El Editorial

Ahora es cuando

No es cosa fácil el reto de esta Venezuela de 2021, avanzando hacia 2022 y años sucesivos. No sólo estamos económicamente arruinados, también en lo social con millones de hombres y mujeres de todas edades y condiciones regados por el mundo en busca de una vida mejor, en el nivel de respeto (que no es lo mismo que interés) de una comunidad internacional que parece que no, pero sí nos mira a diario. Lo malo es que no nos miran por lo bueno, sino por lo malo.

No es cosa fácil para una nación cuya mejor juventud no está pensando en cómo llevarla adelante, sino en cómo sobrevivir ella misma, es de esa juventud de quien estamos dependiendo porque si esa juventud avanza avanza el país, si se va o se estanca, el país se esfuma o se agrieta.

Esa juventud –y no es cuestión de edad, sino de actitud- no tiene líderes, tras ver cómo dejaba escapar una gran oportunidad una oposición que mide sus obligaciones en cargos pequeños y sin poder, y no en ideas y propuestas de camino.

Esa juventud de pensamiento, con el alma dispuesta, sólo espera al dirigente que le ofrezca no un cargo ni un gobierno de tercera categoría, sino un camino a seguir hacia un gran objetivo a conseguir. Ese que todos soñamos y que se nos ha ofrecido demasiadas veces, sin que después nadie ponga la primera piedra.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. La sociedad venezolana desea un sistema político más humano y por ello los planteamientos del Presidente Chávez se enquistaron en la población; pero que la intervención del partido político del gobierno (PSUV) y del mismo gobierno en las formas de organización, privilegiando a sus seguidores, colocando a las organizaciones comunitarias en activistas de su partido político y en gestores públicos, hace que se tenga un sentido utilitario y sectario de la organización ciudadana.
    El control que ejerce el Poder Ejecutivo sobre el Poder electoral y lo permisivo de este último, frente al abuso de los medios y recursos del Estado en la campaña electoral por parte de los candidatos oficialistas, hace que la sociedad repudie los procesos manipulados.
    Existe un importante déficit de democracia por una influencia de la cultura del caudillo, que se enquistó en el comportamiento de los líderes independistas, en los liberales y conservadores y en los demócratas y ahora en los socialistas. Se reemplazó la institucionalidad venezolana, que gozaba de la Constitucionalidad y hoy día es el resultado de vulnerar las disposiciones de la Carta Magna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba