El Editorial

¿Barbados oxigena al régimen?

Algunos insisten públicamente en que la mediación Noruega en Barbados lo único que logra es darle oxígeno a un régimen agónico. Nos preguntamos, ¿es eso cierto? ¿está realmente el régimen en un estado final de agonía? Los hechos no parecen convalidar esa percepción. Si es verdad que las sanciones lo golpean, pero a pesar de eso, ellos siguen, a su manera -por demás catastrófica-, gobernando.

Ahora bien, la tesis de la oxigenación ¿en qué se basa? ¿Acaso hay iniciativas internas que, como en un estado de sitio, los ponen en jaque? ¿O sería, según ese punto de vista, que Barbados pospondría una inminente rebelión militar?

Ninguna de estas hipótesis pareciera ser real y como no se avizora ninguna intervención militar foránea, ¿en qué medida la mediación de Noruega oxigena al régimen?

Hay que dejar de soñar con soluciones inviables, o al menos improbables, dejar que la comunidad internacional presione con los recursos disponibles y utilizar el mecanismo de Barbados para convencerles que negociar terminará al final siendo la mejor opción para ellos individualmente.

¿No será más bien lo contrario? que, unida a las sanciones financieras y económicas internacionales, más bien le restan oxígeno al poner en evidencia, ante el mundo, su carácter dictatorial al oponerse a una solución democrática a la crisis venezolana.

Las soluciones a la crisis no la generan discursos ante parlamentos de otros países, ni ataques verbales en redes sociales en contra de las negociaciones, sino persistiendo en el camino concordado de, por un lado aumentar la presión a través de mayores sanciones y por el otro “convencer” que la única salida que tienen es la de aceptar unos resultados que si bien para ellos no son los deseados, al menos dan ciertas garantías que les permitirían salir más o menos ilesos.

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. El mundo no necesita mas argumentos para saber que el régimen que domina en Venezuela es una banda de delincuentes y terroristas. La mediación de Noruega proporciona tiempo, que es, precisamente lo que los favorece y prolonga la agonía de quienes aun estamos aquí.

  2. Este artículo motivó una excelente entrevista hoy martes 3 de setie,bre de 2019 con Pedro Penzini en Exitos FM 99.9, 20 minutos sin desperdicio. Recuerda nuestra manía de no ponernos de acuerdo y que históricamente ha significado pérdida para el país como el Tratado Pombo Michelena y el rechazo a los acuerdos posibles que una vez alcanzamos en la negociación del Esequibo; también repasa la tragedia que significó la bautizada como «rebelión de los náufragos» (Mirtha Rivero).

    1. María Teresa de Pool Weir: No lo dudo, de hecho aún tenemos a Maduro, si creo sea oxigenante la pantomima de los diálogos en Noruega. Hasta cuando vamos a dejarnos meter el dedo en el ojo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba