El Editorial

¿Dos demonios en pantalla?

(%=Image(3182813,»R»)%)Vivimos, aparentemente, tiempos de exorcismos, de cacería de fantasmas perversos que propagan el neoliberalismo y sabotean la agenda gubernamental. El lugar de aparición de tales espectros es la caja de cristal y sus radicales acciones consisten en propagar conocimiento ((%=Link(«http://www.valetv.com/»,»VALE TV»)%)) e informar no sólo desde la óptica de las gacetillas de prensa oficiales, sino adentrándose en el inestable universo de las expectativas del ciudadano común ((%=Link(«http://www.globovision.com/»,»GLOBOVISION»)%)). Ya no extrañan las prodigiosas paradojas emanadas del gobierno y entes sucedáneos, pues mientras (%=Link(«http://www.conatel.gov.ve/»,»CONATEL»)%) establece en su marco legal la intención oficial de asegurar “…el acceso universal a la información y la consolidación de una verdadera sociedad del conocimiento”, le abre rebuscados (%=Link(«http://www.globovision.com/conatel2.htm»,»procedimientos administrativos»)%) a dos canales de televisión que accionan en esa dirección.

La vía láctea de ocurrencias del ejecutivo abandona lo folklórico cuando marca a ciertos sectores (medios de comunicación, sindicatos, ganaderos, iglesia, entre muchos otros) como el enemigo, pues el soberano racional rechaza categóricamente el abuso del poder, que le otorga ilimitada potencia al verbo presidencialista, pero exige recato, absoluta limpieza procedimental y un minucioso apego a la realidad cuando el emisor es el enemigo. Bajo esta tendencia, todas las instituciones no gubernamentales representan un peligro inminente para un proceso revolucionario empecinado en reinventarse diariamente, tal vez como una ruta de escape del mundo de los objetivos y metas, que permitirían evaluar justa y públicamente una gestión signada por la amenaza, la contradicción y la anarquía.

Aunque diversos analistas sugieren que este régimen es esclavo de su palabra, consideramos que es todo lo contrario, pues es tal el despotismo sobre sus promesas que hace con ellas lo que le viene en gana. Así, valores fundamentales como educación, libertad y respeto por la vida, declinan ante prioridades con mayor impacto mediático para el target del gobierno, suerte de impulsivos consumidores del abecedario político: ciegos inversionistas de su capital ciudadano en las ofertas revolucionarias. No obstante, el resto de los “consumidores”, que no por ser minoría relativa tienen menos derechos, (%=Link(«http://analitica.com/va/sociedad/articulos/9052671.asp»,»exigen»)%) respeto y tolerancia ante su pecaminosa inclinación por el conocimiento (VALE TV) y el libre acceso a la información (GLOBOVISION).

VALE TV, GLOBOVISION y otros tantos medios web, radiales, impresos y televisivos no están dispuestos a iluminar a medias al país en esta evitable devastación, tampoco coparticipan en la creación de espejismos para el usuario; pero menos aún ceden al fácil escepticismo y la rendición. Quizá sea el momento de acabar con el juego de policías (gobierno) y ladrones (medios de comunicación), tomar el control remoto y sintonizar la reflexión, cooperación y construcción de una república positiva, tanto en pantalla como en la mente de cada uno de los 22 millones de venezolanos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar