El Editorial

El atentado de Barquisimeto y el silencio cómplice

Lo ocurrido en el estado Lara el sábado, en contra de la manifestación pacífica de la oposición y el atentado criminal contra el vehículo en el que estaba el presidente Guaidó, es una prueba del nivel de canibalismo político de las autoridades locales del PSUV, que como no cuentan ya con el respaldo popular usan la fuerza bruta para atemorizar y no les importa llegar incluso al asesinato político. Hay que recordar que así se inició la guerra civil española.

Ahora lo más grave y a todas luces condenable es el silencio cómplice de los actuales detentores de los diversos poderes del Estado. No hay, hasta ahora, una investigación abierta por parte de la Fiscalía General de la República y tampoco una reprobación o condena por parte de Nicolas Maduro.

El silencio puede inspirar a otros desaforados a actuar con mayor contundencia y, esperemos que no, crear una verdadera tragedia nacional.

¿Qué están buscando con abrir la caja de Pandora de la violencia sin límites? ¿Creen que eso solo provendrá de un solo lado? No piensan que desafortunadamente pudiera abrir una escalada de acciones y reacciones que nos llevaría a algo que ningún ser sensato puede desear como una nueva guerra civil en nuestro país.

Si el régimen calla y no condena los horribles sucesos del sábado quedará al descubierto como propiciador, no solo del terrorismo, sino del gangsterismo político criminal.

EFP

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Algunos estamos persuadidos de la inevitabilidad de una guerra civil en nuestro país. Otros – con mayor o menor sinceridad -, creen en una salida negociada que además contenga el perdón total para los » vencidos » y hasta puede que, se les deje una parte del armamento para su seguridad personal. Todo es posible en un país anómico como el nuestro. ¿ No vimos acaso al presidente de Polar y el gobierno del señor Maduro, permitir que cada quién se dedique a sus asuntos sin interferirse demasiado. Es decir, de socialismo » pollas » y de casi que de libre mercado, » muy mucho ».

    Es verdad, con el fusilamiento de Primo de Rivera y el asesinato de Calvo Sotelo se da la condición inmediata para el inicio de la guerra civil en España y aquí, todo fue una formalidad para las primeras batallas y los 300.000 muertos como finiquito de tres años de combates. Ganó Franco y desaparecieron Hitler y el padre del fascismo italiano. El Caudillo murió en la cama mientras los otros dos lo hicieron violentamente.

    Algunos creemos que el jefe de » La Banda de los 7 » dio la orden para advertir al joven Guaidó de que por ese camino no llegaría muy lejos, y es por ello que la balacera fue dirigida a un vehículo blindado y utilizando un calibre – posiblemente .22 – que dejaron unos impactos reducidos, donde ninguna munición penetró ni hirió al señor Guaidó, estuviese o no dentro del vehículo blindado.

    Los modelos, diseños, planes y estrategias ya están elaborados para entrar de lleno a la guerra. Solo faltaría el que de verdad – verdad, uno le dispare al otro y finalmente quede el sobreviviente que nos explique que pasó en medio del fragor de los combates. Una cosa es cierta, esta es la hora del fascismo que no de democracia alguna en Occidente… Y si no, pregúntense si el corona virus puede llegar a ser un arma de exterminio y sin disparar un solo tiro.

Responder a Jaime Pons Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar