El Editorial

¡Bochinche, bochinche!

 Anunció el presidente Chávez, con satisfacción, que aunque el problema eléctrico continúa, lo peor había pasado gracias al esfuerzo del gobierno revolucionario. Y que en consecuencia se suspendía el racionamiento. Dijo ayer el ministro de Energía Eléctrica –quien se supone es el que conoce mejor la materia que es su responsabilidad- que ciertamente ya no hay racionamiento del servicio, pero que la emergencia continúa. Se informa que en medio año apenas se ha alcanzado la instalación o recuperación de alrededor de un tercio de la nueva generación termoeléctrica ofrecida por el gobierno para 2010. Informa hoy un diario, citando un documento de Edelca, que siete turbinas de las 20 que tiene el Guri no sólo están fuera de servicio, sino que prácticamente ya son irrecuperables, Guri trabaja con un tercio menos de su capacidad. A lo largo del año hemos visto arranques y paradas a los pocos días de las unidades de Planta Centro –de las dos en las cuales se trabaja, de las otras tres nadie sabe nada.

 

Y ya casi suena a perogrullada informar sobre apagones de horas de duración en casi todo el interior del país.

 

Esto suena pura y simplemente a desorden, a falta de planificación, a no saber realmente de qué se trata. Hay emergencia o no la hay. Si hay emergencia, hay que racionar y hay que ahorrar. Una cosa es educar para racionalizar el consumo –algo que no se está haciendo- y otra decir que podemos estar tranquilos pero que los problemas siguen allí.

 

Es ésta la tragedia real del gobierno de Hugo Chávez. La improvisación por planificadores que no saben planificar, la priorización de la cara lavada ante el público en vez de la profundización de las soluciones reales, eficientes y completas. Se ha visto en el drama espantoso de miles de toneladas de alimentos perdidos, en la destrucción desordenada pero diaria de la iniciativa privada sin que al mismo tiempo se construya un estado eficiente capaz de sustituirla y hasta en la decisión de cerrar un banco con presencia nacional justamente antes de un final de quincena.

 

Lo extraordinario que en esta revolución chavista se ha convertido en ordinario es el bochinche del cual ya se quejaba Miranda hace dos siglos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba