exacerbado. Las consignas esgrimidas en Londres “muerte a los infieles” y “decapitación a los infieles”, reflejan hasta donde pueden llegar grupos religiosos si toman el poder político. Ello remite al caso de Irán con sus planes atómicos y sus propósitos de borrar a Israel del mapa. No han bastado los argumentos del primer ministro de Dinamarca, en el sentido de que el gobierno no puede influir en la libertad de prensa y sancionar al medio. El embargo a los productos de Dinamarca por parte de gobiernos islámicos es un alerta de lo que puede venir posteriormente en el mercado petrolero o con el uso de la energía nuclear. Si los países europeos ceden en esta disputa y se autocensuran sobre temas religiosos, estarán cavando la sepultura para enterrar después la libertad de expresión cuando se active una amenaza más seria. Se debe respetar las creencias religiosas de un pueblo. Pero ese respeto no puede significar abdicar de derechos fundamentales para el ser humano, porque esos derechos también provienen de Dios.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba