El Editorial

16 años de injusto martirio

Nadie los toca porque son presos de Chávez, el que murió. Nadie los saca de la cárcel porque se atrevieron a cuidar a la ciudadanía el famoso 11 de abril. Los restos de Chávez están sepultados bajo una roca en los altos del Museo Militar, los expolicías de la Metropolitana están enterrados en una cárcel en los bajos del régimen venezolano.

Dieciseis años han pasado y todo cambió. Murieron Hugo Chávez y Fidel Castro, irrumpió un Donald Trump en cristalería que es la Casa Blanca, y en América Latina izquierdistas, corruptos y tiranos andan de capa caída. Nunca soñaron Lula Da Silva, Cristina de Kirchner, Rafael Correa, que serían perseguidos por las justicias de sus países y que Odebrecht, el coloso, se convertiría en una maldición, entre otras.

Pero los policías metropolitanos encarcelados por Hugo Chávez siguen encerrados, sus vidas arruinadas, sus familias abandonadas. Los principales dirigentes de abril de 2002 están fuera del país y muchos participantes felices y contentos. Los que defendieron al chavismo a tiros, andan dando vueltas por ahí ¿Por qué los policías siguen presos?

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba