El Editorial

Castillo de naipes

El mundo se encuentra en una época donde la revolución de la información y la globalización mundial, exigen a los gobiernos adaptarse. En Venezuela pareciera que nos estamos quedando atrás. En nuestro país nos encontramos con una particular y atípica situación que nos mantiene en una contienda diaria por el poder, en un escenario condicionado por la incertidumbre y en una constante lucha por sobrevivir, que no nos permite ver el futuro, porque en realidad muchos solo están pensando cómo sobrevivir a este presente.

La complejidad socioeconómica y la falta de valores que nos rodean plantean múltiples interrogantes, entre ellas: ¿podremos algún día salir de las crisis económica, humanitaria, social y política en las que nos encontramos inmersos? ¿Cómo reducir la pobreza galopante? ¿Cómo virar la política económica? (si es que acaso hay alguna)

Definitivamente la situación no es para nada fácil. Nuestro país necesita una gestión que muestre resultados específicos, con una visión realista mediante la cual generar y sostener unas condiciones acordes a la competitividad e interdependencia global presente.

No creamos que la apertura de amplísimos establecimientos con innumerables bienes importados y abundancia de productos en los anaqueles es reflejo de algún cambio y el inicio de una relativa prosperidad. Las soluciones llevadas a cabo sin planificación y definición clara de cuáles son los intereses que deben prevalecer en beneficio de Venezuela pueden generar espejismos que tarde o temprano se derrumbarán como castillos de naipes.

No nos acostumbremos, no nos entreguemos, porque quizás cuando reaccionemos sea muy tarde para recuperar nuestra libertad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. La complejidad socioeconómica y la falta de valores que nos rodean plantean múltiples interrogantes, entre ellas la crisis económica, humanitaria, social y política en las que nos encontramos inmersos.
    Hablamos de complejidad socioeconómica y la falta de valores. Ambas situaciones unidas crean la anarquía. El Estado es la comunidad creada por orden normativo es creado por un orden jurídico nacional.
    Al pensar en la legitimidad del Estado surge la idea de la Justicia y la Ética como valores conjuntos, aceptados.
    Chávez adaptó a sus planes el contenido de la CN de 1961, y actuó como gobierno socialista. El socialismo asume que el poder institucional debe regir el sistema económico y político de un país y regular la convivencia del sector privado. El comunismo como doctrina establece que solamente el Estado debe contar con el control de los medios de producción como modo de lograr el crecimiento económico.
    A paso lento y con el impulso de Fidel Castro prevaleció el comunismo. Chávez se plegó sutilmente al mecanismo comunista, aunque no lo nombrara.
    El socialismo asume que la propiedad de factores de producción puede recaer en manos privadas y no solamente en el Estado. Fueron palabras que ocultaron la condición de autoritario, pese a que el objetivo de la economía nacional debe perseguir un control de recursos estatales igualitario y con carácter social.
    Ha sido un juego sin contendientes. Confiamos en que el mundo respalde la democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba