Economía

Vialidad: variable urbana postergada

(%=Image(2725468,»R»)%)

El futuro de las grandes ciudades es tan impredecible como la vida misma, pero lo que si es seguro la tendencia al crecimiento de su población. Los arquitectos del mundo reunidos en la X Bienal de Venecia (2006) evaluaron la relación ciudad-sociedad y el resultado no fue nada auspicioso. Podrían ser las ciudades motores del nuevo mundo, pero se están convirtiendo en un monstruo que estrangula a los millones de personas que pueblan sus calles. São Paulo, Caracas, Bogotá, México DF, Bombay -los casos más patéticos que requieren soluciones urgentes- son ejemplo de por dónde no debe ir el urbanismo del siglo XXI, además símbolos de la inseguridad, y ausencia de servicios.

En Caracas el crecimiento poblacional no ha ido de la mano de un urbanismo ordenado, ni de servicios de calidad. En la línea de las carencias que hoy trastocan la vida de los ciudadanos está la vialidad, insuficiente, para servir a más de seis millones de personas. La vialidad tiene una relevancia que va mucho más allá de servir de plataforma al sistema de transporte. Está asociada al desarrollo económico, la productividad, porque donde existe una eficiente red vial, hay más tiempo para dedicar al trabajo, a la familia, a que los ciudadanos desarrollen sus potencialidades, y a sufrir un menor número de accidentes. En Caracas la congestión vial no permite una velocidad mayor a los 15 kilómetros por hora y así no hay tiempo para proyectos de vida.

Pero además la vialidad es una de las más importantes variables urbanas a la hora de desarrollar un proyecto inmobiliario, alquilar o adquirir un inmueble, porque nadie va a querer invertir en un lugar donde vivirá entrampado en la congestión vehicular. Desde este punto de vista la variable conectividad y accesibilidad, por décadas postergada en Caracas, incide en el valor agregado inmobiliario. Por ello resulta inexplicable que el gobierno nacional proyecte un desarrollo habitacional de proporciones en los terrenos del aeropuerto de La Carlota, que es una de las zonas más críticas de la ciudad en materia vial.(%=Image(5732406,»L»)%)

Después de dejar en suspenso la propuesta urbana para la construcción de de 11.500 viviendas, más espacios públicos, áreas recreativas y deportivas, presentada por el Alcalde Leopoldo López, la Misión Hábitat emprende ahora un nuevo proyecto para 700 soluciones habitacionales con vialidad interna y servicios. En esta sociedad participativa y protagónica no se ha tramitado el cambio de uso en la Alcaldía de Baruta, ni se ha consultado la opinión de las comunidades aledañas. La preocupación por el impacto vial ya es un coro, porque si lo habrá.

La Carlota es la encrucijada y punto crítico de la comunicación norte-sur de la ciudad. Una de las soluciones, y así lo contemplaba la propuesta del Alcalde Chacao, es el ensanchamiento de la autopista Francisco Fajardo en ambos sentidos, utilizando una franja en la parte norte de los terrenos del Aeropuerto La Carlota. Se planteó igualmente la implementación de un sistema de transporte masivo que interconectaría La Carlota con la Segunda Etapa de la línea 4 del Metro, además de la apertura de dos rutas perimetrales nuevas en sentido norte sur Plaza Altamira-Chuao y Santa Cecilia-Caurimare.

La autopista Francisco Fajardo en las proximidades de La Carlota es también un área vulnerable. La quebrada Agua de Maíz que baja paralela a la avenida Sucre de Los Dos Caminos y bordea el Parque del Este provoca estragos en la autopista con inundaciones cada vez que se registran torrenciales aguaceros. Tenía que ocurrir una tragedia, como la del 19 de julio pasado, cuando falleció una persona y fueron arrastrados más de cien automóviles, para que el gobierno procediera al embaulamiento de la quebrada, obra anunciada para octubre. Mientras tanto se corre el riesgo de otros desastres porque estamos en pleno período de lluvias.

Es inconcebible que el colapsado, inseguro e insuficiente sistema vial no logre sensibilizar a los responsables del mantenimiento de las vías y de la construcción de más de 35 kilómetros de vías perimetrales y alternas que se precisan. Diariamente circulan por Caracas de 1 millón de vehículos, y más 150 provenientes de ciudades vecinas, lo cual representa el 35% del parque automotor nacional. Esa es una monstruosidad que debe obligar a actuar en consecuencia y a dar otra dimensión al transporte público, reemplazando las camionetitas por unidades de ocupación masiva, con comodidades para el usuario, y con canales de circulación exclusivos.

La Academia y los especialistas han producido una cantidad de proyectos para mejorar la vialidad: las vías subterráneas al estilo de la avenida Libertador, la ampliación de la avenida Boyacá, la conexión expresa del corredor que va desde Las Mercedes a El Peñón para aliviar la autopista; el techado del Guaire, el segundo piso de la autopista Prados del Este, entre otros. Los terrenos de Fuerte Tiuna son aptos generar un distribuidor de tránsito que permita conectar por túneles Caricuao con El Hatillo, además de una conexión alterna con la Carretera Panamericana, que eliminaría la peligrosa curva en herradura de Tazón, que ha costado tantas vidas.

Tazón realmente es un capítulo aparte por lo dramático y por la desidia de abandonar a su suerte a los usuarios y transportistas. Más de 60 accidentes, 208 heridos, 11 muertos en el 2006, y la suma sigue. El Colegio de Ingenieros de Venezuela dice que “esa vía ha dejado más muertos que una guerra civil”, y advierte que hay cambiar el trazado de la vía, llevarlo a una pendiente menos pronunciada, para lo cual habría que utilizar terrenos del Fuerte Tiuna. ¿Habrá voluntad primero para escuchar y luego para actuar?

Director General del Centro Inmobiliario Profesional (CEINPRO).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba